SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una pastilla diaria reduce las probabilidades de infección por VIH

Por Amanda Gardner, Reportera de Healthday -

Un estudio halló que Truvada podría reducir el riesgo en un 73 por ciento entre quienes la toman sin falta

Un estudio reciente halla que una pastilla a diario puede reducir en 44 por ciento el riesgo de contraer el virus para los que están en mayor riesgo de contraerlo, específicamente los homosexuales y bisexuales sexualmente activos.

Los investigadores agregaron que la reducción en el riesgo alcanzó cerca del 73 por ciento entre los participantes del estudio que tomaron la pastilla, conocida como Truvada, noventa por ciento del tiempo. Truvada ya se consigue con receta en los EE. UU. como tratamiento para las personas infectadas por el VIH.

La pastilla, que se probó en más de 2,500 hombres en once centros de seis países del mundo, combina dos medicamentos antirretrovirales para el VIH, la emtricitabina (Emtriva) y el tenofovir (Viread).

Los expertos están aclamando los resultados como un gran paso en el esfuerzo mundial por combatir la propagación del VIH, que infectó a unos 2.7 millones de personas en todo el mundo en 2008.

Además, contribuye a otros esfuerzos por prevenir la propagación, como el gel tópico que contiene tenofovir que se halló el verano pasado que era eficaz para prevenir la infección por VIH en las mujeres del sur de África.

"Estos resultados representan un avance importante en la investigación sobre la prevención del VIH", aseguró en una declaración el Dr. Kevin Fenton, director del Centro Nacional para el VIH y el SIDA, la Hepatitis Viral, las ETS y la Tuberculosis de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. "Por primera vez, tenemos evidencia de que una pastilla a diario utilizada para tratar el VIH es parcialmente efectiva para prevenir el VIH entre hombres homosexuales y bisexuales en alto riesgo de infección, combinada con otras estrategias de prevención. Teniendo en cuenta la alta carga del VIH entre los hombres homosexuales y bisexuales, una nueva herramienta con efecto aditivo potencial es una noticia buena y emocionante".

Aún así, según un experto, esta no es de ningún modo la última batalla en la guerra contra el VIH/SIDA.

"Este realmente es un estudio significativo que mostró resultados promisorios, aunque hay problemas debido a la adhesión tan alta que es necesaria", señaló el Dr. Michael Horberg, director de VIH/SIDA de Kaiser Permanente de Santa Clara, California. "Hay problemas con su uso a largo plazo y hacen falta más ensayos, como lo indican los autores".

Estudios anteriores habían encontrado que los medicamentos antirretrovirales administrados a animales antes de la exposición al virus del SIDA sí los protegieron contra las infecciones.

Además, los antirretrovirales también se utilizan para prevenir la infección entre quienes han resultado expuestos a fluidos infectados con VIH. Estos regímenes necesitan iniciarse dentro de las 72 horas siguientes a la exposición.

El estudio actual, publicado en la edición del 25 de noviembre de la New England Journal of Medicine, es el primer ensayo con seres humanos que examinó la efectividad de la combinación para la prevención.

Para este estudio de gran tamaño, se asignó a cerca de 2,500 mujeres transgénero (hombres que se consideran mujeres aún si han nacido de sexo masculino) y hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres a recibir Truvada o un placebo una vez al día.

Las pastillas fueron proporcionadas por Gilead Sciences, fabricante de Truvada, aunque el estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud y la Gates Foundation.

Ambos grupos recibieron también asesoría extensa sobre prácticas sexuales seguras, así como condones (se distribuyeron cerca de 500,000 condones durante el ensayo).

Los investigadores explican que se supuso que los participantes del ensayo estaban en riesgo extremadamente elevado de infección por VIH y habían tenido en promedio 18 parejas sexuales en las últimas doce semanas.

En total, 64 personas del grupo del placebo de 1,248 resultaron infectadas con VIH durante el curso del estudio (el seguimiento promedio fue de 1.2 años) frente a 36 entre los 1,251 participantes que recibieron el medicamento.

Aunque la reducción del riesgo promedio en toda la población del estudio fue de 44 por ciento, aumentó hasta a 72.8 por ciento entre los que tomaron la pastilla al menos noventa por ciento de las veces.

Los autores lograron verificar el cumplimiento midiendo los niveles en la sangre de los medicamentos. Los investigadores informaron que los niveles del medicamento en la sangre del participante parecieron correlacionarse con la situación de VIH: 51 por ciento de las personas VIH negativas mostraron niveles detectables del medicamento en muestras de sangre, frente a 9 por ciento de los que resultaron VIH positivos.

En comparación no se esperaría que cerca de tres por ciento de un grupo similar de hombres que no recibieron ni el medicamento ni los condones ni la asesoría contrajera VIH durante el mismo período.

"Si no se hace nada, se esperaría que al menos tres por ciento de los hombres resulten infectados, sobre todo si se trata de jóvenes", aseguró uno de los investigadores principales del estudio, el Dr. Kenneth Mayer, director de investigación médica y copresidente de The Fenway Institute de Fenway Health de Boston, uno de los centros que participaron en el estudio.

Entre los efectos secundarios había náuseas, dolor de cabeza, pérdida de peso y niveles elevados de creatinina (una molécula que ocurre naturalmente que filtran los riñones). Los investigadores aseguraron que aunque los efectos adversos fueron similares entre los usuarios de Truvada y los que no eran usuarios, más gente que tomó la pastilla sufrió de náuseas.

Mayer considera que la adhesión en realidad podría aumentar en el mundo real, ahora que la eficacia de la combinación de medicamentos se ha demostrado.

"No había datos humanos anteriormente que indicaran que tomar pastillas con anticipación podría protegerle. Ahora, disponemos de los datos", aseguró.

"La protección fue de más de noventa por ciento cuando el medicamento estaba en el organismo", aseguró Mayer. "Esto nos indica que probablemente podríamos hacer un mejor trabajo con la adhesión. La gente podría estar más motivada a cumplir cuando [vea estos resultados]".

Sin embargo, el paso al mundo real tomaría un "compromiso masivo" de dinero federal junto con los efectos concertados de parte de las comunidades para alcanzar a la población vulnerable, que con frecuencia desconfía del sistema de atención de la salud, aseguró Horberg.

Por un lado está el costo del medicamento. Un suministro para un año de Truvada cuesta más de $10,000 al año, y eso a la tarifa descontada, aseguró Mayer. De todos modos, hay versiones genéricas disponibles en algunos países (no en los EE. UU.) incluso desde apenas $500 al año, agregó.

Los investigadores están observando si el medicamento también podría ser efectivo en otras poblaciones, como las mujeres.

Los CDC emitieron una declaración el martes que celebró los hallazgos del estudio y aseguró que "revisaría a fondo los datos del ensayo y publicará una guía transitoria para los médicos" en las próximas semanas.

Pero entretanto, la agencia aseguró que el uso de la pastilla "nunca debería ser visto como primera línea de defensa contra el VIH", y anotó que la estrategia solo fue parcialmente efectiva, incluso si se usa con métodos estándares de sexo seguro, como pruebas de VIH y uso de condones.

Más información

Para más información sobre el VIH/SIDA, visite la Organización Mundial de la Salud.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?