SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vinculan el 'fracking' con bebés de bajo peso al nacer

Las mujeres embarazadas que viven cerca de múltiples pozos de gas natural tienden a tener bebés más pequeños, sugiere una investigación

MIÉRCOLES, 3 de junio de 2015 (HealthDay News) -- Vivir cerca de una cantidad alta de pozos de gas natural que han pasado por el proceso de fracturación hidráulica ("fracking") podría asociarse con un mayor riesgo de tener un bebé con un peso más bajo al nacer, según un nuevo estudio sobre las tasas de natalidad de Pensilvania.

La fracturación hidráulica de alto volumen, también conocida como "fracking" en inglés, permite acceder a grandes cantidades de gas natural atrapadas en los depósitos de esquisto. Los pozos de gas natural que usan este método son cada vez más comunes en Estados Unidos. Por ejemplo, el número de este tipo de pozos en el depósito de esquisto Marcellus, en Pensilvania, aumentó de 44 en 2007 a más de 2,800 en 2010, apuntaron los investigadores.

En el estudio, investigadores de la Universidad de Pittsburgh analizaron los registros médicos de nacimiento de más de 15,400 bebés nacidos en los condados de Washington, Westmoreland y Butler, de Pensilvania, entre 2007 y 2010.

Las mujeres que vivían cerca de numerosos sitios de fracking de gas natural tenían un 34 por ciento más de probabilidades de dar a luz a bebés que eran "pequeños para su edad gestacional", en comparación con las madres que no vivían cerca de esos pozos, encontró el estudio.

Que un bebé sea pequeño para su edad gestacional significa que es más pequeño de lo normal según el número de semanas que ha estado en el útero, aclara March of Dimes.

Los hallazgos se sostuvieron incluso después de que los investigadores tomaran en cuenta factores que podrían afectar al peso del recién nacido, por ejemplo si la madre fumaba, su raza, su edad, su nivel educativo, la atención prenatal y si había tenido hijos antes, además del sexo del bebé.

El estudio, que aparece en la edición en línea del 3 de junio de la revista PLOS One, no prueba que vivir cerca de una alta concentración de sitios de fracking de gas natural provocara los pesos más bajos al nacer, pero muestra la necesidad de más investigación, señalaron los investigadores.

"Nuestro trabajo es el primero en nuestra región, y respalda investigaciones anteriores que han vinculado el desarrollo no convencional del gas con unos resultados de salud adversos", señaló en un comunicado de prensa de la Universidad de Pittsburgh el coautor del estudio, Bruce Pitt, presidente del Departamento de Salud Ambiental y Ocupacional de la Facultad de Postgrados en Salud Pública de la universidad.

"Estos hallazgos no pueden ignorarse. Hay una necesidad clara de estudios en poblaciones de mayor tamaño, con unos mejores estimados de la exposición y unos registros médicos más profundos", añadió.

El fracking produce desperdicios líquidos, además de contaminación atmosférica y auditiva.

"Los fetos en desarrollo son particularmente sensibles a los efectos de los contaminantes ambientales. Sabemos que la contaminación atmosférica con materia particulada fina, la exposición a los metales pesados y al benceno, y el estrés materno se asocian con un peso más bajo al nacer", señaló Pitt.

Más información

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. ofrece más información sobre la fracturación hidráulica.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?