SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Unos científicos afirman que el brote de Zika en América Latina debería 'agotarse' en un plazo de tres años

Unos científicos afirman que el brote de Zika en América Latina debería 'agotarse' en un plazo de tres años

A medida que más personas se hagan inmunes tras la infección, el virus no tendrá ningún lugar a dónde ir, predice un equipo de Reino Unido

JUEVES, 14 de julio de 2016 (HealthDay News) -- Un equipo de expertos británicos en brotes de enfermedades cree que la epidemia de Zika que afecta a América Latina se terminará en un plazo de tres años.

Basaron su estimado en un modelo que usó datos disponibles sobre el brote, que hasta ahora ha supuesto miles de casos de defectos congénitos vinculados con el Zika, sobre todo en Brasil.

El virus del Zika se propaga típicamente por las picaduras de mosquitos. Para la mayoría de personas los riesgos de salud son leves. Pero la infección materna durante el embarazo puede provocar microcefalia, una afección en que los bebés nacen con cabezas demasiado pequeñas y problemas neurológicos.

El nuevo análisis utiliza "todos los datos disponibles para proveer una comprensión sobre cómo la enfermedad transcurrirá, y nos permite medir la amenaza en el futuro inminente", afirmó el investigador líder, Neil Ferguson.

"Nuestro análisis sugiere que la propagación del Zika no se puede contener, pero que la epidemia se agotará por sí misma en un plazo de 2 o 3 años", comentó Ferguson en un comunicado de prensa de la Facultad de Salud Pública del Colegio Imperial de Londres, donde trabaja.

En un informe que aparece en la edición del 14 de julio de la revista Science, Ferguson y su equipo reunieron todos los datos existentes sobre la transmisión del Zika en América Latina. Entonces, usaron esos datos, junto con información sobre los brotes de virus similares, como el dengue, para crear un modelo que representara el brote actual y los patrones futuros de transmisión.

Dado que es poco probable que las personas que ya se han infectado con el Zika vuelvan a infectarse, la epidemia debería agotarse en un plazo de tres años, calcularon los autores del estudio.

"La epidemia explosiva actual se agotará por sí misma debido a un fenómeno llamado inmunidad grupal", explicó Ferguson. "Como el virus no puede infectar dos veces a la misma persona, gracias a que el sistema inmunitario genera anticuerpos para matarlo, la epidemia alcanza una etapa en que quedan demasiadas pocas personas por ser infectadas como para sostener la transmisión".

Esto significará que el Zika no podrá establecerse de nuevo en la población latinoamericana durante al menos una década, cuando surja una nueva generación que no se haya expuesto, apuntaron los investigadores. "Esto refleja a otras epidemias, como la chikungunya (un virus similar al Zika), en que hemos visto epidemias explosivas seguidas por largos periodos con pocos casos nuevos", señaló Ferguson.

En cuanto al brote actual de Zika, quizá ya sea demasiado tarde para hacer gran cosa por controlar el número de casos, lamentó.

"Los esfuerzos por contener la epidemia deberían de haber sido implementados mucho antes en la epidemia actual de Zika para que tuvieran un efecto importante. Cuando nos dimos cuenta de la escala del problema, ya era demasiado tarde", dijo Ferguson.

Añadió que todo esto significa que se deben alentar los esfuerzos por encontrar una vacuna, mientras el Zika siga estando muy activo.

Otro estudio publicado en la misma edición de Science observó también el futuro del control de la epidemia. Investigadores de Estados Unidos creen que se necesitan nuevas estrategias para prepararse para epidemias transmitidas por los mosquitos inesperadas, como el brote reciente del virus del Zika.

La historia del Zika, que se descubrió en Uganda en 1947, podría ofrecer lecciones valiosas para la crisis actual en Brasil, Colombia, Puerto Rico y otras partes del continente americano, afirmaron los científicos de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

"El surgimiento del Zika tras su larga persistencia como una enfermedad de aparentemente poca importancia resalta lo poco que en realidad comprendemos sobre la propagación global de los virus transmitidos por los mosquitos y otras enfermedades menos conocidas", advirtió el colíder del estudio, Justin Lessler, profesor asociado de epidemiología.

"En las últimas décadas, el dengue, la chikungunya, el virus del Nilo Occidental y ahora el Zika han emergido o vuelven a emerger por todo el planeta. Pero el motivo de que esos virus hayan expandido su alcance y otros no hayan logrado invadir áreas potencialmente perfectas para su propagación sigue siendo un misterio", dijo Lessler en un comunicado de prensa de la universidad.

La mayoría de personas infectadas con el Zika tienen pocos síntomas, o síntomas menores. Pero desde principios de 2015, miles de mujeres (sobre todo en Brasil) expuestas al virus en el embarazo han tenido bebés con graves defectos congénitos. Muchos de los bebés tienen las cabezas y los cerebros más pequeños, lo que se asocia con la microcefalia.

Los investigadores de la Hopkins analizaron los estudios existentes sobre el Zika para evaluar su amenaza global. Elaboraron dos teorías principales que podrían ayudar a explicar por qué el Zika se ha convertido en un riesgo tan grande.

Una teoría es que el virus mutó y se hizo más peligroso e infeccioso.

La teoría alternativa es que antes el virus se propagaba solo entre un grupo pequeño de personas, de forma que sus efectos eran menos obvios. Pero una vez el Zika se propagó a Brasil (un país con 200 millones de personas sin inmunidad al virus), las complicaciones se hicieron más aparentes.

"A pesar de saber sobre esta enfermedad durante casi 70 años, nos sorprendió del todo y nos tuvimos que apresurar a descubrir las cosas más básicas cuando invadió América", apuntó Lessler.

"Hemos sido del todo incapaces de detener su propagación. Este es un problema respecto a la forma en que abordamos la salud pública", añadió.

Una mejor preparación es esencial, dijo Lessler. "Siempre estaremos en esta situación cuando surja algo nuevo o algo poco conocido vuelva a emerger, a menos que hagamos un mejor trabajo respecto a una planificación más general para las amenazas, en lugar de siempre luchar la última batalla", enfatizó.

Actualmente no hay vacuna ni cura para el Zika. La revisión de la Hopkins hizo un llamado a más investigación para evaluar la efectividad de los métodos de control de los mosquitos.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre las enfermedades transmitidas por los mosquitos.

Estas preguntas frecuentes le informarán sobre lo que usted debe saber del Zika.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad