SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Cómo mantener a sus hijos en un peso saludable

Por Consumer Reports -
Cómo mantener a sus hijos en un peso saludable
CRÉDITO: THINKSTOCK

La compañía Walt Disney Co. anunció en octubre que las comidas bien balanceadas serán la comida normal en los parques temáticos, y en los últimos tiempos el presidente ha urgido a los fabricantes de comida chatarra que ofrezcan opciones más saludables. Pero los participantes más efectivos pueden ser los padres.

Los expertos dicen que si se toman algunas medidas necesarias en el hogar y los mismos padres comienzan por modificar su conducta, será posible inclinar la balanza a favor de sus niños.

El 17 por ciento de los niños y adolescentes están excedidos de peso, casi el doble de los que había a fines de la década de los setenta. Y a medida que la cintura de los niños se agranda, también se incrementa el riesgo de que sufran enfermedades serias, como la hipertensión y la diabetes tipo 2.

A continuación le sugerimos cuatro medidas que puede adoptar para ayudar a su hijo a mantener un peso saludable:

1. Fije límites de tiempo frente al televisor

Dos tercios de los niños tienen un televisor en su cuarto, y en promedio, un niño de entre 8 y 18 años de edad pasa cuatro horas del día frente a él. Mirar la tele no sólo aumenta el tiempo dedicado a las actividades sedentarias sino que también propicia el estar comiendo sin parar. La investigación sugiere que la gente come más cuando el televisor está encendido. Un estudio demostró que los alumnos de escuela primaria consumían una parte significativa de sus calorías diarias comiendo frente a la pantalla. Un reporte de 2005 del Instituto de Medicina [Institute of Medicine] destacó que la televisión también puede conducir a tomar malas decisiones alimentarias porque la mayoría de los comerciales de comida y bebida dirigidos a los niños promocionan productos altos en calorías y bajos en nutrición. De acuerdo con el informe, los cuatro productos que más compran los niños de 8 a 12 años de edad sin el permiso de sus padres son comida y bebidas de alto contenido calórico y escasos nutrientes.

Los expertos recomiendan reducir el tiempo que pasa su hijo frente a la pantalla —incluyendo los videojuegos y el uso de la computadora— a no más de dos horas por día. Aliente mejor a su hijo a que pase el tiempo divirtiéndose con un juego que lo tenga físicamente activo.

2. Asegúrese de que su hijo duerma lo suficiente

En un estudio reciente, los investigadores llevaron un control de los patrones de sueño de casi 1500 niños y descubrieron que aquellos que dormían más tendían a ser más delgados y menos propensos a los excesos de peso después de cinco años. Con sólo una hora extra de sueño la probabilidad de ser gordo se reducía. ¿Por qué? Tal vez porque quedarse levantados hasta altas horas de la noche ofrece a los niños más oportunidades de comer algo, o que la falta de sueño los deje tan agotados que tienen menos probabilidad de estar activos. Las pautas actuales recomiendan que los niños entre 5 y 12 años duerman de 10 a 11 horas y los adolescentes, de 9 a 10 horas.

3. Preste más atención a las bebidas

"A menudo escucho decir a los padres cuyos niños están excedidos de peso: 'pero Johnny no come tanto'", apunta el Dr. Reginald Washington, copresidente del Grupo de Trabajo sobre Obesidad de la Academia Estadounidense de Pediatría [American Academy of Pediatrics National Task Force on Obesity]. Sin embargo, quizá Johnny esté subiendo de peso por lo que bebe. Las bebidas azucaradas pueden sumar varios cientos de calorías diarias en la dieta de su hijo. Y si bien eliminar las sodas de su lista del supermercado puede ser un excelente comienzo, tal vez no sea suficiente —los expertos también sugieren que reduzca la cantidad de jugos de fruta sin diluir (al 100 por ciento)que bebe su hijo. Aunque sea una opción más sana, también tiene un alto contenido calórico y de azúcar. La Academia Americana de Pediatría [American Academy of Pediatrics] recomienda dar a los niños de 1 a 6 años de edad no más de 4 a 6 onzas de jugo de frutas por día y a los de mayor edad, no más de 8 a 12 onzas por día. Deles frutas frescas para satisfacer su consumo diario de fruta y ofrézcales agua, y para los niños de más de 2 años, leche descremada en vez de jugo.

4. Haga de los hábitos saludables una aventura familiar

Los niños realmente aprenden con el ejemplo; por lo tanto, si usted no come sanamente y no practica actividades físicas, a su hijo le resultará mucho más difícil adoptar estas conductas. Si usted obliga a su hijo a comer zanahorias, mientras papá se come una bolsa entera de “cheese puffs”, el niño puede volverse más solitario y apartado del resto de la familia. Trate de incorporar actividades físicas en familia, por ejemplo, organizando caminatas después de la cena. Averigüe cuáles son los deportes y juegos que su hijo realmente disfruta y recomiéndele su práctica. Prepare comidas y bocadillos más sanos para toda la familia y coman todos juntos cada vez que sea posible, dado que la investigación también sugiere que esto disminuye los riesgos de obesidad.

El 17 por ciento de los niños y adolescentes están excedidos de peso, casi el doble de los que había a fines de la década de los setenta. Y a medida que la cintura de los niños se agranda, también se incrementa el riesgo de que sufran enfermedades serias, como la hipertensión y la diabetes tipo 2.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?