SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Contraer matrimonio muy joven influiría en el peso

Por Randy Dotinga, Reportero de HealthDay -
Contraer matrimonio muy joven influiría en el peso

Un estudio encuentra que es mucho más probable que haya obesidad entre los 20 y los 39.

Si se casó antes de acabar la universidad, quizá tenga una excusa para ese peso de más. Un nuevo estudio sugiere que los adultos jóvenes que se casaron antes de graduarse tienen alrededor de un 50 por ciento más de probabilidades de volverse obesos más adelante que los que esperaron para contraer matrimonio.

Los hallazgos sugieren que las opciones de estilo de vida que los recién casados eligen en la juventud pueden ser duraderas, apuntó el autor líder del estudio Richard Miech, profesor de investigación de la Universidad de Michigan.

"Los recién casados podrían cambiar sus patrones dietéticos y renunciar a sus rutinas individuales de ejercicio", planteó. "Las personas que se casan deben tener en cuenta que las decisiones que toman podrían seguir con ellos durante décadas. Con algo de suerte, esa concienciación llevará a los recién casados a sopesar esas decisiones con cuidado".

Los investigadores ya saben que casarse tiende a contribuir al aumento de peso, de forma muy parecida a las legendarias 15 libras (casi 7 kilos) a las que se enfrentan los estudiantes de primer año de la universidad.

"La transición inicial al matrimonio se asocia con un aumento de peso de 10 a 15 libras (4.5 a 7 kilos), un peso que podría persistir durante décadas", advirtió Miech.

En el nuevo estudio "deseábamos observar con más detalle el ajuste inicial a la vida matrimonial", dijo.

Los investigadores escrutaron un estudio nacional de casi 14,000 personas a quienes se siguió desde 1995, cuando tenían entre 11 y 19 años de edad, hasta 2008, cuando alcanzaron la veintena y la treintena. En total, el 29 por ciento obtuvieron títulos universitarios, y el 7 por ciento de éstos se casaron antes.

Entre los que tenían un título universitario, la obesidad (un índice de masa corporal de 30 o mayor) fue más común entre los que se casaron antes de terminar los cuatro años de la universidad. Casi el 25 por ciento de esas personas eran obesas, frente al 17 por ciento de las que se casaron después de obtener su título.

Incluso tras ajustar sus estadísticas para que reflejaran factores que podrían sesgarlas, los investigadores determinaron que los que se casaron antes de graduarse de la universidad seguían siendo más propensos a ser obesos que los que se casaron más tarde.

Aunque el estudio no probó que el matrimonio antes de la graduación de la universidad provocara un mayor aumento de peso, Miech tiene teorías para explicar la conexión. "Las personas que se casan con un título universitario en la mano tienen más recursos para sortear los cambios en el estilo de vida que el matrimonio conlleva sin que su salud quede mermada", afirmó. "Es más probable que tengan unas mejores habilidades de resolución de problemas, para crear soluciones innovadoras para sus circunstancias exclusivas".

Los ingresos quizá también tengan algo que ver. "Los individuos con un título universitario ganan, en promedio, unos ingresos más altos que los que no lo tienen, de forma que pueden permitirse pagar una membresía en un gimnasio o una guardería", planteó. En combinación con unas mejores habilidades de resolución de problemas, "esos factores permiten a los recién casados con un título universitario establecer unos hábitos saludables de dieta y ejercicio que son duraderos".

Debra Umberson, profesora de sociología de la Universidad de Texas, en Austin, alabó el estudio. "Nos lleva más allá de los estudios que se enfocan en el matrimonio y el peso corporal, o que se enfocan en la educación y el peso corporal", planteó.

Ofreció sus propias teorías sobre los hallazgos. Los que se casan antes de terminar la universidad "podrían estar más 'asentados' a una edad más joven, con un estilo de vida menos activo que simplemente continúa mientras envejecen", planteó.

Dijo que también es posible que ciertos tipos de personas "sean más propensas a casarse pronto o a acudir a distintos tipos de universidades, por ejemplo universidades comunitarias pequeñas en lugar de universidades grandes, y eso se asocia con un mayor aumento de peso con el tiempo".

Miech sugirió que las parejas que se casaron antes de obtener su título universitario piensen sobre cómo algunos de sus hábitos actuales de alimentación y ejercicio son resultado de decisiones que tomaron durante su transición inicial al matrimonio. "Les animo a pensar si tomarían las mismas decisiones ahora, y si no es así, a trabajar por unos mejores regímenes de dieta y ejercicio", aconsejó.

El estudio aparece en la edición de junio de la revista Journal of Health and Social Behavior.

Más información

Para ver estadísticas sobre la obesidad, visite el Instituto Nacional de la Diabetes y las Enfermedades Digestivas y Renales de EE. UU.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?