Publicidad

Editar mi perfil

Los estadounidenses viven menos y mal

Por HolaDoctor -

Un nuevo estudio que compara la calidad y la expectativa de vida en el mundo, comprobó que en el país las personas mueren antes y viven peor que otras naciones de iguales condiciones.

Los estadounidenses viven más enfermos y mueren más jóvenes que las personas de otros países de sus mismas condicionesl 

La brecha es cada vez peor con el paso del tiempo, según un informe reciente. Pero la buena noticia es que muchos de los males y lesiones que padecen, se podrían prevenir con hábitos de vida saludables.

Los estadounidenses "tienen un patrón de larga data de mala calidad de salud, que es coherente y generalizado durante toda la vida de una persona”, dice el informe del Instituto de Medicina y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, entes que asesoran al gobierno en temas de salud.

Por ejemplo, una mujer en Estados Unidos vive, en promedio, 5.2 años menos que sus pares de Japón. Los hombres viven menos comparando datos con otros 16 países desarrollados.

"La tragedia no es que EEUU está perdiendo una competencia con otros países", dice el informe, "pero sí que los estadounidenses están muriendo y sufriendo de enfermedades y lesiones que se pueden prevenir".

La mayor parte de la diferencia entre la longevidad de los estadounidenses y otros países, son las muertes antes de los 50 años, con muchos problemas de salud arraigados en los niños pobres, según el informe. EE.UU. ha tenido la tasa de mortalidad infantil más alta que cualquier país desarrollado desde hace varias décadas. Con más de uno de cada cinco niños que viven en malas condiciones, el país también tiene la tasa de pobreza infantil más alta, según el informe.

  • Los puntos débiles de la salud en EEUU

Varios puntos clave de salud marcan la diferencia: niños con bajo peso al nacer, lesiones y homicidios, el embarazo adolescente, las infecciones de transmisión sexual, el VIH y el sida, las muertes relacionadas con las drogas, la obesidad y la diabetes, las enfermedades del corazón, la enfermedad pulmonar crónica y la discapacidad en general.

Muchos estadounidenses fuman y beben en exceso, pero tienen muchos otros malos hábitos, dice el informe: consumen más calorías por persona y son más propensos a abusar de las drogas, son menos proclives a usar cinturones de seguridad y tienen más probabilidades de usar un arma de fuego en actos de violencia.

“Invertir en la educación de la infancia temprana podría ayudar a revertir estas tendencias”, dice David Howard, profesor de la Emory University School, en Atlanta.

Más para Leer

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo