SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Sigue el debate sobre la reforma de salud

Por Amanda Gardner, Reportero de Healthday -

Pero incluso los oponentes podrían apoyar muchas cláusulas de la controvertida ley, según halla una encuesta de Harris Interactive/HealthDay.

Los estadounidenses mantienen divisiones marcadas sobre el nuevo paquete de reforma a la atención de la salud del país. El 28 por ciento de los adultos desearía que se derogara la legislación, mientras que el 31 por ciento habla en favor de mantener todas o la mayoría de las reformas.

Otro 29 por ciento no está seguro de lo que se debe hacer.

Esos son varios hallazgos clave de una nueva encuesta de Harris Interactive/HealthDay realizada tres semanas después de las elecciones de noviembre en las que los republicanos se tomaron la Cámara de Representantes y se comprometieron a desmantelar o por lo menos restringir la controvertida legislación aprobada por el Presidente Barack Obama en marzo.

Aún así, la encuesta reveló una paradoja interesante: Grandes porcentajes, incluso entre los que quisieran que se derogara la ley, están contentos con muchas de sus cláusulas.

"Las mayorías relativas quieren derogar toda o la mayor parte de la ley, aunque al mismo tiempo quisieran dejar mucho de lo que contiene", aseguró Humphrey Taylor, presidente de The Harris Poll. "Como mostramos en la última encuesta de Harris/HealthDay, es fácil creer todo lo malo que se dice la ley cuando no se conoce su contenido", agregó.

Las dos terceras partes de los encuestados afirmaron que les gusta el hecho de que el paquete de reforma no permita que las aseguradoras nieguen cobertura a quienes tienen afecciones preexistentes. Otro 60 por ciento desea mantener la cláusula sobre créditos impositivos para que los negocios pequeños puedan costear la cobertura para sus empleados. Al 51 por ciento le gusta la idea de que la ley le permite a los niños continuar con los planes de seguro de los padres hasta los 26. Además, poco más de la mitad apoya la idea de nuevos intercambios de seguros en los que la gente pueda comprar su seguro.

Apenas una parte de la nueva ley es muy poco popular: la estipulación de que quienes no tengan seguro deberán adquirirlo o enfrentan una multa. El 57 por ciento de los encuestados se opone a esta y apenas el 19 por ciento lo apoya.

La ambivalencia acerca de partes de la reforma a la atención de la salud surgió incluso entre quienes dicen que desearían que la nueva reforma sea derogada. Por ejemplo, al 44 por ciento de este grupo aseguró que desearía mantener la cláusula que prohíbe a las aseguradas denegar cobertura a quienes tengan afecciones preexistentes, y 38 por ciento está de acuerdo con ofrecer créditos impositivos para negocios pequeños para ayudar a pagar el seguro de sus empleados.

La mayoría de quienes quisieran derogar toda o parte de la Ley de Protección al Paciente y Atención de Salud Asequible (Patient Protection and Affordable Care Act) asegura que considera que es una expansión injustificada de un gobierno con ínfulas que conduciría a "altos impuestos", "racionamientos" en la atención de la salud y posiblemente incluso "socialismo".

El 82 por ciento de los oponentes considera que la ley constituye el "apoderamiento del sistema de atención de la salud por parte del gobierno", el 81 por ciento considera que es "demasiado costosa" y "provocará impuestos más altos", el 77 por ciento considera que reducirá la calidad de la atención de la salud para los individuos, y el 74 por ciento considera que conducirá a "racionamiento en la atención de la salud". El 71 por ciento lo llama una "forma de socialismo".

"Esto coincide con otras encuestas recientes que muestran una división en el apoyo público general de la ley, aunque las mayorías están a favor de cláusulas específicas que permiten a los niños continuar con el seguro de salud de sus padres hasta los 26 y ayudar a los negocios pequeños a pagar por cobertura de salud", aseguró Sara Collins, vicepresidenta de Seguro de Salud Asequible de The Commonwealth Fund en la ciudad de Nueva York.

Expertos como Thomas R. Oliver, profesor de población y ciencias de la salud de la facultad de medicina y salud pública de la Universidad de Wisconsin, esperan que la comprensión de la ley de 2,500 páginas mejore con el tiempo.

"Hay una brecha sustancial en la comprensión del público general, pero entre más se informen, más entenderán", aseguró Oliver. "Se darán cuenta de que están conectados con los problemas que experimentan millones de estadounidenses".

Entretanto, las cláusulas de la ley avanzan. Para 2014, la mayoría de las piezas principales se habrán implementado, al menos según el cronograma de la ley, señala Collins.

"En este momento, es la ley vigente y las cláusulas están avanzando", dijo.

La encuesta, en la que participaron 2,019 adultos a partir de los 18 años, fue realizada en línea dentro de los EE. UU. entre el 19 y el 23 de noviembre. Las cifras para la edad, el sexo, la raza/etnia, la educación, la región y el ingreso familiar se sopesan cuando resulta necesario para alinearlos con las proporciones actuales en la población.

Más información

Para más información sobre los resultados y metodología de la encuesta, visite Harris Interactive.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Seguros de Salud a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?