Editar mi perfil

Una sustancia química del agua del grifo podría relacionarse con las alergias alimentarias

Por HealthDay -
Crédito: Wikimedia

Las frutas y verduras tratadas con pesticidas también podrían contener el compuesto, advierten investigadores

LUNES, 3 de diciembre (HealthDay News) -- Ciertas sustancias químicas utilizadas para purificar el agua del grifo podrían tener que ver con el desarrollo de las alergias alimentarias, sugiere un estudio reciente.

Investigadores del Colegio Americano de Alergias, Asma e Inmunología (American College of Allergy, Asthma and Immunology, ACAAI) anotaron que las sustancias, conocidas como diclorofenoles, también se usan para producir pesticidas y se pueden encontrar en las frutas y verduras tratadas.

Aunque el estudio no pudo probar una relación causal, sugiere que "los niveles altos de pesticidas que contienen diclorofenoles pueden posiblemente debilitar la tolerancia a los alimentos en algunas personas, causando alergias alimentarias", explicó en un comunicado de prensa del ACAAI la autora líder del estudio, la Dra. Elina Jerschow, alergóloga. "Esta sustancia se halla comúnmente en pesticidas utilizados por los agricultores y en los productos del consumidor para el control de insectos y malas hierbas, además del agua del grifo".

El estudio, que aparece en la edición de diciembre de la revista Annals of Allergy, Asthma and Immunology, involucró a más de 2,200 participantes de una Encuesta nacional de la salud y la nutrición de EE. UU., a partir de los 6 años de edad. Los investigadores hallaron que los que tenían sensibilidad a uno o más alimentos presentaban niveles más altos de diclorofenoles en la orina, en comparación con las personas sin ese tipo de alergia. En total, más de 400 de estas personas tenían una alergia alimentaria, y más de mil tenían una alergia ambiental.

Un experto que no tuvo nada que ver con el estudio dijo que éste plantea la necesidad de más investigación.

"Aunque la forma en que se realizó este estudio no permite concluir que los pesticidas sean responsables de las alergias, ciertamente plantea la posibilidad y justifica realizar el tipo de estudio que puede determinar si estos pesticidas son, de hecho, la causa", señaló el Dr. Kenneth Spaeth, director del Centro de Medicina Ocupacional y Ambiental del Hospital de la Universidad de North Shore en Manhasset, Nueva York.

Apuntó que "los efectos nocivos de la exposición a nivel bajo a los pesticidas se han comenzado a revelar solo en los últimos años. Esto es particularmente preocupante, porque la exposición de bajo nivel es algo que nos ocurre a diario a todos a partir de los alimentos que comemos y de su uso frecuente en los jardines, el pasto, e incluso dentro de edificios como los apartamentos, las viviendas y las escuelas".

Según Spaeth, "también se comprende que el sistema inmunitario comienza a desarrollarse en los fetos, y sigue desarrollándose en la niñez. Por tanto, es plausible que la exposición a estos pesticidas durante el desarrollo pueda alterar el sistema inmunitario de formas que puedan aumentar el riesgo de alergias. Hasta que se realicen más estudios, no se pueden sacar conclusiones, pero hay suficiente evidencia para la preocupación, y sin duda alguna para examinar mejor el tema".

Jerschow, autora del estudio, se mostró de acuerdo. "Estudios anteriores han mostrado que tanto las alergias alimentarias como la contaminación ambiental están en aumento en Estados Unidos", señaló en el comunicado de prensa. "Los resultados de nuestro estudio sugieren que esas dos tendencias podrían relacionarse, y que un mayor uso de pesticidas y otras sustancias químicas se asocia con una mayor prevalencia de alergias alimentarias".

Cambiar del agua del grifo a agua embotellada no es una solución, dijeron los autores del estudio. "Otras fuentes de diclorofenoles, como las frutas y verduras tratadas con pesticidas, podrían desempeñar un papel de más importancia en las causas de las alergias alimentarias", anotó Jerschow.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., entre 1997 y 2007 las alergias alimentarias aumentaron en un 18 por ciento en los niños de Estados Unidos. Entre los alérgenos alimentarios más comunes se encuentran la leche, los huevos, los cacahuetes, el trigo, las nueces de árbol, la soya, el pescado y el marisco. Los síntomas de una alergia alimentaria pueden variar desde un sarpullido leve a una respuesta potencialmente letal conocida como anafilaxia.

Spaeth también ofreció los siguientes consejos para las personas que deseen reducir su exposición ambiental a los pesticidas:

  • Los alimentos orgánicos tienen cantidades más bajas de pesticidas, y se ha mostrado que las dietas con alimentos orgánicos reducen los niveles de pesticidas en el organismo.
  • Evite las áreas, edificios, patios y jardines donde se han utilizado pesticidas.
  • Intente evitar el uso de pesticidas en casa.
  • Anime a las escuelas locales a utilizar la gestión integrada de plagas, una práctica que fomenta los métodos de control de plagas no tóxicos.

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. ofrece más información sobre los pesticidas.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo