SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un sencillo análisis sanguíneo podría predecir el regreso de un cáncer de la sangre

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
Un sencillo análisis sanguíneo podría predecir el regreso de un cáncer de la sangre

Los resultados podrían ayudar a los médicos a decidir qué pacientes necesitan un trasplante de células madre tras la quimioterapia

JUEVES, 21 de enero de 2016 (HealthDay News) -- Unos investigadores británicos afirman que un sencillo análisis sanguíneo podría ser una forma barata, fácil y efectiva de detectar el riesgo de recurrencia de una forma común de leucemia mieloide aguda (LMA).

Ese tipo de LMA se caracteriza por una mutación en el gen NPM1. Un tercio de los pacientes de LMA tienen esa forma del mortal cáncer de la sangre y de la médula ósea.

A pesar de la quimioterapia agresiva, un cierto porcentaje de los pacientes con ese gen mutado sufrirán un regreso de la enfermedad. Y muchos se beneficiarían de un trasplante preventivo de médula ósea, que salva vidas, y que a veces se conoce como un trasplante de células madre, anotaron los investigadores.

Pero un trasplante destruye en última instancia no solo las células cancerosas de la médula, sino también el tejido sano. Por ende, hace mucho que los médicos buscan una forma fiable de separar a los que de verdad necesitan un trasplante de aquellos a quienes les iría bien sin uno, explicaron los investigadores.

¿Cuál es el problema? El hecho de determinar con precisión a los pacientes con el riesgo más alto ha resultado difícil, y los médicos generalmente tienen que depender de unas pruebas costosas y prolongadas del tejido tumoral extirpado.

Ahí es donde llega el llamado análisis de "enfermedad residual mínima" (ERM).

Las pruebas de ERM están diseñadas para ayudar a los médicos a detectar a los pacientes cuya sangre contiene una señal característica de la mutación del gen NPM1 después de la quimioterapia. Los que tienen la señal están en un riesgo alto de recurrencia de la leucemia, y necesitan un trasplante, explicaron los investigadores.

Varios países europeos ahora usan la prueba, dijo el autor del estudio, el Dr. David Grimwade. Grimwade es profesor de hematología molecular en el departamento de genética médica y molecular del Laboratorio de Genética del Cáncer del Colegio del Rey, en Londres.

"La estamos usando para guiar los trasplantes en un ensayo actual de Reino Unido para los adultos jóvenes con LMA", dijo.

Grimwade y sus colaboradores evaluaron el análisis (que aún no se ha aprobado en Estados Unidos) en más de 2,500 muestras de sangre obtenidas de casi 350 pacientes con la mutación en el NPM1.

Al mismo tiempo, se realizaron pruebas genéticas estándar en casi 275 muestras de sangre adicionales.

Grimwade señaló que "nuestro hallazgo clave es que la prueba ERM, que es bastante barata y fácil de aplicar, ofrece un predictor mucho más potente del resultado del paciente en este grupo de pacientes con LMA, en comparación con el perfil genético de la muestra tumoral, que es una prueba mucho más costosa".

Los investigadores dijeron que la prueba encontró evidencias de un riesgo alto de recurrencia de la enfermedad en un 15 por ciento de las muestras evaluadas, tras una segunda ronda de quimioterapia. Encontrar las evidencias sugería unas probabilidades de más del 80 por ciento de recurrencia de la enfermedad después de tres años. Esto es en comparación con un riesgo de recurrencia de la enfermedad de solo un 30 por ciento en los demás pacientes de LMA.

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 21 de enero de la revista New England Journal of Medicine.

Al final, Grimwade dijo que su equipo concluyó que la prueba ERM "ofrece un predictor mucho más potente del resultado del pacientes que los análisis estándar utilizados para determinar si un paciente debe recibir o no un trasplante de células madre. También mostramos que las pruebas seriales de ERM después de terminar la quimioterapia pueden determinar con precisión qué pacientes están destinados a una recaída, permitiendo la oportunidad de una intervención temprana que prevenga que ocurra una recaída propiamente dicha".

El Dr. Michael Burke, autor de un editorial que acompañó al estudio en la revista, afirmó que el hallazgo es importante dado que "una recaída de la LMA es casi una muerte segura".

"Y este estudio", añadió, "apunta que en realidad se puede dar seguimiento a unos niveles bajísimos de leucemia con este marcador del NPM1, y que a los pacientes en los que desaparece tras un par de ciclos de quimioterapia les irá extremadamente bien. No necesitan un trasplante de médula ósea. Pero a los que tienen niveles altos de este marcador tras dos rondas de quimioterapia les va muy mal, y de verdad deben someterse a un trasplante. De verdad es una noticia muy alentadora".

Burke es director del Programa de Leucemia y Linfoma del Hospital Pediátrico de Wisconsin, en Milwaukee.

Más información

Para más información sobre la leucemia mieloide aguda, visite el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?