SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Vinculan el consumo empedernido de marihuana con problemas sociales y de dinero en la mediana edad

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Vinculan el consumo empedernido de marihuana con problemas sociales y de dinero en la mediana edad

Pero un defensor de la marihuana cree que la gente que ya tiene problemas podría con frecuencia recurrir a la droga

MIÉRCOLES, 23 de marzo de 2016 (HealthDay News) -- Los adultos de mediana edad que han fumado mucha marihuana durante mucho tiempo podrían encontrarse en trabajos con un salario más bajo, menos cualificados y menos prestigiosos, halla un estudio reciente.

Esas personas también podrían tener más problemas de dinero y más dificultades tanto con el trabajo como con las relaciones personales que sus iguales que no fuman marihuana, añadieron los investigadores.

Algunos problemas específicos que los usuarios empedernidos de marihuana a largo plazo experimentan incluyen conductas antisociales en el trabajo, como robar dinero o mentir para conseguir un empleo, y violencia de pareja, apuntaron los autores del estudio.

"Los problemas económicos y sociales que experimentan los consumidores regulares y persistentes de cannabis no se deben a otras características preexistentes de los consumidores de cannabis", afirmó la investigadora líder, Magdalena Cerdá, profesora asociada del departamento de medicina de emergencias de la Universidad de California, en Davis.

Pero un defensor de la marihuana anotó que el estudio no prueba que fumar marihuana empedernidamente provoque problemas económicos y sociales, solo que quizá se asocie con esos problemas.

Cerdá apuntó que prevenir el consumo regular de marihuana, y el tratamiento temprano de las personas que sean dependientes de la droga, podrían reducir el sufrimiento que los consumidores de marihuana representan para sus familias, comunidades y el sistema de bienestar social.

"Debemos estar conscientes de que el consumo empedernido persistente de cannabis podría tener consecuencias sobre qué tan bien les va a las personas en la vida, la forma en que se desempeñan en el trabajo y en las relaciones con los demás", comentó.

"También hallamos que la dependencia tanto al cannabis como al alcohol predecían de forma similar declives en la clase social, la conducta antisocial en el lugar de trabajo y el conflicto en las relaciones", advirtió Cerdá.

En términos de los problemas financieros, la marihuana fue peor que el alcohol, dijo.

"Los participantes que eran dependientes del cannabis experimentaban más dificultades financieras que los que eran dependientes del alcohol. Así que nuestro estudio no respaldó la idea de que el cannabis es de alguna forma más seguro que el alcohol", enfatizó Cerda.

Por ahora, el alcohol es un problema más común que la marihuana, dijo. Pero a medida que la marihuana se hace legal en más lugares, "el sufrimiento económico y social que plantea el consumo regular de cannabis podría aumentar", sugirió.

Para rastrear el efecto de la marihuana durante años de consumo, Cerdá y sus colaboradores recolectaron datos sobre más de mil niños nacidos en 1972-1973 en Dunedín, Nueva Zelanda. Se dio seguimiento a los participantes del estudio durante 40 años.

Los investigadores recolectaron datos de más de 900 participantes que recibieron al menos tres de cinco evaluaciones de la marihuana en la adultez entre los 18 y los 38 años de edad.

Entre esos individuos, el 18 por ciento eran dependientes de la marihuana en al menos una evaluación, y un 15 por ciento eran fumadores regulares de marihuana en al menos una evaluación. Los resultados en términos de la clase social y los problemas en el trabajo y las relaciones fueron iguales entre los consumidores empedernidos y los que eran dependientes de la marihuana, mostraron los hallazgos.

El estudio aparece en la edición en línea del 23 de marzo de la revista Clinical Psychological Science.

Paul Armentano es subdirector de NORML, un grupo que defiende la legalización de la marihuana. Anotó que el estudio solo mostró una asociación entre fumar marihuana y los problemas que citaron los investigadores.

"Es probable que los que se enfrentan a adversidades sociales y económicas sean más propensos que los que no a recurrir al uso de estupefacientes legales e ilegales como mecanismo de afrontamiento", señaló Armentano.

Esas mismas personas son propensas a recurrir a estupefacientes de acceso fácil, como el alcohol y el cannabis, dijo. "Pero en esos casos, la asociación es un resultado de la respuesta de los sujetos a las adversidades sociales y económicas; las adversidades no son un resultado del consumo de cannabis", añadió.

Además, hay que distinguir entre el uso y el abuso de la marihuana, añadió Armentano.

Un sistema que permita el consumo legal de la marihuana pero que restrinja o disuada de su uso entre los jóvenes es la mejor forma de reducir los riesgos de abuso, y "provee un ambiente en el que los consumidores pueden aprender las habilidades y el conocimiento para distinguir el uso del abuso con facilidad", afirmó.

Más información

Para más información sobre el consumo de marihuana, visite el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?