SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un informe estadounidense halla que sigue habiendo demasiados nacimientos prematuros

Por Jenifer Goodwin and Alan Mozes, Reportero de Healthdays -
Un informe estadounidense halla que sigue habiendo demasiados nacimientos prematuros

March of Dimes otorga una calificación deficiente en su evaluación anual estado por estado

MIÉRCOLES, 17 de noviembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación reciente señala que cuarenta estados y el Distrito de Columbia avanzaron en la reducción del índice de nacimientos prematuros, aunque las mejoras parecen demasiado reducidas para elevar la puntuación general de los EE. UU. de la calificación 'D' de deficiente.

Cada año, March of Dimes clasifica a cada estado según su índice de nacimientos prematuros, es decir, los bebés nacidos antes de la semana 37 de la gestación.

Los nacimientos prematuros son la causa principal de muerte de recién nacidos. Los bebés nacidos demasiado pronto también están en riesgo de dificultades toda la vida, como parálisis cerebral y problemas de desarrollo.

Según el informe, el índice de nacimientos prematuros en los EE. UU. se redujo de 12.3 por ciento en 2008 (según los datos más recientes disponibles) a 12.7 por ciento en 2007. Fue la segunda reducción en la misma cantidad de años. En 2006, el índice fue de 12.8 por ciento.

Este índice sigue siendo sustancialmente superior a la meta de 7.6 por ciento establecida por la campaña Gente Sana 2010 del gobierno federal, aunque las reducciones de todos modos son una mejora, aseguró Jennifer Howse, presidenta de March of Dimes.

"Consideramos que hemos alcanzado un punto clave de cambio en nuestro país respecto a este problema", aseguró Howse. "Nos sentimos estimulados porque muchos de los programas en los que hemos trabajado en conjunto con nuestros asociados están implementados y comienzan a funcionar".

Sin embargo, la Dra. Regina Benjamin, Ministra de Salud de los EE. UU., anotó que se puede hacer más.

"Cada año nacen más de medio millón de bebés prematuros. Esta es la causa principal de muerte entre los recién nacidos", aseguró Benjamin. "Como Ministra de Salud, la prevención es mi prioridad y tenemos que prevenir eso".

Benjamin anotó que los bebés prematuros generalmente sufren de diversas complicaciones de salud, como parálisis cerebral, problemas pulmonares, problemas digestivos y problemas de la visión.

"Estas cosas se pueden prevenir", sentenció.

"Primero, podemos ofrecer seguro a las mujeres embarazadas. Sabemos que hacerse esos chequeos y pruebas prenatales realmente puede marcar la diferencia", explicó Benjamin.

"Lo siguiente que es muy fácil de prevenir es que las mujeres no fumen durante el embarazo", agregó Benjamin. "No fume, pero sobre todo no lo haga si está embarazada".

Tercero, las mujeres que están optando por cesáreas deben esperar hasta la semana 39 del embarazo "porque sabemos que esperar una o dos semanas más permite que los cerebros y pulmones de esos bebés se desarrollen más completamente", recomendó.

"Eso es algo muy sencillo de hacer", puntualizó Benjamin. "Pensamos que el embarazo dura nueve meses, pero en realidad son cuarenta semanas, un poquito más de los nueve meses. Así que todos necesitamos tener en cuenta esto porque realmente puede hacer una diferencia en los resultados".

En el informe de March of Dimes, los estados se calificaron en función de su nivel de cumplimiento con el objetivo de nacimientos prematuros.

Ningún estado obtuvo una calificación sobresaliente ni buena ('A' ni 'B'). Vermont, que tiene el índice de nacimientos prematuros más bajo del país en 9.5 por ciento, pasó de una calificación 'B' el año pasado a una 'C', porque su índice de nacimientos prematuros aumentó en realidad.

New Hampshire y Idaho fueron los otros dos estados con un índice inferior a diez por ciento.

Los demás estados obtuvieron 'C', 'D' o 'F'. Misisipí lideró las escalas con el índice de nacimientos prematuros más alto (18 por ciento), seguido de Alabama (15.6 por ciento), el Distrito de Columbia (15.5 por ciento) y Carolina del Sur (14.3 por ciento). El índice de nacimientos prematuros de Puerto Rico fue de 19.6 por ciento.

A pesar de índices persistentemente altos, la mayoría de los estados mejoró. Dakota del Norte, Kansas, Wyoming y Rhode Island mejoraron de 'D' a 'C'.

Kentucky, que tiene uno de los índices de nacimientos prematuros más altos del país, bajó de 15.2 por ciento en 2007 a 14 por ciento en 2008. Howse atribuye este fenómeno a una extensa campaña de educación pública, "Healthy Babies are Worth the Wait" (Vale la pena esperar por bebés sanos), realizada en conjunto con el Departamento de Salud Pública de Kentucky y el Instituto Pediátrico Johnson & Johnson.

La campaña, que se va a implementar en otros estados, educó a las mujeres acerca de los factores de riesgo para el parto prematuro, como fumar, nutrición inadecuada, obesidad y problemas de salud como diabetes e hipertensión, que se pueden tratar durante el embarazo para reducir el riesgo de parto prematuro, aseguró Howse.

Además, no son únicamente las pacientes las que necesitan ser educadas. Los médicos también necesitan que se les recuerden los riesgos de las inducciones prematuras electivas o de las cesáreas electivas.

"Las mujeres realmente necesitan apoyo para entender que un embarazo dura cuarenta semanas, por lo que programar una cesárea o una inducción electiva antes de eso puede ser bastante perjudicial para el bebé", advirtió Howse.

Los estudios demuestran que incluso los bebés nacidos justo antes de las 39 semanas, casi a término pero sin llegar a serlo, están en mayor riesgo de tener que acudir a la unidad de cuidados intensivos neonatales, tienen más probabilidades de tener problemas respiratorios y de alimentación, y tienen más probabilidades de sufrir síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) que los bebés nacidos a término, agregó Howse.

"Durante las últimas seis semanas del embarazo, el tamaño del cerebro del bebé casi se duplica", advirtió Howse. "Esas semanas pueden resultar críticas para el desarrollo cerebral".

Las razones para los partos prematuros no se comprenden bien del todo, pero un factor contribuyente, entre muchos, es el aumento en la cantidad de gemelos y otros nacimientos múltiples como resultado de las tecnologías de reproducción asistida, anotó Howse.

Las mujeres que no tienen seguro y no reciben atención prenatal inadecuada también están en mayor riesgo de tener un bebé prematuro.

Cerca de 543,000 bebés, uno de cada ocho, nace prematuramente cada año en los Estados Unidos, según March of Dimes. Los costos relacionados con los nacimientos prematuros superan los $26 mil millones anuales, según el Instituto de Medicina.

Más información

March of Dimes tiene más información sobre cómo prevenir los nacimientos prematuros.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?