SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Unas dietas ricas en sal podrían aumentar los riesgos cardiacos de los pacientes con problemas renales

Unas dietas ricas en sal podrían aumentar los riesgos cardiacos de los pacientes con problemas renales

Un estudio encontró que las personas que consumían más sodio a diario tenían más probabilidades de ataque cardiaco y ACV

MARTES, 24 de mayo de 2016 (HealthDay News) -- Las personas con enfermedad renal crónica se enfrentan a unas probabilidades más altas de sufrir un ataque cardiaco o un accidente cerebrovascular (ACV) si consumen unas dietas ricas en sal, sugiere un estudio reciente.

"Una reducción moderada del sodio entre los pacientes con enfermedad renal crónica y que consumen mucho sodio podría reducir el riesgo [cardiaco]", concluyó un equipo liderado por el Dr. Jiang He, de la Universidad de Tulane, en Nueva Orleáns.

Alrededor de uno de cada diez estadounidenses se ve afectado por la enfermedad renal crónica, y más de un tercio de los adultos de EE. UU. sufren de una enfermedad cardiaca, anotaron los investigadores. Pero el rol de la ingesta diaria de sal en los pacientes renales (y su efecto sobre el riesgo cardiaco) no ha estado claro.

Para obtener más información, los investigadores observaron los resultados de casi 3,800 pacientes con enfermedad renal crónica en siete centros de Estados Unidos. Los pacientes proveyeron muestras de orina a los investigadores a inicios del estudio en 2003, y de nuevo una vez al año durante los dos años siguientes. Se siguieron sus historiales médicos hasta 2013.

El estudio no pudo probar causalidad. Pero las personas que puntuaron en el 25 por ciento más alto en términos del consumo diario de sodio tuvieron unas tasas significativamente más altas de eventos cardiacos clave, mostraron los hallazgos.

Por ejemplo, más del 23 por ciento de las personas en el grupo de sodio alto experimentaron insuficiencia cardiaca, en comparación con alrededor del 13 por ciento de las que consumían la cantidad de sal más baja al día.

Más o menos el 11 por ciento de las personas en el grupo de mucha sal experimentaron un ataque cardiaco, frente a poco menos del 8 por ciento de las que consumían la cantidad de sal más baja al día. La tasa de ACV fue de poco más del 6 por ciento, frente al 3 por ciento, respectivamente, según el informe.

Un experto dijo que los hallazgos tienen sentido, pero que había una salvedad.

"Es del todo posible que lo que el estudio sugiere sea verdad: que una ingesta más baja de sal en el ámbito de la enfermedad renal podría reducir el riesgo de enfermedad cardiaca", comentó el Dr. Naveed Masani, especialista en enfermedad renal del Hospital de la Universidad de Winthrop en Mineola, Nueva York.

"Dicho esto, el médico de atención primaria, el cardiólogo y el nefrólogo [un especialista en los riñones] deben ajustar el consejo a cada paciente", enfatizó. "No es algo generalizable".

Los hallazgos aparecen en la edición del 24 de mayo de la revista Journal of the American Medical Association. Se presentaron el mismo día en la reunión anual de la Asociación Renal Europea (European Renal Association) y la Asociación Europea de Diálisis y Trasplante (European Dialysis and Transplant Association) en Viena, Austria.

Más información

Para más información sobre la enfermedad renal crónica, visite la National Kidney Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad