SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Jóvenes que se ven gordos tienden a aumentar de peso

Por Barbara Bronson Gray, Reportero de Healthday -

Un estudio muestra que los adolescentes con una imagen corporal exagerada son más propensos a hacerse gordos en la veintena

"¿Me veo gordo?".

Es una pregunta que ningún padre ni amigo desea contestar de forma afirmativa, y resulta que esa renuencia tiene sentido en los adolescentes de peso normal. Un nuevo estudio noruego muestra que los que piensan que pesan demasiado son los más propensos a tener sobrepeso para principios de la adultez.

En lo que se describe como el primer estudio en capturar la relación entre el peso percibido y el peso real durante un periodo de varios años, los investigadores dijeron que hallaron que una autoimagen negativa podría desempeñar un papel en impulsar a los adolescentes a la obesidad.

De las chicas y chicos que tenían un peso normal pero se sentían gordos en la adolescencia, el 59 por ciento de las chicas y el 63 por ciento de los chicos desarrollaron sobrepeso en la adultez.

"Cuando uno considera que tiene sobrepeso, eso aumenta las probabilidades de realmente desarrollar sobrepeso", señaló el autor del estudio Koenraad Cuypers, investigador de la Universidad Noruega de Ciencias y Tecnología, en Trondheim.

"Creemos que tiene que ver con la idealización de sus cuerpos, ver a todos esos modelos en el mundo de la moda y de las películas", explicó Cuypers. "Para tener éxito, hay que ser delgado. Es el ideal".

Esa actitud hace que los adolescentes de ambos sexos se digan a sí mismos continuamente que no son suficientemente delgados, apuntó.

Entonces, ¿cómo se traduce eso en un aumento de peso, en lugar de permanecer delgados?

"Es estresante. Una vez piensen que son gordos, se sentirán gordos en la adultez", apuntó Cuypers. "Sentirse gordos podría crear una especie de estrés psicosocial por no poder lograr el aspecto que creen que deben tener".

Los investigadores también especulan que los que llegaron a la adultez sintiéndose gordos podrían haber intentado perder peso repetitivamente, y algunos estudios sugieren que eso puede aumentar la tendencia a adquirir sobrepeso. Otros podrían haber intentado saltarse comidas, lo que según sugieren los datos de este estudio puede ampliar la brecha entre el peso real y el imaginado.

Según la Organización Mundial de la Salud, más de 1.4 mil millones de adultos eran obesos en 2008. De éstos, más de 200 millones de hombres y casi 300 millones de mujeres eran obesos. El peso excesivo puede contribuir a una amplia variedad de enfermedades y afecciones, entre ellas la enfermedad cardiaca y el accidente cerebrovascular, la diabetes, problemas musculoesqueléticos como la artritis, y algunos cánceres.

La encuesta de salud incluyó a 1,196 adolescentes de peso normal de ambos sexos. Se recolectaron datos de 1995 a 1997, y una vez más de 2006 a 2008, cuando los participantes tenían de 24 a 30 años de edad. Los investigadores excluyeron a los que sufrían de trastornos físicos o mentales, y a las que estaban embarazadas. También ajustaron por el momento de la pubertad y el nivel de actividad física de los participantes.

El estudio podría ayudar a guiar los métodos de educación en salud sobre la comida y la autoimagen en los adolescentes, señaló S. Bryn Austin, profesora asociada del departamento de sociedad, desarrollo humano y salud de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard. "Se trata de un estudio excelente que resalta que cuando los niños se sienten mal sobre sus cuerpos, los cuidan menos", enfatizó.

Austin señaló que los padres deben evitar decir a los adolescentes que se ven gordos o que deben perder peso, y enfocarse en crear un ambiente saludable y físicamente activo en casa. "Sirva buena comida, ofrezca un estilo de vida divertido y físicamente activo, saque la televisión de las habitaciones", aconsejó. "No se enfoque en las restricciones ni en el temor de subir de peso".

También culpa a los medios de comunicación por enfocarse excesivamente en la epidemia de obesidad. "La insatisfacción corporal es parte de nuestro ambiente generador de obesidad", advirtió. "Hay un exceso de enfoque en los peligros, lo que aumenta la insatisfacción, añade al estrés y contribuye a actitudes y conductas malsanas", planteó. "Es la tormenta perfecta".

Más información

Para más información sobre la obesidad, visite la Organización Mundial de la Salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?