SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Una aplicación de smartphone para la presión arterial se equivoca con frecuencia, halla un estudio

Por Dennis Thompson, Reportero de HealthDay -
Una aplicación de smartphone para la presión arterial se equivoca con frecuencia, halla un estudio

Las mediciones fueron erróneas 4 de cada 5 veces cuando se evaluó la popular aplicación para el celular

MIÉRCOLES, 2 de marzo de 2016 (HealthDay News) -- Una popular aplicación que utiliza el smartphone para medir la presión arterial es imprecisa, y se equivoca en las mediciones de la presión arterial en cuatro de cada cinco pacientes evaluados, informan unos investigadores.

Instant Blood Pressure promete ofrecer una medición estimada de la presión arterial si los usuarios colocan el smartphone en el lado izquierdo del pecho al mismo tiempo que colocan el dedo índice en la cámara del teléfono, dijo el investigador líder, el Dr. Timothy Plante, internista de la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Pero cerca del 80 por ciento de las personas con una hipertensión clínica, que se define como 140/90, mostraron una presión arterial normal en la aplicación, encontró su equipo.

"Si alguien con hipertensión usa Instant Blood Pressure para registrar su presión arterial en casa, la mayoría de veces le dirá que está bien", advirtió Plante.

La iPhone App Store y Google Play ya no venden la aplicación, que cuesta 4.99 dólares, dijo Plante. Pero todavía hay varias aplicaciones imitadoras disponibles, anotaron Plante y sus colaboradores.

Entre su lanzamiento en junio de 2014 y su retirada en julio de 2015, la aplicación pasó 156 días como una de las 50 aplicaciones más vendidas para los iPhone, vendiendo al menos 950 copias en cada uno de esos días, dijeron los autores del estudio.

"Algunos de esos días, vendió más que Angry Birds", comentó Plante. "Vendió mucho".

La hipertensión no tratada puede conducir a la enfermedad cardiaca, el accidente cerebrovascular, el daño renal y una amplia variedad de otros problemas de salud, dijo Plante.

En vista de esos daños potenciales, "pensamos que alguien debía validarlo", según Plante.

Los investigadores reclutaron a 85 voluntarios adultos en clínicas de la Johns Hopkins, y midieron su presión arterial dos veces usando la aplicación Instant Blood Pressure y un tensiómetro inflable estándar.

Hallaron que, en promedio, la aplicación se equivocaba en 12 puntos para la presión sistólica (la cifra superior en una lectura de la presión arterial) y 10 puntos en la diastólica (la cifra inferior). La sistólica representa la presión cuando el corazón está latiendo, y la diastólica la presión entre latidos.

Esos resultados "no son suficientemente buenos", afirmó el Dr. Clyde Yancy, ex presidente de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association).

"Comprendemos que cuando se mide la presión arterial las cifras son importantes, y no podemos equivocarnos por 5 o 7 puntos arriba o abajo", enfatizó Yancy, jefe de cardiología de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad de Northwestern.

En febrero de 2015, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. publicó nuevas directrices sobre la regulación de las aplicaciones médicas para el celular, meses después de que Instant Blood Pressure saliera a la venta.

En esas directrices, la FDA dijo que regularía cualquier aplicación que tuviera el objetivo de convertir a un smartphone o tableta en un dispositivo médico regulado, por ejemplo un monitor de la presión arterial.

"Instant Blood Pressure probablemente debería haber obtenido una aprobación de la FDA antes de su lanzamiento", si las directrices hubieran existido, dijo Plante.

Yancy dijo que los médicos han usado tensiómetros inflables durante décadas para medir la presión arterial, y añadió que un método más fácil de usar constituiría un avance médico.

Pero hay demasiado en juego como para aceptar mediciones imprecisas de la presión arterial, como estas, dados los resultados de ensayos clínicos recientes, enfatizó Yancy.

"Según los resultados de investigaciones significativas, comprendemos que (sobre todo para los individuos en alto riesgo) poder controlar la presión arterial de forma adecuada salva vidas", dijo.

El desarrollador de Instant Blood Pressure, una compañía llamada AuraLife, no respondió a una solicitud de comentario. Apple y Google tampoco respondieron.

Una advertencia en la parte superior del sitio web de Instant Blood Pressure aconseja "No confiar en Instant Blood Pressure para un consejo o diagnóstico médico. No es un reemplazo ni sustituto de un tensiómetro ni otro tipo de monitor de la presión arterial".

El sitio web también señala que Instant Blood Pressure es "solo para uso recreativo".

Esas advertencias están muy bien, pero la preocupación de los autores [del estudio] sobre el mal uso de la aplicación es "realista", afirmó el Dr. Michael Grosso, director médico y ejecutivo médico principal del Hospital de Huntington de Northwell Health en Huntington, Nueva York.

"La apariencia de alta tecnología de la pantalla de la aplicación hace que todos los consumidores, excepto los más sagaces, quizá traten sus resultados como precisos y factibles", advirtió Grosso.

Plante dijo que no está seguro de si una aplicación se puede retirar del mercado, una vez ha sido descargada en la computadora o el smartphone de una persona.

"Hay que propagar la información, que existen cosas como esta y que tienen el potencial de hacer daño", planteó.

Los resultados del estudio, publicados en línea el 2 de marzo en la revista JAMA Internal Medicine, fueron presentados el miércoles en una reunión de la Asociación Americana del Corazón, en Phoenix.

Más información

Para más información sobre las aplicaciones médicas para el celular, visite la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?