SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un mercadeo perspicaz logra que los niños en edad escolar se coman sus verduras

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Un mercadeo perspicaz logra que los niños en edad escolar se coman sus verduras

Usar personajes de dibujos animados que se parecían a verduras duplicó y triplicó la cantidad de estudiantes que comían productos frescos

MARTES, 5 de julio de 2016 (HealthDay News) -- Aunque un mercadeo ingenioso puede dirigir a los niños a la comida basura, un nuevo estudio muestra que la publicidad creativa también puede hacer que coman verduras.

La táctica que los investigadores usaron fue sencilla y barata: colocaron carteles alrededor de las barras de ensaladas de la cafetería escolar que presentaban personajes animados llamados Super Sprowtz (algo así como súper verduras tiernas), que incluían a Miki Mushroom (un hongo), Zach Zucchini (un calabacín) y a Suzie Sweet Pea (un guisante). Algunas escuelas también reprodujeron videos de los personajes.

El estudio encontró que el esfuerzo de mercadeo rindió dividendos en un periodo de cuatro semanas. La cantidad de niños que eligieron verduras de las barras de ensalada escolares se duplicó o triplicó.

"El mercadeo funciona, no es un secreto", dijo el líder del estudio, Andrew Hanks, profesor asistente de la Universidad Estatal de Ohio, en Columbus. "Pero esto muestra que también se puede usar para animar a los niños a elegir opciones saludables".

Hanks, que se encontraba en la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York, durante el estudio, reportó los hallazgos en la edición en línea del 5 de julio de la revista Pediatrics.

El estudio incluyó a 10 escuelas primarias urbanas que se asignaron al azar a distintos grupos. Algunas sirvieron como grupos de "control" y sus cafeterías permanecieron iguales; las demás añadieron a los Super Sprowtz.

En ciertas escuelas, eso solo significó usar un cartel de vinilo en la barra de ensaladas. Otras colocaron pantallas de televisión en la cafetería que mostraban videos cortos de los personajes. Algunas escuelas usaron los carteles y los videos.

En las escuelas que solo usaron el cartel, la cantidad de niños que tomaron verduras de la barra de ensaladas casi se duplicó en cuatro semanas, de menos de un 13 a más de un 24 por ciento de los estudiantes.

El aumento fue incluso mayor en las escuelas con los carteles y los videos. El porcentaje de niños que eligieron artículos de la barra de ensaladas aumentó de un 10 a casi un 35 por ciento.

Pero no hubo cambios cuando las escuelas solo usaron los videos. Según Hanks, eso sugiere que el sencillo cartel fue el elemento más convincente, posiblemente porque formaba en realidad parte de la barra de ensaladas.

"Es un estudio interesante", dijo Tamara Melton, dietista registrada y vocera de la Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics). "Ofrece una perspectiva positiva sobre la publicidad".

También sugiere una forma asequible de que las escuelas promuevan las verduras, señaló Melton. "En realidad no es costoso. Es probable que la mayoría de las escuelas puedan pagar algo así", afirmó.

Pero una pregunta es si la táctica seguiría funcionando. Tanto Melton como Hanks plantearon que es posible que la "novedad" pase.

"Habría que seguir adaptándolo con el tiempo", dijo Melton.

Y lo que funciona con los niños de primaria no necesariamente funcionaría con los niños mayores, apuntó Hanks. "Quizá un brócoli con súper fuerza no tenga mucha influencia en los adolescentes", dijo.

La esperanza es que cuando los niños pequeños desarrollen una preferencia por las frutas y las verduras, la conserven, explicó Melton.

Ofreció algunos consejos para los padres que quieren hacer algo más de mercadeo de las verduras ellos mismos: En primer lugar, usted mismo debe comer verduras.

"Los padres tienen que modelar los hábitos saludables", enfatizó Melton.

Además, sugirió permitir a los niños ayudar a preparar las frutas y las verduras, dado que los niños tienden a estar más interesados en comer algo en cuya preparación han participado.

"También pruebe distintas formas de preparar las verduras", dijo Melton. Por ejemplo, si a sus hijos no les gusta el brócoli al vapor solo, quizá les guste con un poco de aderezo ranchero o humus.

"También puede intentar plantar una hortaliza en casa", planteó Melton. "Si no tiene mucho espacio, puede crear una 'hortaliza en tiestos'. Permitir que su hijo plante algo, que lo vea crecer y que lo coseche es una magnífica experiencia de aprendizaje".

Anotó que a veces, cuando se pregunta a los niños de dónde vienen las verduras, contestan "del supermercado".

Más información

La Academia de Nutrición y Dietética (Academy of Nutrition and Dietetics) ofrece consejos sobre la nutrición de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad