SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una nueva terapia de estimulación eléctrica puede ayudar a los pacientes de ACV a mover la mano paralizada

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
Una nueva terapia de estimulación eléctrica puede ayudar a los pacientes de ACV a mover la mano paralizada

Con la ayuda de un guante con un sensor, se usó la mano en buen estado para recuperar algo de control de la mano inerte

JUEVES, 8 de septiembre de 2016 (HealthDay News) -- Una nueva forma de terapia de estimulación eléctrica puede ayudar a restablecer conexiones en el cerebro y recuperar cierta movilidad en la mano que ha quedado paralizada por un accidente cerebrovascular (ACV), muestra un nuevo ensayo clínico.

En el tratamiento experimental, los pacientes usan su mano en buen estado para ayudarles a recuperar el control de su mano paralizada, explicó el investigador director, Jayme Knutson, profesor asistente de medicina física y rehabilitación en la Facultad de Medicina de la Universidad Case Western Reserve, en Cleveland.

Un guante con un sensor colocado en la mano buena del paciente envía señales a los estimuladores eléctricos situados en la mano paralizada, lo que incita a los músculos de la mano inerte a reflejar los movimientos de la mano operativa, dijo Knutson.

Durante la terapia física los pacientes piensan en abrir las dos manos al mismo tiempo, y la estimulación eléctrica fuerza a la mano paralizada a imitar los movimientos de la mano intacta.

"Creemos que estamos entrenando el cerebro", dijo Knutson. "La estimulación coincide con el intento de los pacientes de abrir la mano. De alguna manera eso pone al cerebro en control de nuevo, de un modo indirecto. El cerebro intenta activamente abrir la mano".

La estimulación eléctrica ya se ha usado como terapia para ayudar a recuperar el movimiento de una mano paralizada, pero hasta ahora el estimulador abría y cerraba automáticamente la mano en varios intervalos de unos segundos sin que el paciente interviniera, comentó Knutson.

Knutson y sus colaboradores realizaron pruebas de este nuevo método en un ensayo clínico con 80 supervivientes a un ACV.

Durante 12 semanas, la mitad de los supervivientes recibieron una terapia de estimulación eléctrica mediante la nueva terapia "imitativa". La otra mitad también usaron el estimulador eléctrico, pero mediante la terapia estándar que abría y cerraba mecánicamente la mano inerte sin ninguna comunicación con el cerebro.

Las personas de ambos grupos usaron el estimulador eléctrico que les asignaron por sí mismos en casa durante 10 horas a la semana. También pasaron 3 horas a la semana practicando tareas manuales con un terapeuta ocupacional en el laboratorio.

Antes de la terapia y 6 meses después, se realizó a todos los pacientes una prueba estándar de destreza que midió la cantidad de bloques que podían agarrar con la mano, levantarlos por encima de una barrera y dejarlos en otra área de una mesa en un periodo de 60 segundos.

Los pacientes que recibieron la nueva terapia experimentaron una mejora mucho mayor que los que estaban en el grupo de control. Podían mover un promedio de 4.6 bloques más que antes de la terapia, frente a la mejora de 1.8 bloques más por parte de los que recibieron la terapia estándar.

La mayor mejora fue la de las personas que recibieron la nueva terapia en un tiempo menor a los dos años siguientes al ACV, reportaron los investigadores. Estos pacientes experimentaron una mejora de 9.6 bloques en la prueba de destreza, frente a la mejora de 4.1 bloques del grupo de la terapia estándar.

"Es común ver que cuanto antes se recibe la terapia después de un ACV, más capaz es el cerebro de recuperarse", dijo Knutson. Si las personas retrasan la terapia, el cerebro aprende unos "malos hábitos" compensatorios que se arraigan y son difíciles de revertir, dijo.

Al final del tratamiento, el 97 por ciento de pacientes que recibieron la nueva terapia sintieron que podían usar la mano mejor que al principio del estudio, reportaron los investigadores.

Poner al cerebro de algún modo al mando parece "actuar sobre las conexiones" del sistema nervioso, planteó Daniel Lackland, profesor de neurociencia traslacional de la Universidad Médica de Carolina del Sur, en Charleston.

"Esta estimulación eléctrica está complementando al sistema eléctrico del cuerpo en la fuente de donde se desea que se lleve a cabo la acción", dijo Lackland. "Se está construyendo ese sistema. Se está fomentando el sistema eléctrico que ya está ahí".

Tanto Knutson como Lackland dijeron que se necesitan ensayos de seguimiento de mayor tamaño antes de que se pueda solicitar la aprobación de esta tecnología a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. Esos ensayos están en camino, pero probablemente se requerirán años antes de que la terapia pueda estar disponible de forma generalizada, dijo Knutson.

"No queremos dar falsas esperanzas a las personas", apuntó Lackland, vocero de la Asociación Americana de Accidentes Cerebrovasculares (American Stroke Association). "Todavía no estamos preparados del todo. Pero vamos en camino a una terapia relativamente fácil de usar y que va a ser útil para el tipo adecuado de persona".

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición de octubre de la revista Stroke.

Más información

Para más información sobre la rehabilitación posterior a un ACV, visite los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?