SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una fotógrafa de Brooklyn vive a base de carne de rata

Por MiDieta -
Una fotógrafa de Brooklyn vive a base de carne de rata


Una joven artista estadounidense ha decidido asegurar su supevivencia comiendo carne... de rata. Ella notó que estos roedores abundan en las grandes ciudades, y le aseguran un modo económico de comer proteínas. 

Se trata de Laura Ginn, tiene 28 años y vive en Brooklyn, y es la propulsora de un proyecto para transmitir los beneficios de una relación con el mundo que nos rodea. 

La excéntrica fotógrafa lleva hace años una dieta a base de carne de rata y utiliza las pieles para vestirse y decorar su casa. Para asegurarse el sustento tiene varias tramperas con las que captura a sus presas, luego las despelleja y seca sus cueros a la intemperie espolvoreándolos con sal.

A fines del mes pasado organizó un encuentro con el nombre “Mañana nos vamos a deleitar con lo que atrapemos”. El “festín” tuvo lugar en la galería de arte La Viola Allegra, donde exhibió fotografías y videos de sus creaciones mientras un centenar de comensales probaron las delicatessen, tras haber pagado 100 dólares cada uno. 

Se utilizaron 75 ratitas que fueron preparadas de diversas formas por el chef Yuri Hart, pero en esta ocasión no fueron cazadas en las madrigueras de los subtes de Nueva York sino que procedieron de varios laboratorios "limpios y seguros" de California. El mobiliario fue hecho a mano por la artista, con asientos y respaldos de cuero de rata. 

¿Qué la motivó a tomar semejante decisión? Los artistas tienen algo de inspiración, locura, originalidad o como se lo quiera llamar. “Ser capaz de hacer las cosas por uno mismo me pareció muy importante. Empecé construyéndome una cabaña a mano y descubrí el poder que da aprender estas habilidades. La autosuficiencia es una gran manera de aliviar la ansiedad”, revela la joven.

De todos modos, comer ratas no provoca la misma aprensión en todas partes del mundo. La gastronomía asiática incluye a insectos y roedores como ingredientes habituales, que ofrecen una manera más sencilla y económica de asegurarse la ingesta de las tan necesarias proteínas animales.

Las Bibliotecas Nacionales de Salud de los Estados Unidos advierten que la carne de roedores, así como también la de cerdo, zorro, caballo, focas, osos y leones pueden contener Trichinella spiralis, un parásito que produce triquinosis. 

Hay unos 40 casos anuales de triquinosis en EU. Para eliminar este organismo, la carne de animales salvajes o silvestres debe ser cocinada hasta que no tenga una coloración rosada, o congelarse a temperaturas bajo cero por 3 o 4 semanas. El proceso de ahumado, secado o salado no asegura matar el microorganismo, y la carne así tratada  aún puede causar infecciones.

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?