SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una de cada tres mujeres sobrevive una década o más al cáncer de ovario, según un estudio

Por Emily Willingham, Reportero de HealthDay -
Una de cada tres mujeres sobrevive una década o más al cáncer de ovario, según un estudio

Muchas de esas pacientes incluso tenían una enfermedad de 'alto riesgo' que reducía las probabilidades de un buen pronóstico

MARTES, 11 de agosto de 2015 (HealthDay News) -- El cáncer de ovario tiene la reputación de ser una causa rápida de muerte que con frecuencia se detecta en una etapa tardía, pero un estudio reciente sugiere que hasta una tercera parte de las mujeres que reciben el terrible diagnóstico sobreviven al menos diez años.

"Creemos que esta es una buena información para comunicársela a las mujeres recién diagnosticadas con cáncer de ovario", afirmó la primera autora del estudio, Rosemary Cress, epidemióloga y profesora adjunta asociada del departamento de ciencias de la salud pública de la Universidad de California, en Davis. "Aunque el cáncer de ovario es un cáncer peligroso, hay una variabilidad considerable, y no siempre resulta letal".

Para su estudio, publicado en una edición reciente en línea de la revista Journal of Obstetrics and Gynecology, Cress y sus coautores observaron los expedientes de más de 11,000 mujeres de California que habían sido diagnosticadas con un tipo de cáncer de ovario entre 1994 y 2001. Siguieron la información sobre la supervivencia y otros factores de ese grupo hasta 2011, comparando a las mujeres que vivieron diez años o más con las que sobrevivieron menos tiempo.

Los factores asociados con una supervivencia más prolongada incluían una edad más joven y tener un tumor en etapa temprana y de bajo grado, según los hallazgos.

"Se sabe que algunos de esos factores están interrelacionados", dijo Michael Bookman, oncólogo ginecológico médico de Arizona Oncology y director del programa de investigación en oncología ginecológica de US Oncology Research. "Por ejemplo, las pacientes más jóvenes tienden a tener tumores de bajo grado".

Añadió que la cantidad de cáncer que queda tras la cirugía inicial también afecta a la supervivencia. El nuevo estudio, dijo, "básicamente refuerza estos puntos, y enfatiza la importancia de la etapa, la edad, el grado de tumor y el tipo de tumor".

Pero a Cress y sus colaboradores también les sorprendió descubrir que algunas mujeres que vivieron más tiempo tenían cánceres de alto riesgo. De las casi 3,600 supervivientes a largo plazo, 954 hubieran sido clasificadas como en alto riesgo de una muerte más temprana debido a que tenían más edad o a la etapa avanzada de su cáncer.

"Las pacientes mayores son más propensas a tener otras afecciones crónicas de salud", explicó Cress, y esas afecciones pueden afectar a la agresividad con que se puede tratar a una paciente.

Los autores anotaron en su artículo que una supervivencia más larga tras un diagnóstico de cáncer conlleva sus propios problemas para los pacientes, como la ansiedad, la fatiga y los problemas sociales.

Susan Chinn, de Honolulu, ha sobrevivido ocho años tras ser diagnosticada en noviembre de 2007 a los 35 años de edad con lo que describió como un cáncer de ovario en etapa temprana. Se mostró de acuerdo en que la supervivencia conlleva sus problemas particulares.

Cuando la diagnosticaron, Chinn sabía que sus prospectos de supervivencia de cinco años eran bastante buenos, porque su cáncer se diagnosticó en una etapa temprana.

"Después de todo, estaba bien físicamente, [pero] mentalmente era un desastre", comentó. "En retrospectiva, deseo que hubiera una monitorización del impacto mental y emocional de un diagnóstico de cáncer", lo que le habría ahorrado meses de batallar contra una abrumadora depresión, aseguró. Al final, halló alivio con su grupo local de respaldo para el cáncer ginecológico, Hui Malama O Ola, que afirmó que "ha sido fundamental para mi recuperación".

Los motivos para la tasa inesperada de supervivencia a 10 años no están claros. Cress apuntó a la posibilidad de un mejor tratamiento quirúrgico y una quimioterapia más dirigida.

El autor líder del estudio, el Dr. Gary Leiserowitz, presidente interino del departamento de obstetricia y ginecología de la Universidad de California en Davis, dijo en una declaración que una hipótesis es que portar ciertas mutaciones podría hacer que el tumor responda mejor a la quimioterapia que un tumor que no tenga esas mutaciones.

Averiguar esos factores es importante. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., cada año unas 20,000 mujeres reciben un diagnóstico de cáncer de ovario en Estados Unidos, y el 90 por ciento de esas mujeres tienen más de 60 años de edad. Más de 14,000 mujeres mueren en Estados Unidos de la enfermedad anualmente.

El cáncer es notorio por eludir la detección hasta sus etapas más tardías, en parte porque sus síntomas pueden ser vagos. Incluyen sangrado vaginal anómalo, presión o dolor en la región pélvica, un cambio en los hábitos del baño, y sentirse satisfecha con rapidez cuando come.

Bookman explicó que más del 80 por ciento de las mujeres tienen una enfermedad en etapa avanzada cuando son diagnosticadas. Esa estadística, afirmó, "refleja la tendencia del cáncer de ovario a propagarse en una etapa muy temprana sin provocar síntomas".

Más información

Para más información sobre el cáncer de ovario, visite la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?