SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

¿Arsénico en el arroz?

Por Consumer Reports -
¿Arsénico en el arroz?
CRÉDITO: THINKSTOCK

Una nueva investigación financiada por el gobierno federal entre más de 200 mujeres embarazadas que estaban recibiendo cuidado prenatal en el área de New Hampshire reportó que hay una conexión entre el consumo de arroz y elevados niveles de arsénico en la orina. Esto sugiere que “muchas personas en Estados Unidos pueden estar expuestos a niveles de arsénico potencialmente dañinos vía el consumo de arroz”, según el estudio realizado por investigadores del Centro de Salud Ambiental y Prevención de las Enfermedades del Hospital Infantil de Dartmouth.

“La extensa y estadísticamente significativa conexión que observamos entre el consumo de arroz y el arsénico en la orina, sumados a reportes anteriores de elevadas concentraciones de arsénico en el arroz, subrayan la necesidad de regular el arsénico en la comida”, aconsejan los autores del estudio publicado en la revista científica Perspectivas en Salud Ambiental (Environmental Health Perspectives) Procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.

No hay límites reglamentarios para el arsénico en la mayoría de los alimentos vendidos en Estados Unidos y la Unión Europea. En base a una investigación reciente de Consumer Reports, incluidos análisis que hallaron elevados niveles de arsénico y plomo en muestras de jugo de manzana y de uva, Consumers Union, la rama de defensa y abogacía de Consumer Reports, ha exhortado al gobierno federal a que marque estándares obligatorios en los jugos de 3ppb (partes por mil millones) de arsénico total y de 5ppb de plomo, y a que tome medidas que ayuden a reducir otras exposiciones dietéticas al arsénico. Nuestra investigación incluía un análisis de datos de salud del gobierno federal que también revelaban una conexión entre el consumo de jugo de manzana y niveles más altos del arsénico total en la orina.

Los estadounidenses consumen un promedio de ½ taza de arroz cocido cada día, que es más de 3 veces lo que consumían alrededor de 1930, según notaron los investigadores de Dartmouth. Ellos recolectaron muestras de orina y registros dietéticos de 3 días de mujeres embarazadas en sus visitas prenatales. Encontraron que cada gramo de arroz consumido estaba asociado a 1% de aumento del contenido total de arsénico en la orina. Los resultados indicaron que consumir solo un poco más de ½ taza de arroz cocido por día resultaba en una concentración de arsénico total en la orina comparable a lo que se podría predecir si se consumiera un litro de agua con un contenido máximo de 10 ppb del límite permitido de arsénico total en el agua potable pública.

Los autores del estudio declaran que la exposición al arsénico durante el embarazo es una preocupación específica de la salud pública. La exposición a esta toxina en el útero ha sido ligada a problemas que abarcan desde bajo peso al nacer y mortalidad infantil a función inmunológica obstaculizada y aumento en la tasa de muerte por cáncer pulmonar en una fase más avanzada de la vida. La exposición al arsénico en la infancia temprana es también muy dañina, y ya que los cereales infantiles a base de arroz son con frecuencia los primeros alimentos sólidos que los bebés consumen, que haya altos niveles de arsénico en el arroz es ciertamente preocupante.

La reciente investigación de Consumer Reports encontró que el arroz se encuentra entre los alimentos que tienden a contener elevados niveles de arsénico por dos razones principales. El arroz está entre las plantas que son singularmente eficientes para extraeir el arsénico de la tierra e incorporarlo en los granos que la gente consume. Además, una gran parte del arroz que se produce en Estados Unidos se cultiva en Arkansas, Louisiana, Mississippi, Missouri y Texas, en terrenos donde antes se acostumbraba cultivar algodón y donde se utilizaron pesticidas arsenicales por décadas, lo mismo que sucedió en las huertas y viñedos.

Cuando el arroz se introdujo como cultivo en algunos de esos campos que antes eran de algodón, la producción de grano fue muy baja debido a los residuos de pesticidas. Los agricultores resolvieron ese problema creando un tipo de arroz específicamente diseñado para producir alto rendimiento en tierras contaminadas con arsénico, según dice Andrew Meharg, un profesor de biogeoquímica en la Universidad de Aberdeen en Escocia. Sus investigaciones demuestran que el arroz de Estados Unidos tiene los niveles promedio más altos del mundo para el arsénico inorgánico que es sabido que causa cáncer de la piel, pulmonar y de la vejiga en los seres humanos. El arroz en Estados Unidos también ha mostrado contener cantidades considerables de otra forma orgánica de arsénico que ha demostrado ser carcinógeno en ratas.

Las bebidas de arroz para los niños pequeños que son intolerantes a la lactosa pueden tener riesgos también. De hecho, luego de que un estudio realizado por Meharg en 2008 encontró niveles de arsénico inorgánico que excedían 10 ppb en la mayoría de las muestras de leche de arroz analizadas en el Reino Unido, la Agencia de Estándares de Alimentos del Reino Unido aconsejó que los niños menores de 4 ½ años no deberían tomar bebidas de arroz como reemplazo de leche de vaca, leche materna o fórmula infantil.

Los investigadores de Dartmouth llegaron a la conclusión de que establecer límites regulatorios en Estados Unidos para el arsénico en la comida, no solo protegería a los consumidores de comprar arroz y productos de arroz con altos niveles de arsénico sin saberlo; también, daría incentivos al cultivo de cepas de arroz que no incorporen tanto arsénico y reduciría el uso de tierras cultivables contaminadas con arsénico. Nuestros científicos están de acuerdo con esto, y para proteger aún más las fuentes de alimentos, Consumers Union ha exhortado al gobierno federal a que se eliminen los arsenicales orgánicos en la comida o pienso animal, que se prohíban los pesticidas orgánicos arsenicales, y que se prohíba el uso de fertilizantes cargados de arsénico.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Consumer Reports a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?