Editar mi perfil

Urgen a los pacientes obesos a perder peso antes de un trasplante de riñón

Por HealthDay -
Crédito: HD

El peso adicional podría impedir el éxito del procedimiento, sugiere una revisión de la investigación

LUNES, 21 de enero (HealthDay News) -- Las personas obesas que reciben trasplantes de riñón parecen estar en mayor riesgo de problemas como infecciones de la incisión, fracaso del trasplante y enfermedad cardiaca durante la recuperación, hallaron unos investigadores.

Los pacientes obesos de trasplante de riñón también tienen unos costos de atención de salud más elevados que los pacientes no obesos, informaron los investigadores de la Universidad de San Luis.

Los nuevos hallazgos se basan en un examen de los datos de estudios múltiples, y aparecen en línea como adelanto de su publicación en una próxima edición impresa de la revista American Journal of Nephrology.

"Se deben fomentar alteraciones en el estilo de vida que tengan probabilidades razonables de mejorar los resultados de salud", señaló en un comunicado de prensa de la universidad la colíder del estudio, la Dra. Betsy Tuttle-Newhall, directora de trasplante abdominal.

"Igual que requerimos que los pacientes de enfermedad hepática alcohólica dejen de beber antes del trasplante, es razonable pedir a los candidatos de trasplante de riñón que pierdan la grasa corporal excesiva y que intenten aumentar la masa muscular magra haciéndose más físicamente activos y modificando sus dietas", explicó.

La colíder del estudio, la Dra. Krista Lentine, profesora asociada de medicina interna en nefrología, añadió que "las directrices actuales de la Sociedad Americana de Trasplantes (American Society of Transplantation) recomiendan un régimen supervisado para perder peso que incluya una dieta de pocas calorías, terapia conductual y un plan de actividad física para lograr un índice de masa corporal (IMC) de menos de 30 antes de un trasplante de riñón".

Pero, apuntó Lentine, "esas directrices también anotan que no tenemos suficientes datos para determinar si algunos pacientes obesos no son candidatos adecuados para recibir un trasplante de riñón en lo absoluto. Por ese motivo, los límites actuales del IMC aceptable para los candidatos de trasplante de riñón varían de un centro de trasplante a otro", anotó en el comunicado de prensa.

El IMC es una medida de la grasa corporal basada en la estatura y el peso de un individuo. Se considera obesa a una persona cuando tiene un IMC de 30 o más.

Los pacientes que esperan un trasplante de riñón deben saber que su peso podría afectar el éxito del trasplante, y deben trabajar con su médico para gestionar el peso de forma sana, recomendaron los autores.

Además, anotaron que se necesitan más estudios para determinar el IMC más alto al que se debe recomendar el trasplante de riñón para los pacientes obesos, para refinar las formas de medir la obesidad, y para establecer los beneficios de perder peso antes de un trasplante de riñón.

Más información

La Fundación Nacional del Riñón (National Kidney Foundation) ofrece más información sobre los trasplantes de riñón.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo