SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

La cirugía contra la obesidad puede alargar la vida

Por HolaDoctor -
La cirugía contra la obesidad puede alargar la vida
CRÉDITO: THINKSTOCK

Es una de las conclusiones que podría deducirse de un estudio que encontró que la reducción gástrica disminuye el riesgo cardíaco. Reduce tres factores importantes de riesgo: la diabetes, el colesterol y la presión arterial.

Además de ayudar a perder una importante cantidad de peso, la cirugía de derivación gástrica podría revertir la diabetes en algunas personas y mejorar los factores de riesgo de la enfermedad cardíaca, como la presión arterial y el colesterol alto, según una investigación reciente.

"Los individuos que se someten a cirugía de derivación gástrica pierden una cantidad significativa de peso. A los dos años, habían perdido un 35 % de su peso corporal inicial.

A los 6 años, la cifra era de alrededor del 28 %, lo que muestra una pérdida de peso bastante duradera", señaló el autor líder del estudio Ted Adams, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Utah, en Salt Lake City.

"A los 6 años, entre los pacientes que tenían diabetes tipo 2 antes de la cirugía, el 62 % ya no tenía un diagnóstico de diabetes. También hubo una remisión significativa en la hipertensión, el colesterol y los triglicéridos altos", señaló Adams.

Los resultados aparecen en la revista Journal of the American Medical Association.

La Dra. Anita Courcoulas, del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, y autora del editorial introductorio, también señaló que en el grupo de cirugía bariática se previnieron muchos casos de diabetes tipo 2. "Apenas el 2 % de las personas del grupo de cirugía bariátrica desarrollaron diabetes tipo 2", apuntó, mientras que en los grupos de control del estudio, la tasa de desarrollo de diabetes tipo 2 fue de hasta un 17 %.

El estudio de Adams incluyó a más de 1,150 personas gravemente obesas que se sometieron a cirugía de derivación gástrica entre 2000 y 2011. El índice de masa corporal (IMC, una medida de la grasa corporal) promedio fue de 46. Un IMC por encima de 40 se considera como obesidad mórbida.

El estudio también incluyó dos grupos de control. Uno de ellos contó con 417 personas que habían pensado en la cirugía, pero que no se la hicieron.

El otro grupo de control contó con 321 personas gravemente obesas elegidas al azar, que no habían considerado la cirugía para perder peso.

En una cirugía de derivación gástrica, los médicos dividen el estómago en dos secciones y conectan la pequeña sección superior, o bolsa, con el intestino delgado. Dado que la bolsa sólo puede contener una cantidad pequeña de comida, el organismo absorbe menos calorías.

En Estados Unidos, donde un tercio de los adultos son obesos y están en riesgo de problemas de salud graves relacionados con el peso, la cirugía para perder peso se hace cada vez más común.

"El estudio mostró que la derivación gástrica llevó a una pérdida de peso duradera, y a un impacto duradero sobre las afecciones de salud", aseguró Courcoulas.

Sin embargo, la cirugía podría no ser para todos. "Los pacientes deben hablar con sus médicos y enfocarse en los riesgos de sus problemas de salud actuales, además de los riesgos futuros de salud, y sopesar dichos riesgos con los de la cirugía", aconsejó Adams. Unos ajustes al estilo de vida, como modificar la dieta y la actividad física, deben conformar la base de cualquier cambio que las personas deseen hacer, señaló.

Más para Leer

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?