SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

14 millones de niños sin seguro aún antes de la recesión

Por Jenifer Goodwin, Reportero de Healthday -
14 millones de niños sin seguro aún antes de la recesión

Datos de 2007 muestran que muchas familias que tienen seguro privado aún así no pueden recibir una atención pediátrica adecuada

Incluso antes de que apareciera la recesión económica de 2008, cerca de uno de cada cuatro padres estadounidenses con seguro privado informaron que su cobertura era inadecuada ya que no podían tener acceso a la atención médica que sus hijos necesitaban.

Los padres de niños que tenían problemas de salud o necesidades especiales eran más propensos que otros a decir que su cobertura no satisfacía sus necesidades, mostró el análisis de los datos de la encuesta de 2007.

Y el problema de los "seguros con cobertura insuficiente" parece más serio para los niños que tienen seguro privado que para los niños con seguro financiado por el gobierno, halló el estudio.

Aproximadamente, una cuarta parte (24.2 por ciento) de los niños con seguro médico privado tenían problemas para recibir la atención que necesitaban, en comparación con 14.7 por ciento de los niños con seguro médico público, como Medicaid o el Programa Estatal de Seguro Médico para Niños (SCHIP, por su sigla en inglés).

"Casi una cuarta parte de los niños con seguro continuo tenían una cobertura inadecuada o insuficiente, es decir una cobertura que no proporcionaba los beneficios adecuados u ofrecía poca cobertura de costos desde la perspectiva de los padres", dijo el principal autor del estudio Michael Kogan, director de la Oficina de Epidemiología, Políticas y Evaluación de la Administración de Recursos y Servicios de Salud.

El estudio aparece publicado en la edición del 26 de agosto de la New England Journal of Medicine.

Los investigadores analizaron los datos de casi 92,000 niños cuyos padres participaron en la Encuesta Nacional de Salud Infantil de 2007.

Se calcula que 11 millones de niños estadounidenses estuvieron sin seguro médico durante alguna parte o todo el año de 2007, incluidos 3.4 millones de niños que no tenían cobertura y 7.6 millones que tuvieron cobertura una parte del año, mientras que 14.1 millones tenían cobertura continua pero "insuficiente".

Aunque tuvieran cobertura de seguro continua, los adolescentes, los hispanos, los niños con salud mala o regular y los niños con necesidades especiales eran más propensos a tener problemas para acceder a la atención que necesitaban, de acuerdo con el estudio.

A los padres se les preguntó si el seguro médico de sus hijos ofrecía beneficios y cubría los servicios que los niños necesitaban, si el seguro permitía que los niños fueran atendidos por los médicos que precisaban y si los costos de los deducibles, copagos u otros servicios no cubiertos eran razonables.

Los padres de los niños que tenían seguro privado eran tres veces más propensos a informar que los costos desembolsados por los servicios no cubiertos eran "irrazonables", en comparación con las personas que tenían seguro público.

Para muchos padres, eso resultó en retrasos o renuncia a la atención de los niños, de acuerdo con el estudio. Los niños cuyos padres informaron contar con un "seguro insuficiente" eran más de tres veces propensos que los niños con cobertura adecuada a retrasar o privarse de la atención.

Los niños sin seguro eran más de cuatro veces más propensos a retrasar o saltarse la atención médica que los niños con seguro adecuado, aunque la diferencia no fue estadísticamente significativa en comparación con los niños con seguro insuficiente, señaló Kogan.

"Encontramos que los niños con seguro insuficiente tenían algunos de los mismos problemas en el acceso a la atención y la calidad que los niños sin seguro", explicó Kogan.

Aunque a los padres sobre la "sensatez" percibida de los costos no constituye una medida objetiva de asequibilidad, el estudio pone de manifiesto graves problemas de acceso a la atención de salud para los niños estadounidenses, apuntó el Dr. James Perrin, profesor de pediatría en la Facultad de medicina de Harvard.

"Lo que estos investigadores han demostrado es que tener seguro insuficiente es malo, casi tan malo como no tener seguro", apuntó Perrin. "Lo que sabemos es que los niños no están recibiendo muchos de los servicios que necesitan".

La reforma reciente de salud podría ayudar, pero no resolverá el problema, señaló Perrin. Aunque más niños tendrán a partir de ahora algún tipo de seguro, es probable que los problemas de asequibilidad de los copagos y deducibles así como las limitaciones en los beneficios continúen, apuntó.

El problema se agudiza aún más si se toman en cuenta los estudios que muestran que más niños tienen problemas de salud como asma, obesidad, autismo, afecciones de salud mental y diabetes, agregó.

"Sabemos por otros artículos que las tasas de enfermedades crónicas y de discapacidad han aumentado de manera considerable entre los niños y adultos jóvenes estadounidenses", destacó Perrin.

Más información

Para más información sobre el Programa Estatal de Seguro Médico para Niños y Medicaid, visite InsureKidsNow.gov.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Seguros de Salud a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?