SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un nuevo uso de la levadura: la fabricación de analgésicos narcóticos

Un nuevo uso de la levadura: la fabricación de analgésicos narcóticos

Ser capaz de no depender de la amapola podría revolucionar la producción de medicamentos, pero esto no está exento de peligros, según los expertos

JUEVES, 13 de agosto de 2015 (HealthDay News) -- Los científicos dicen que han modificado genéticamente la levadura de cerveza para crear analgésicos narcóticos potentes.

Los analgésicos en cuestión se llaman opiáceos, e incluyen medicamentos que contienen opiáceos como la morfina, Oxycontin y Vicodin, cuya fuente más habitual es la amapola del opio.

Pero la nueva tecnología podría evitar el uso de la amapola, lo que llevaría a métodos más rápidos y posiblemente más baratos de creación de muchos tipos de medicamentos basados en las plantas, según el equipo de la Universidad de Stanford.

"Se trata solamente del principio", dijo la autora principal del estudio, Christina Smolke, profesora asociada de bioingeniería. "Las técnicas que desarrollamos y demostramos para los analgésicos opiáceos [narcóticos] pueden adaptarse para la producción de muchos componentes derivados de las plantas para combatir cánceres, enfermedades infecciosas y afecciones crónicas como la hipertensión y la artritis".

Pero el hallazgo tiene un posible inconveniente: los narcóticos "caseros" podrían aumentar una vez que esta tecnología se vuelva fácilmente reproducible.

Otros laboratorios han estado trabajando en la producción de opiáceos sin amapola. En mayo, un equipo de la Universidad de California, en Berkeley, publicó un estudio en la revista Nature Chemical Biology describiendo todos menos uno de los pasos de un proceso para usar levadura genéticamente modificada para convertir el azúcar simple en morfina.

En este nuevo estudio, el equipo de Stanford reprogramó la genética de la levadura de cerveza normal (usada durante miles de años para hacer fermentar el pan) de modo que las células del organismo que crecen con rapidez podían convertir el azúcar en hidrocodona, un analgésico que se encuentra en el Vicodin, en solamente de 3 a 5 días. Informan sobre su proeza en la edición en línea del 13 de agosto de la revista Science.

En la actualidad, puede llevar más de un año producir estos medicamentos, explicaron los investigadores. Esto es así porque las amapolas son cultivadas en granjas con licencia, cosechadas, procesadas y enviadas a las fábricas, donde se refina el material hasta convertirlo en medicamentos, explicaron los investigadores.

"Cuando empezamos a trabajar hace una década, muchos expertos pensaban que sería imposible manipular la levadura para reemplazar todo el proceso desde la granja a la fábrica", dijo Smolke en un comunicado de prensa de la Stanford.

Y no va a ocurrir enseguida que los narcóticos se fabriquen a partir de la levadura en laboratorios ilegales, dijo el equipo de la Stanford. Eso se debe a que, ahora mismo, se necesitarían 16,655 litros (4,400 galones) de levadura a fin de producir una sola dosis de medicamento analgésico, dijo el equipo de Smolke.

Pero creen que el nuevo estudio es una prueba de principio de que esa levadura puede usarse para hacer medicamentos complejos a partir de plantas. Stanford ha patentado la nueva tecnología, y Smolke y su equipo han formado una compañía.

Esperan que la tecnología se vuelva más eficiente en el futuro, y ahí es donde se podría requerir una salvaguardia, dijo Smolke.

"Deseamos que haya un proceso de deliberación abierto para unir a los investigadores y los legisladores", dijo. "Necesitamos opciones que contribuyan a asegurarse de que la producción de componentes medicinales con base biológica se desarrolle del modo más responsable".

En mayo, en el momento en que el descubrimiento de Berkeley se reportó, unos expertos que escribieron en la revista Nature Chemical Biology ofrecieron directrices para proteger la producción de opiáceos basados en la levadura de los criminales.

Según un grupo dirigido por Kenneth Oye, director de políticas y prácticas del Centro de Investigación de Ingeniería Biológica Sintética del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por su sigla en inglés), esas salvaguardias deberían contar con 4 puntos clave:

  • La manipulación de cepas de levadura para que resulten menos atractivas a los criminales. Se pueden diseñar para producir solamente opiáceos con un valor limitado en la calle. O podrían fabricarse de tal modo que sea tan difícil de procesar que no merezca la pena hacer el esfuerzo. Las cepas de levadura productoras de opiáceos también podrían incluir una marca de agua de ADN para hacer que las fuerzas del orden las puedan rastrear más fácilmente.
  • Reforzar la seguridad sobre las cepas de levadura que producen narcóticos, parecida a la que se usa ahora con los analgésicos recetados.
  • Asegurarse de que las compañías de síntesis de ADN evalúan todos los órdenes para las secuencias de ADN, vigilando las que podrían usar los criminales para generar levadura que produce opiáceos.
  • Extender la leyes actuales de narcóticos para que cubran las cepas de levadura que produce opiáceos.

"Tenemos algo de tiempo, de modo que tomemos un momento ahora para llegar a modos que faciliten la protección de la salud pública", dijo Oye a HealthDay en ese momento.

Más información

La Academia Estadounidense de Médicos de Familia (American Academy of Family Physicians) ofrece más información sobre los opiáceos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?