SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Unas reglas más estrictas pueden evitar que los niños vean televisión

Por Steven Reinberg, Reportero de Healthday -
Unas reglas más estrictas pueden evitar que los niños vean televisión

Y los niños físicamente activos ven menos televisión, informan investigadores

LUNES, 14 de junio (HealthDay News/DrTango) -- Los niños cuyos padres fijan límites en la cantidad de tiempo que pasan viendo televisión en realidad ven menos televisión, encuentra un estudio reciente.

Además, los niños que son físicamente activos tienden a pasar menos tiempo frente al aparato, añadieron los investigadores.

"La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda hasta dos horas de televisión para los niños mayores de dos años", afirmó la investigadora líder Susan A. Carlson, epidemióloga del Centro Nacional de Prevención de las Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, parte de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU.

"Encontramos que cuando niños y padres acordaban reglas era menos probable que excedieran el límite", apuntó.

Carlson señaló que limitar el tiempo de televisión es importante, porque verla en exceso o pasar demasiado tiempo frente a la computadora o jugando videojuegos se asocia con un mayor riesgo de obesidad, abuso de alcohol, práctica sexual precoz, un concepto corporal negativo, trastornos alimentarios, conducta agresiva y bajo rendimiento académico.

El tiempo que los niños pasan frente a la tele debe dedicarse a ver "programas de calidad", enfatizó Carlson. Añadió que "los niños menores de dos años no deben ver televisión en lo absoluto".

Algunos de estos problemas podrían no relacionarse al tiempo que se pasa viendo televisión, sino al contenido de los programas, anotó.

El estudio fue publicado en la edición en línea del 14 de junio como avance de la publicación de la edición impresa de julio de la revista Pediatrics.

Para el estudio, el equipo de Carlson encuestó a los padres y niños de 5,685 hogares. Preguntaron cuánto tiempo pasaban los niños viendo televisión y si había reglas que limitaran el uso del aparato.

Además, los investigadores preguntaron sobre qué tan físicamente activos eran los niños.

En total, los autores del estudio entrevistaron a 7,415 niños entre los nueve y los quince años de edad.

Los investigadores encontraron que el 27 por ciento de los niños veían más televisión de las dos horas recomendadas por día. Los niños de sexo masculino, los negros y los niños más pobres eran más propensos a ver más televisión de la recomendada que los demás, señaló el grupo de Carlson.

Pero los niños que dijeron que sus padres limitaban la televisión que veían eran menos propensos a ver más de lo que sus padres permitían, encontraron los investigadores.

Además, los niños que eran físicamente activos en deportes organizados o durante los periodos de juego eran menos propensos a ver más de un par de horas de tele al día, según encontró el equipo de Carlson.

Carlson opina que los padres son modelos de rol en cuanto a ver televisión y la actividad física. "Los padres pueden ser el mejor modelo de rol", aseguró.

"Los padres deben limitar el tiempo que sus hijos pasan frente a las pantallas y deben animarlos a participar en actividades físicas", aconsejó Carlson.

La Dra. Tracie Miller, profesora de pediatría de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, dijo que "las regulaciones e influencias de los padres siempre son potentes para los niños".

La pregunta es cómo esto puede controlar la epidemia de obesidad infantil, planteó.

Miller señaló que los niños obesos y con sobrepeso que trata por lo general tienen un padre que es obeso o tiene sobrepeso. Además, los niños con mala aptitud física tienden a tener padres que tampoco presentan una buena aptitud, comentó.

"Sacar el tiempo para la actividad física con los hijos es importante para mí como madre, y también para mis hijos", aseguró Miller.

Miller dice a sus pacientes con sobrepeso que no se trata de su problema, sino de un problema de la familia. "Tratar al niño de forma aislada no funciona", apuntó.

"Si el padre ve doce horas de televisión al día y pretende que el niño salga a jugar, mientras se queda en casa frente a la tele comiendo papitas, nunca funcionará", enfatizó.

Miller admite que hay un alto índice de fracaso. "Hay éxitos, pero conlleva mucho trabajo", advirtió.

Lograr que un niño pierda peso conlleva que los padres apaguen la televisión y la computadora, y se vuelvan activos con sus hijos. Los médicos y otros profesionales de salud pueden ayudar al entrenar a niños y padres para permanecer en el programa, apuntó Miller.

Más información

Para más información sobre los hábitos de televisión de los niños, visite la Nemours Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?