SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿La reforma de salud dará poder o dejará perplejos a los consumidores?

Por Karen Pallarito, Reportero de Healthday -

La elección de un plan de salud y el manejo de afecciones crónicas ameritan conocimientos básicos sobre salud

Primera parte de una serie de tres

MARTES, 7 de septiembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- ¿Tienen los consumidores estadounidenses "conocimientos básicos sobre la salud" suficientes para asumir un papel activo en el cuidado de su salud y en las decisiones de cobertura de salud?

Esta cuestión se pondrá a prueba en 2014, cuando más de 30 millones de adultos sin seguro empiecen a adquirir planes de seguros en el mercado de seguros del estado, un elemento central del paquete de reforma de salud convertido en ley por el Presidente Barack Obama en marzo.

Las partes interesadas esperan evitar otra debacle como la que ocurrió hace casi cinco años cuando Medicare puso en marcha su entonces novedoso beneficio para medicamentos recetados, denominado Medicare Parte D.

"Si miramos atrás, con la Parte D aprendimos mucho sobre cómo las múltiples opciones de planes y cobertura de planes de medicamentos abruman, confunden y minan la confianza de la gente respecto a la idea de que pueden controlar el sistema", dijo Christina Zarcadoolas, profesora asistente del departamento de medicina preventiva de la Escuela de Medicina Mount Sinai en la ciudad de Nueva York, y experta en educación sobre salud.

La educación sobre salud, la capacidad para obtener, procesar y comprender información básica de salud a fin de tomar decisiones de salud adecuadas, no es algo nuevo. Pero a medida que se anima a los consumidores a asumir un papel más activo en la elección del seguro médico, el uso de servicios de prevención, de pruebas de detección y el manejo de afecciones crónicas de salud, se vuelven más esenciales.

"La educación sobre salud es necesaria para que la reforma de salud se convierta en una realidad", dijo Kathleen Sebelius, Secretaria de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., en un comunicado en mayo en el que anuncia el Plan nacional de acción para mejorar la educación sobre salud, un conjunto de objetivos y estrategias para crear "una sociedad con educación sobre salud".

"Sin información de salud que tenga sentido para ellas, las personas no pueden tener acceso a servicios de salud rentables, seguros y de alta calidad", apuntó.

Más de un tercio de los adultos estadounidenses tienen solamente conocimientos básicos (22 por ciento) o inferior al básico (14 por ciento) sobre salud. Apenas el 12 por ciento tiene conocimientos sobre salud "suficientes", mientras que en general los individuos menos educados y más pobres tienen menos educación sobre salud, de acuerdo con el análisis del Departamento de Educación de EE. UU.

Para mejorar la educación sobre salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) anima a las organizaciones de salud y aseguradoras a usar un lenguaje sencillo así como imágenes y gráficos para comunicarse con los consumidores, entre otras mejoras.

Estas estrategias "tienen tanto el potencial de reducir la complejidad y las demandas del sistema de atención de la salud y educar, como de empoderar a los estadounidenses para que puedan beneficiarse por completo de la Ley de Atención Asequible", aseguró la vocera del HHS en una declaración preparada para HealthDay.

"Incluso alguien bien educado no puede entender algunos términos médicos", señaló Ilene Margolin, vicepresidenta de asuntos públicos y comunicaciones en EmblemHealth Inc., una compañía de seguros de salud de la ciudad de Nueva York.

EmblemHealth utiliza el Health Literacy Advisor (consultor en educación sobre salud), una herramienta de software desarrollada por Health Literacy Innovations en Bethesda, Maryland, para eliminar la jerga médica y producir folletos y otros documentos más legibles.

La aseguradora también trabaja con el Literacy Assistance Center, una organización sin ánimos de lucro de Nueva York para modificar las cartas que envía a las personas para explicar sus beneficios de salud.

Una parte del desafío de la reforma de salud es ayudar a los estadounidenses a buscar y entender sus opciones de plan de salud. Pero hacer que las personas se interesen en el manejo de su salud es otra cosa, explicó Zarcadoolas.

"Si la gente no tiene suficientes conocimientos sobre salud para utilizar estos planes de manera apropiada y eficiente, no podemos esperar ver grandes cambios en el estado de salud", señaló.

Sólo un tercio de los estadounidenses realizan normalmente muchas de las acciones que benefician su salud, según un análisis publicado en mayo por el Centro para la Promoción de la Salud de Washington, D.C. Los otros dos tercios nunca ponen en marcha estas acciones o lo hacen de manera inconstante o provisional. Los que tienen un menor compromiso o no están comprometidos con su salud suelen tener una educación sobre salud marginal, halló el estudio.

Para ayudar a cerrar esta brecha en materia de educación sobre salud, Zarcadoolas ve la necesidad de que los médicos y consumidores se comuniquen en formas novedosas y potencialmente más efectivas.

Unas pocas aseguradoras, de hecho, están probando el uso de herramientas no tradicionales, como la mensajería electrónica entre médicos y pacientes.

En Kaiser Permanente en el sur de California, los pacientes con diabetes, hipertensión o ambas afecciones que se comunicaban con sus médicos vía Internet tenían resultados de salud mucho mejores que los que no usaban este sistema de mensajería seguro. Los resultados aparecen en la edición de julio de Health Affairs.

Algunos planes de salud y proveedores de bienestar están probando el uso de la tecnología de teléfonos celulares para ayudar a los pacientes a controlar sus problemas de salud. WellDoc Inc., un desarrollador de software con sede en Baltimore, anunció este mes que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. aprobó el DiabetesManager System, que proporciona información en tiempo real sobre lecturas de glucosa en la sangre y asesoramiento para el manejo de la enfermedad a través del teléfono celular del paciente.

La aseguradora Highmark Inc. con sede en Pittsburgh, puso en marcha hace poco una aplicación gratuita para el iPhone para ayudar a los afiliados al seguro, dondequiera que estén, a buscar médicos participantes de Highmark, información médica y obtener consejos de salud.

"¿Están las aseguradoras de salud pensando en esto, y se les está incentivando a explorarlo? Sólo muy pocas, y esa es la triste verdad", señaló Zarcadoolas. "Siguen recurriendo al bombardeo de folletos y a su envío por correo normal".

Más información

Visite el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. para aprender más sobre el plan nacional de acción para la educación sobre salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Seguros de Salud a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?