SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vinculan los medicamentos para el TDAH con una densidad ósea más baja en los niños

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Vinculan los medicamentos para el TDAH con una densidad ósea más baja en los niños

Una cuarta parte de los niños del estudio tenían lecturas más bajas de lo normal, pero los motivos no están claros

JUEVES, 3 de marzo de 2016 (HealthDay News) -- Los niños que toman medicamentos para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) podrían tener una densidad ósea más baja que sus compañeros, sugiere un nuevo estudio de EE. UU.

Los investigadores utilizaron datos de una encuesta de salud del gobierno, y descubrieron que los niños que tomaban medicamentos para el TDAH tenían, en promedio, una densidad ósea más baja en la cadera y en la espina lumbar (la espalda baja) que los niños que no tomaban los fármacos.

Esos medicamentos recetados incluían estimulantes, como Ritalin y Adderall, y no estimulantes, como Strattera.

Los expertos dijeron que no está claro que los medicamentos en sí en realidad adelgazaran a los huesos de los niños, dado que el estudio solo mostró una asociación, y la conexión podría tener otras explicaciones.

"No digo de ninguna manera que los niños no deban tomar esos medicamentos", aclaró la Dra. Jessica Rivera, investigadora principal del estudio y cirujana ortopédica del Instituto de Investigación Quirúrgica del Ejército de EE. UU. en Fort Sam Houston, Texas.

Estudios como este no ofrecen respuestas, sino que plantean preguntas para investigaciones posteriores, apuntó Rivera, que presentó los hallazgos el jueves en la reunión anual de la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopedic Surgeons) en Orlando, Florida. En general, los datos y conclusiones presentados en reuniones se consideran como preliminares hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.

En teoría, hay motivos por los cuales los medicamentos para el TDAH podrían afectar a la densidad ósea de los niños, comentó Rivera. Una vía es la dieta, explicó, dado que los medicamentos pueden provocar molestias estomacales y reducir el apetito de un niño.

También es posible que los medicamentos para el TDAH afecten directamente a la densidad ósea, dado que actúan sobre el sistema nervioso simpático, apuntó Rivera.

Pero, por ahora, esto es especulación.

"Se trata de un estudio inicial, algo que no debe cambiar la práctica", enfatizó Rivera. Por ejemplo, no recomendaría que los niños que tomen medicamentos para el TDAH reciban escáneres de los huesos.

El Dr. Eric Hollander, un psiquiatra pediátrico que no participó en el estudio, se mostró de acuerdo.

"Los investigadores no pueden atribuir la diferencia en la densidad mineral ósea a los medicamentos de forma específica", dijo Hollander, director del programa del espectro autista y obsesivo compulsivo del Centro Médico Montefiore, en la ciudad de Nueva York. "No sugeriría una evaluación rutinaria de la densidad mineral ósea de los niños basándome en esto".

En el estudio, el equipo de Rivera usó datos de más de 5,300 niños de EE. UU. de 8 a 17 años de edad que participaron en una encuesta de salud del gobierno. En promedio, la masa ósea fue algo más baja en los niños que tomaban medicamentos para el TDAH.

En general, alrededor de una cuarta parte de los niños que tomaban los fármacos tenían una densidad ósea más baja de lo normal, dijo Rivera.

Los investigadores tomaron en cuenta otros factores que afectan a la densidad ósea de los niños, como la edad, el sexo y la raza. Pero Hollander dijo que no pudieron tomarlo todo en cuenta, incluyendo la dieta y el ejercicio, y otras afecciones de salud que los niños quizá tuvieran.

Unos 3.5 millones de niños de EE. UU. usan medicamentos para el TDAH, según las notas de respaldo del estudio. Los medicamentos se recetan para mejorar la concentración y ayudar a controlar la conducta impulsiva e hiperactiva.

"La decisión sobre si usar medicamentos para el TDAH siempre depende de cuáles son los beneficios frente a los riesgos potenciales", planteó Hollander. Reconoció que esto puede resultar difícil cuando lo riesgos a largo plazo siguen sin estar del todo claros.

Si a los padres les preocupa la salud ósea de sus hijos, hay formas de abordarlo sin hacer que dejen de tomar sus medicamentos para el TDAH, señaló Hollander.

"Pensar sobre la nutrición y el ejercicio en general siempre es importante", dijo Hollander. En algunos casos, los niños quizá necesiten un complemento para garantizar que consuman suficiente calcio, anotó.

Rivera se mostró de acuerdo en que prestar atención a la nutrición es clave. "Esta podría ser una oportunidad perfecta para pensar en la nutrición de su hijo y hablar con el médico", dijo.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) ofrece más información sobre el TDAH.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?