SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un padre ausente podría significar una pubertad más temprana para las niñas de altos ingresos

Por Kathleen Doheny, Reportero de Healthday -
Un padre ausente podría significar una pubertad más temprana para las niñas de altos ingresos

Los hallazgos complementan investigaciones anteriores, pero los expertos aún no pueden explicar la relación

VIERNES, 17 de septiembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Las niñas que crecen en hogares de mayores ingresos sin un padre biológico son más propensas a llegar a la pubertad antes que otras, según encuentra una investigación reciente.

"En las familias de mayores ingresos, la ausencia del padre predecía una pubertad más temprana, lo que no sucedía [en los hogares] de menores ingresos con un padre ausente", señaló la líder del estudio Julianna Deardorff.

"Las chicas de hogares de más ingresos sin padre eran al menos el doble de propensas a experimentar un inicio precoz de la pubertad, demostrado por el desarrollo de los senos", dijo. Los investigadores definieron los mayores ingresos como $50,000 o más al año.

Una maduración precoz en las niñas se relaciona con problemas emocionales y de abuso de sustancias, así como con una actividad sexual más temprana. Estas niñas también se enfrentan a un mayor riesgo de cáncer de mama y otros cánceres reproductivos más adelante en la vida.

Investigaciones anteriores han relacionado a los hogares sin padre con la pubertad precoz, pero este estudio añade más información, aseguró Deardorff, profesora asistente de salud pública de la Universidad de California en Berkeley.

"Observamos señales muy tempranas", como el desarrollo de los senos y el crecimiento de vello púbico, comentó. Otros investigadores se han enfocado en el inicio de la menstruación sin observar factores como los ingresos y la etnia, según la información de respaldo del estudio.

Las niñas llegan a la pubertad antes en EE. UU., donde la edad promedio de menstruación es de alrededor de doce años, dijo Deardorff. Investigaciones recientes han encontrado que algunas niñas comienzan a desarrollar senos incluso a los siete u ocho años de edad.

Para su estudio, que aparece en la edición del 17 de septiembre de la revista Journal of Adolescent Health, Deardorff y colegas dieron seguimiento a 444 niñas de seis a ocho años de edad cuando comenzó el estudio, y a sus madres. Recolectaron datos exhaustivos sobre factores como el peso, la estatura, la etapa de desarrollo de los senos y el vello púbico, la presencia del padre y los ingresos. Ochenta por ciento de las niñas señalaron que sus padres no vivían con ellas.

Tras dos años de seguimiento, los investigadores observaron en general un desarrollo de los senos más temprano en las niñas de mayores ingresos en hogares con padre ausente, pero anotaron un crecimiento más precoz del vello púbico solo en las niñas negras de familias más ricas. Que hubiera otro hombre en casa, como el padrastro, no cambió los hallazgos.

También encontraron, igual que otros investigadores, que un índice de masa corporal (IMC, una proporción entre la estatura y el peso) superior también se relacionaba con una pubertad más precoz.

Los autores dijeron que solo podían especular sobre los motivos de estas conexiones. La exposición a más luz artificial de la televisión o las computadoras es una teoría. Otras posibilidades incluyen una vinculación materna débil, al plantear que una madre soltera trabaja más horas, o el contacto con sustancias químicas que podrían tener efectos como el estrógeno, tal vez alisadores de pelo en el caso de las preadolescentes negras.

"Es posible que las niñas de esos hogares estén expuestas a diferentes factores ambientales, por ejemplo toxinas", planteó Deardorff. Podrían estar expuestas a más cosméticos y otros productos de aseo personal, por ejemplo, y algunos expertos han expresado preocupación sobre lo que consideran sustancias químicas que interrumpen las hormonas de esos productos.

Anthony Bogaert, profesor de ciencias de la salud comunitaria de la Universidad Brock de St. Catharines (Canadá), informó sobre una relación entre los padres ausentes y una pubertad precoz en niños de ambos sexos en 2005 en la revista Journal of Adolescence.

Evaluando una muestra nacional, encontró que era probable que los que tenían un padre ausente a los catorce hubieran llegado a la pubertad a una edad temprana. Para su estudio, definió la pubertad en las niñas como el inicio de la menstruación, y en los niños como el cambio de voz.

"Saber por qué ocurre esta relación es difícil (como estrés o genética), así que se necesita llevar a cabo más trabajo sobre el mecanismo exacto que la subyace", señaló. El nuevo estudio es una adición "interesante" a la literatura sobre el tema, aseguró.

¿Cómo pueden compensar los padres en los hogares en que el padre está ausente, si es que se puede?

Hasta que los investigadores determinen la causa de la conexión, ofrecer sugerencias es prematuro, sentenció Bogaert.

Deardorff sugirió enfocarse en otras relaciones, como un mayor IMC y su asociación con la pubertad precoz.

"Probablemente uno de los objetivos primarios será el peso corporal y la actividad física [para mantener un peso sano]", apuntó.

Más información

Para más información sobre la pubertad, visite la Academia Estadounidense de Pediatría.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?