SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un exceso de televisión podría dañar la dieta de los niños

Por Randy Dotinga, Reportero de Healthday -
Un exceso de televisión podría dañar la dieta de los niños

Los niños que más televisión ven tienen los peores hábitos alimentarios, halla un estudio

LUNES, 7 de mayo (HealthDay News) -- Los niños que pasan mucho tiempo frente a la televisión tienen peores dietas en general, halla un nuevo estudio de estudiantes de intermedia de EE. UU.

La investigación no prueba que ver tele tenga algo que ver con lo que comen los niños, y otros factores, como el estilo de crianza, podrían ser más importantes que el tiempo que pasan viendo "American Idol" o "Bob Esponja".

Pero "mientras más televisión uno ve, menos probable es que coma frutas y verduras todos los días, y más probable es que coma cosas como dulces y refrescos, que coma en restaurantes de comida rápida e incluso que se salte el desayuno", señaló la autora del estudio Leah Lipsky, científica del personal del Instituto de Salud Infantil y Desarrollo Humano Eunice Kennedy Shriver. Investigaciones anteriores han relacionado ver más televisión con obesidad en los niños, apuntó, quizás debido a que los niños son menos activos y comen más refrigerios.

Pero Ronald Iannotti, coautor del estudio que también es científico del instituto, dijo que el tema es complejo. Por ejemplo, en algunos casos, los chicos que son más activos tienden a ver más televisión.

"Hay cierta evidencia de que la televisión podría ser su [propio] factor de riesgo exclusivo. Tal vez se deba a que la tasa metabólica es tan baja que es simplemente peor que hacer cualquier otra cosa", comentó Iannotti.

Los investigadores buscaban comprender mejor cómo ver televisión afecta la dieta. Examinaron datos de una encuesta de 2009-2010 de más de 12,600 niños de EE. UU. entre quinto y décimo cursos, con una edad promedio de trece años. Los hallazgos aparecen en la edición de mayo de la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

El estudio halló que los que más televisión veían eran un poco más propensos a comer dulces y comida rápida, y a saltarse el desayuno, incluso cuando los investigadores ajustaron sus estadísticas para que no se vieran sesgadas por factores como el uso de computadoras y la actividad física.

Además, los hábitos alimentarios parecieron deteriorarse según la edad, el sexo y la raza. Los hábitos de alimentación malsanos eran más comunes entre los estudiantes mayores que entre los más jóvenes, y más prevalentes entre los chicos y los estudiantes negros o hispanos que entre las chicas y los estudiantes blancos.

"En algunos casos, el efecto es muy pequeño. Por otro lado, esos efectos pueden ser inmensos cuando se piensa incluso sobre un aumento ligero en la ingesta alimentaria que afecte a 200,000 estudiantes de sexto curso", señaló Iannotti.

Una nota positiva fue que los que más refrigerios comían mientras veían la tele también comían más frutas (además de más dulces, refrescos y comida rápida).

Entonces, ¿tiene la televisión la culpa? Los investigadores reconocieron que otros factores podrían tener algo que ver, como los padres que permiten tanto que los niños vean televisión como que tengan dietas malas. Los autores del estudio no tomaron en cuenta las reglas familiares.

Los autores dijeron que investigaciones futuras deben intentar aclarar las contribuciones independientes de los anuncios de comida, el tiempo que se pasa frente a la televisión y los refrigerios frente a la tele en el consumo de comida entre los niños. Si resulta que sí existe una relación causal, se deben hacer intentos por limitar el tiempo de uso o mejorar el contenido nutricional de los alimentos anunciados por televisión, apuntaron.

Frederick Zimmerman, presidente del departamento de servicios de salud de la Facultad de Salud Pública Fielding de la Universidad de California, en Los Ángeles, dijo que el estudio se llevó a cabo bien pero que "está un poco por detrás de la curva actual de investigación" sobre los efectos de los anuncios de comida sobre la salud y la conducta alimentaria.

"Otras investigaciones han mostrado que la actividad física tiende a hacernos desear las cosas que son más sanas para nosotros, ya sea en el campo alimentario o del entretenimiento", aseguró Zimmerman. "Estamos diseñados para la actividad física diaria y regular (sobre todo al aire libre), y es el estado natural y disfrutable de los seres humanos. Si podemos disfrutar de una actividad física regular, podemos prescindir de parte de la ansiedad sobre la televisión y la dieta, porque desearemos lo que es bueno para nosotros de forma natural".

Más información

La Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. tiene más información sobre la obesidad en los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2011, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?