SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una vacuna para la meningitis B no cumple con las expectativas

Por Karen Pallarito, Reportera de HealthDay -
Una vacuna para la meningitis B no cumple con las expectativas

Uno de cada tres estudiantes no consiguió inmunidad contra la cepa de un brote tras dos dosis con Bexsero, encuentra un estudio

MIÉRCOLES, 20 de julio de 2016 (HealthDay News) -- Alrededor de un tercio de los estudiantes de la Universidad de Princeton a quienes se administró una vacuna para combatir un brote de meningitis B en el campus en 2013 no mostraron señales de protección a partir de la inmunización, reportaron unos investigadores.

Pero ninguno de los estudiantes vacunados desarrolló una infección de meningitis, encontró el estudio.

Fue la primera vez que se utilizó la vacuna meningocócica del grupo B Bexsero (4CMenB) en Estados Unidos. Dos tercios de los vacunados sí desarrollaron evidencias de una respuesta inmunitaria contra la cepa específica que provocó el brote, dijeron los autores del estudio.

Pero los investigadores habían esperado una mejor respuesta, dado que la cepa del brote era muy similar a las cepas usadas para producir la vacuna.

"Ninguna vacuna cubre un 100 por ciento", apuntó el Dr. Dan Granoff, del Hospital Pediátrico Benioff de la UCSF en Oakland, que no participó en el estudio.

Pero en este caso, las muestras de sangre revelaron que un 34 por ciento de los estudiantes que recibieron dos dosis no tenían evidencias de anticuerpos contra la enfermedad, observó.

"Se anticiparía algo como un 10 o un 15 por ciento, así que fue más o menos el doble", dijo Granoff, presidente y director del centro de Inmunología y Desarrollo de Vacunas del instituto de investigación del hospital.

Según la autora principal del estudio, Nicole Basta, los resultados indican "que debemos ahondar más para comprender la amplitud de la protección que podría tener esta vacuna contra la diversidad de cepas que pueden provocar una enfermedad meningocócica, y sobre todo brotes meningocócicos". Basta es profesora asistente de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis.

El brote de meningitis B (MenB) en Princeton, Nueva Jersey, ocurrió entre marzo de 2013 y marzo de 2014, dijeron los investigadores. Hubo nueve casos de enfermedad, incluyendo una muerte.

La meningitis bacteriana es una infección rara pero potencialmente letal de las membranas que rodean al cerebro y a la médula espinal, según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) de EE. UU. Los síntomas incluyen el inicio repentino de fiebre, dolor de cabeza y rigidez en el cuello. La enfermedad se propaga a través de secreciones respiratorias y de la garganta.

Los estudiantes universitarios están entre los que tienen un riesgo más alto de infección, porque viven en un contacto cercano en los dormitorios y participan en conductas que pueden resultar riesgosas, como compartir bebidas y cigarrillos. Las personas diagnosticadas con meningitis bacteriana requieren de un tratamiento inmediato con antibióticos, aconsejan los NIH.

Las tasas de enfermedad con meningococos en Estados Unidos han estado en declive desde finales de los años 90, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. En 2013 se reportó un estimado de 550 casos.

La Dra. Nancy Bennett es presidenta del Comité Asesor de Prácticas de la Inmunización (Advisory Committee on Immunization Practices), un grupo que realiza recomendaciones sobre el uso de las vacunas en Estados Unidos. Dijo que "estamos en un punto históricamente bajo en la incidencia de la enfermedad meningocócica, así que es muy difícil hacer ciertos tipos de estudio que de lo contrario haríamos". Bennett también es profesora de medicina de la Universidad de Rochester, en Nueva York.

Hasta hace poco, las únicas vacunas contra la meningitis con licencia en Estados Unidos protegían contra cuatro grupos de la enfermedad meningocócica, conocidos como A, C, W y Y. Son mucho más comunes en Estados Unidos que la enfermedad del grupo B, apuntó Bennett.

Pero entre 2009 y 2015 ocurrieron siete brotes de enfermedad del grupo B en universidades de EE. UU., lo que generó la preocupación sobre el impacto de esa cepa rara en Estados Unidos, dijeron los investigadores.

La primera vacuna contra la MenB fue aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. a finales de 2014. Se trata de una vacuna en tres dosis, llamada Trumenba.

La FDA otorgó una aprobación especial para el uso de otra vacuna contra el grupo B, Bexsero, durante el brote de 2013-14 en Princeton, dijeron los investigadores. Eso proveyó una oportunidad única para evaluar el efecto de la vacuna contra la MenB en la inmunidad individual.

Investigadores de la Universidad de Princeton, de la Universidad de Minnesota y de Public Health England evaluaron muestras de sangre recolectadas de estudiantes ocho semanas después de la segunda dosis de la vacuna, dijo Basta.

Casi 500 estudiantes recibieron las dos dosis recomendadas de la vacuna. La primera se administró en diciembre de 2013 y la segunda en febrero de 2014.

Los investigadores usaron ciertos puntos de corte para determinar qué estudiantes vacunados tenían inmunidad contra la MenB. El problema es que "no sabemos cuál es el punto que significa realmente que alguien está protegido", dijo Bennett.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización no recomienda que todos los adolescentes reciban la vacuna contra la MenB. Este estudio probablemente no cambie esa recomendación, comentó.

Se necesita más información, incluyendo datos sobre la potencia y la duración de la protección que la vacuna ofrece, explicó Bennett. Por ahora, decidir si ponerse la vacuna adicional depende de los adultos jóvenes, los padres y sus médicos, añadió.

En un editorial que acompañó al estudio en la revista, el Dr. Jerome Kim, del Instituto Internacional de Vacunas de Seúl, en Corea del Sur, concluyó que "la vacunación de todos los adolescentes prevendría de 15 a 29 casos y de 5 a 9 muertes anuales en Estados Unidos".

El estudio aparece en la edición del 21 de julio de la revista New England Journal of Medicine. La Universidad de Princeton y los NIH financiaron el estudio.

Más información

Para más información sobre la meningitis, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?