SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Terapia genética, promisoria contra cáncer cerebral

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
Terapia genética, promisoria contra cáncer cerebral

Un virus con ADN modificado funciona como señuelo para ayudar a señalar y destruir las células del glioblastoma, apuntan unos investigadores.

Unos ensayos iniciales sobre una nueva forma de terapia genética podrían ofrecer esperanzas a los pacientes de glioblastoma, la forma más letal de cáncer del cerebro.

Llamado terapia AdV-Tk, el nuevo tratamiento conlleva dos pasos. Según explicaron los investigadores, el primer paso es sacar ADN del virus del herpes e inyectarlo a las células tumorales, y entonces atacar a esas células marcadas con ADN con un potente fármaco.

En el segundo paso, el medicamento ayuda a animar al sistema inmunitario del paciente para que elimine más células de cáncer con el tiempo.

Todos los pacientes del estudio también se habían sometido a cirugías que buscaban minimizar el tumor, anotaron los investigadores.

Hasta ahora, el resultado ha sido una mejora notable en el pronóstico de los 48 pacientes que participaron en el ensayo preliminar.

"El glioblastoma es el tumor cerebral más maligno que se puede tener", señaló el coautor del estudio, el Dr. David Baskin, profesor de neurocirugía del Hospital Metodista de Houston y del Colegio de Medicina Weill-Cornell, en la ciudad de Nueva York. "Casi siempre es una sentencia de muerte, con una supervivencia media de entre 9 y 15 meses, y la calidad de vida en los últimos seis meses con frecuencia es bastante mala".

"La cirugía, junto con quimio y radioterapia, es la única opción actual de tratamiento", añadió. "Este cáncer es como un pulpo... llega a todas las partes del cerebro [y] siempre se puede sacar solamente parte del mismo".

Pero "esta terapia genética en particular es mejor que todo lo que tenemos", dijo Baskin, que también es director del Centro Peak de Tumores Cerebrales en el hospital de Houston. "Al insertar un virus en el tumor, y entonces atacar al virus con un medicamento al mismo tiempo que se activa el mismo sistema inmunitario del paciente, se puede obtener un efecto de tratamiento realmente doble, y una supervivencia prolongada".

Enfatizó que el tratamiento quizá no sea una cura. "Las cifras [de supervivencia] siguen siendo horribles", lamentó Baskin. "Pero son significativamente mejores, lo que hace que esto sea un gran adelanto".

Baskin y su equipo presentarán sus hallazgos el domingo en Chicago en la reunión anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (American Society of Clinical Oncology).

La investigación inicial abarcó de 2006 a 2010, cuando los investigadores insertaron trozos inocuos de ADN viral del herpes simple en un virus del resfriado. El virus modificado se inyectó entonces directamente en el tejido canceroso. Los investigadores eligieron el virus del resfriado porque se sabe que se propaga rápida y ampliamente en las células.

En el nuevo ensayo clínico, los 48 pacientes de glioblastoma recibieron la terapia genética tras someterse a una cirugía "agresiva" que buscaba reducir el tumor.

Cada paciente recibió entonces un antiviral. El medicamento se diseñó para que reconociera y atacara al fragmento insertado de ADN, y para que "reventara" a cualquier célula tumoral a la que el virus del resfriado se hubiera propagado.

El resultado, dijo Baskin, es que "de repente el sistema inmunitario comienza a matar a todo lo que pueda tener esas proteínas. Se introduce un virus que es un caballo de Troya. Entonces, tras matar el virus, las células tumorales revientan, haciendo que el sistema inmunitario se vuelva hiperactivo sin aumentar la toxicidad [para el paciente]".

"Es interesante y emocionante, porque la mejora [en la supervivencia] es significativa", dijo Baskin.

¿Qué tan significativa?

Específicamente, la supervivencia a un año aumentó del 57 al 67 por ciento, la supervivencia a dos años aumentó del 22 al 35 por ciento, y la cantidad de pacientes que vivieron al menos tres años aumentó del 8 al 19 por ciento, encontró el equipo del estudio.

En general, la supervivencia promedio aumentó en unos ocho meses, señalaron los investigadores.

"Claro, no estamos diciendo que tenemos una cura", anotó Baskin. "Pero creemos que tenemos algo que tiene mucho sentido a nivel conceptual, y se trata de un verdadero avance. Y, por supuesto, en el futuro podemos intentar que esas cifras aumenten aún más al incrementar la dosis y encontrar objetivos adicionales. Pero incluso con lo que tenemos ahora la mejora es grande".

Balveen Kaur es profesora de cirugía neurológica de la Universidad Estatal de Ohio, en Columbus. Señaló que hay una gran necesidad de nuevos métodos para combatir los tumores cerebrales.

"Todas las terapias actuales aprobadas por la FDA para el cáncer de cerebro sufren de la desventaja de provocar muchos efectos secundarios, lo que limita su uso, y por tanto su eficacia", apuntó Kaur, que también es la directora asociada del Centro Médico del Centro Oncológico Integral de la OSU.

Sin embargo, advirtió que "aunque la terapia genética tiene mucho potencial, es importante tener en cuenta que el estudio actual es pequeño, con pocos pacientes, y que en el futuro será esencial hacer estudios aleatorios para identificar si el tratamiento de verdad funciona".

Los expertos también comentaron que los hallazgos presentados en reuniones médicas por lo general se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.

Más información

Para más información sobre los glioblastomas, visite la Asociación Americana de Tumores Cerebrales (American Brain Tumor Association).

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?