SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Obesidad: por qué el sur del país engorda más

Por -
Obesidad: por qué el sur del país engorda más

La nueva encuesta de Gallup-Healthways que informa el Indice de Bienestar demostró que en 2014, la tasa de obesidad en EE.UU. pasó de 27,1 a 27,7% en relación a 2013. El estado con mayor cantidad de obesos es Mississippi por segunda vez consecutiva, y de menos casos es Hawaii.

Un nuevo informe sobre el Índice de Bienestar obtenido por Gallup-Healthways demuestra que la tasa de obesidad en EE.UU. sigue creciendo, y tiene los valores más altos desde que se empezaron las mediciones en 2008. Según las cifras obtenidas, el porcentaje nacional de obesidad en 2014 fue de 27,7, algo superior al 27.1% de 2013, y muy por encima del 25,5 % de 2008. 

La encuesta calcula la tasa de obesidad en los 50 estados del país, y por segundo año consecutivo, Mississippi está al tope de la lista con un 35,2%. Entre los 10 estados con mayor cantidad de habitantes obesos, hay 5 que figuran todos los años desde 2008, cuando se hizo la primera encuesta: Arkansas, Kentucky, Luisiana, Mississippi y West Virginia. Y la comunidad con mayor incidencia de obesidad fue la de Baton Rouge, Luisiana, con un 35,9% de habitantes obesos. 

Las zonas más “obesas” de Estados Unidos se localizan en los estados del sur y el medio-oeste, en tanto que las de peso más saludable están en el oeste y noreste.  En encuestas anteriores, Gallup halló que los estadounidense admiten que tratan de bajar de peso pero no comen lo suficientemente sano ni hacen tanto ejercicio como para evitar seguir subiendo.

Hay cuatro estados que figuran desde 2008 entre los 10 con menor índice de obesidad: California, Colorado, Connecticut y Massachusetts. Y las comunidades de Colorado Springs, en Colorado y San José Sun Valley, en Santa Clara, California, son las de menor tasa de obesidad, por debajo del 20%. 

La encuesta incluyó a 2,2 millones de personas que indicaron su altura y su peso, datos que permitieron calcular el IMC o índice de masa corporal. Si éste es 30 o más, la persona es considerada obesa. Los datos recabados dan una idea de cómo se siente la gente en su vida diaria y evalúa su nivel de bienestar contemplado 5 tópicos: objetivos personales, condición social, situación financiera, interacción con la comunidad y estado físico. 

Estudios previos revelaron que el alto nivel de bienestar está relacionado con el costo de los cuidados de salud, un menor ausentismo y un mayor desempeño laboral. Los resultados de la encuesta demostraron que los habitantes de los estados con menor índice de obesidad tienen una mejor interacción social, menos padecimientos y mejor salud física. 

Según declararon, suelen lograr sus objetivos con mayor frecuencia, aprovechan sus puntos fuertes para aplicarlos a lo que hacen mejor. Los menos obesos también suelen hacer más viajes regulares de vacaciones con amigos o familiares, están satisfechos con su estándar de vida y se sienten seguros en su comunidad. Son más propensos a comer sano y hacer ejercicio, y tienen menos riesgo que los más obesos de padecer hipertensión, alto colesterol, depresión, diabetes, cáncer y ataques cardiacos. 

¿Por qué hay más gordos en el sur? 

Un estudio de la Universidad de Alabama, en Birmingham, sostiene que en los estados con más tradición de obesidad, sus habitantes son más sinceros respecto de su peso y altura. Por eso es que año tras año los números los ponen al tope de los más obesos del país: sencillamente lo admiten, ya que allí el sobrepeso no es considerado un estigma. 

Figurar entre los estados más obesos no es una buena noticia, pero lo probable es que no estén solos en esta "lista negra", ya que los datos de los demás estados no son del todo fidedignos: hay personas con sobrepeso que mienten sobre su real estado físico. 

Según explica George Howard, profesor del Departamento de Bioestadisticas de la Escuela de Salud Publica de la Universidad de Alabama, las mujeres tienden a mentir en su peso diciendo ser más livianas de lo que son, y los hombres en su altura asegurando medir más. 

Por eso cuando los datos con proporcionados por los mismos participantes, se tergiversan los resultados de las encuestas y estudios. En definitiva, si bien la balanza no miente, sí lo hacen los que se suben en ella. 

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?