SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los niños y el duelo

Por A.D.A.M. -

Descripción

Los niños reaccionan de manera diferente a los adultos cuando se enfrentan a la muerte de un ser querido. Para consolar a su propio hijo, conozca las respuestas normales a la pena que tienen los niños y las señales cuando su hijo no está haciéndole frente al dolor.

La forma como piensan los niños respecto a la muerte depende de su edad

Sirve entender cómo piensan los niños antes de hablarles respecto a la muerte porque usted debe abordar con ellos el tema al nivel de su propio desarrollo.

  • Los bebés y niños pequeños se darán cuenta de que la gente está triste, pero no tendrán ninguna comprensión real de la muerte.
  • Los niños en edad preescolar piensan que la muerte es temporal y reversible. Pueden ver la muerte simplemente como una separación.
  • Los niños mayores de 5 años están empezando a entender que la muerte dura para siempre. Sin embargo, creen que la muerte es algo que le ocurre a los demás, no a ellos mismos o a sus propias familias.
  • Los niños en edad de educación media y secundaria entienden que la muerte es una detención de las funciones corporales y que es permanente.

Qué se debe esperar

Es normal sentirse afligido por la muerte de un amigo o un familiar cercano. Es de esperarse que su hijo muestre una gama de emociones y conductas que puedan surgir en momentos inesperados, tales como:

  • Tristeza y llanto.
  • Ira. Su hijo puede estallar en cólera, jugar muy brusco, tener pesadillas o pelear con otros miembros de la familia. Entienda que el niño se siente fuera de control.
  • Actuar como si fuera menor. Muchos niños actuarán como si tuvieran menos edad, especialmente después de la muerte de uno de los padres. Posiblemente quieran que los mezan, dormir con un adulto o se nieguen a que los dejen solos.
  • Hacer la misma pregunta una y otra vez. Preguntan porque realmente no creen que haya muerto alguien que ellos aman. Preguntan porque están tratando de aceptar lo que ha sucedido.

Lo que usted puede hacer

  • No mienta sobre lo que está pasando. Los niños son inteligentes. Ellos captan la deshonestidad y se preguntarán por qué usted está mintiendo.
  • No fuerce a los niños que tienen miedos a ir a los funerales. Encuentre otras maneras para que los niños recuerden y honren a los difuntos. Por ejemplo, usted puede encender una vela, orar, elevar un globo al cielo o ver fotos.
  • Coménteles a los profesores del niño lo que ha pasado para que pueda obtener apoyo en la escuela.
  • Dele mucho amor y apoyo a los niños mientras hacen el duelo. Deje que cuenten sus historias y escuche. Ésta es una manera para que los niños enfrenten el dolor.
  • Deles tiempo para que hagan el duelo. Evite decirles a los niños que vuelvan a sus actividades normales sin darles tiempo para llorar. Esto puede causar problemas emocionales más tarde.
  • Tenga cuidado con su propia aflicción. Sepa que sus hijos acuden a usted para entender cómo manejar la pena y la pérdida.

Cuándo llamar al médico

Pídale ayuda al médico de su hijo si está preocupado por él. Los niños pueden tener problemas reales con la pena si:

  • Están negando que alguien ha muerto.
  • Están deprimidos y no están interesados en las actividades.
  • No están jugando con sus amigos.
  • Se niegan a estar solos.
  • Se niegan a asistir a la escuela o tienen un bajón en el rendimiento escolar.
  • Están mostrando cambios en el apetito.
  • Están teniendo problemas para dormir.
  • Continúan actuando como si fueran más jóvenes durante mucho tiempo.
  • Están diciendo que van a irse con la persona muerta.

Referencias

Children And Grief. American Academy of Children & Adolescent Psychiatry Web site. http://www.aacap.org/cs/root/facts_for_families/children_and_grief. July 2013. Accessed July 16, 2014.

Helping Children Cope With Loss, Death, and Grief: Tips for Teachers and Parents. National Association of School Psychologists Web site. http://www.nasponline.org/resources/crisis_safety/griefwar.pdf. 2003. Accessed July 16, 2014.