SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Ponen sen duda las recomendaciones sobre el consumo de sal en niños

Por Steven Reinberg, Reportero de HealthDay -
Ponen sen duda las recomendaciones sobre el consumo de sal en niños

Pero un experto cuestionó estos resultados controversiales

Funcionarios de salud de los Estados Unidos advirtieron el año pasado que nueve de cada 10 niños estadounidenses comen más sal de la que deberían, incrementando su riesgo de por vida de padecer hipertensión y enfermedades cardiacas.

Pero un nuevo estudio encontró que consumir cantidades de sal más altas de las recomendadas pareció no tener un efecto negativo en la presión arterial de las adolescentes.

El estudio, el cual siguió a más de 2,000 niñas de 9 y 10 años hasta los primeros años de adultez, también indica que las dietas ricas en potasio ayudan a disminuir la presión arterial.

Los resultados del estudio, que son considerados potencialmente peligrosos por al menos un experto externo, contradicen las recomendaciones actuales sobre el consumo de sal, dijo la autora principal del estudio Lynn Moore, profesora asociada de medicina en la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston.

"Las actuales Guías Alimentarias para los Estadounidenses (Dietary Guidelines for Americans) indican que la ingesta de sal después de los dos años de edad debe limitarse a no más de 2,300 miligramos al día", dijo. "Los niveles reales de ingesta son mucho más altos, con la mayoría de los estadounidenses consumiendo cerca de 3,500 miligramos al día".

Esa cantidad no demostró elevar la presión arterial en este estudio, el cual se llevó a cabo de finales de la década de los 80 a finales de la década de los 90.

"Tanto para caucásicas como para afroamericanas, las chicas que consumieron hasta 4,000 miligramos de sal al día o más tenían los mismos niveles de presión arterial que las que consumían menos de 2,500 miligramos al día", dijo Moore.

Moore, sin embargo, no está aconsejando a los adolescentes que consuman sal de manera indiscriminada. "Yo creo en todo con moderación", dijo.

La cantidad de sal que comió la mayoría de las adolescentes en el estudio no fue un problema, dijo Moore. "Si los adolescentes están comiendo una dieta generalmente saludable con una variedad de alimentos de todos los grupos alimenticios, no me preocuparía por restringir el consumo de sal".

Sin embargo, añadió, "una dieta estable de bocadillos altos en sal que tienen muchas calorías y poco beneficios nutrimentales no será saludable".

Para el nuevo estudio, Moore y sus colegas observaron los efectos a largo plazo de la sal y el potasio en la presión arterial de 2,185 niñas de entre 9 y 10 años que formaron parte del Estudio sobre el Crecimiento y la Salud del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute). El consumo de alimentos se basó en lo reportado por las participantes, y la presión arterial fue medida anualmente por 10 años.

En cuanto a los adolescentes varones, dijo Moore, "No hay razón para pensar que los resultados serían diferentes".

El potasio, que normalmente está ausente los planes de alimentación de los estadounidenses, parece ayudar a disminuir la presión arterial, según encontró el estudio.

"La mayoría de los estadounidenses consumen muy poco potasio, y este nutriente juega un papel importante en la regulación de la presión arterial, incluso durante la infancia", dijo Moore.

Moore añadió que comer más alimentos ricos en potasio probablemente generará beneficios a largo plazo para todos. El potasio se encuentra en las bananas, pasas y otras frutas secas, productos lácteos, espinacas y papas, dijo.

Algunos expertos cuestionaron los resultados del estudio, publicado en línea el 27 de abril en JAMA Pediatrics.

Samantha Heller, nutricionista clínica asociada del Centro Médico de la Universidad de Nueva York en Nueva York, dijo que los resultados contradicen otros estudios que muestran que comer demasiada sal afecta la presión arterial.

"Mi voto está con la investigación que muestra una asociación entre una alimentación alta en sal y la presión arterial en los niños", dijo. "Los adolescentes que comen grandes cantidades de sodio son más propensos a estar comiendo alimentos poco saludables...especialmente comparados con frutas frescas, vegetales, frijoles y nueces".

Heller dijo que debido a que el estudio concluyó en 1999, podría no contener la información más actualizada. "Otros estudios más recientes han encontrado que la ingesta alimentaria de sal se vinculó con un incremento en la presión arterial, especialmente en niños obesos o con sobrepeso", dijo.

Por ejemplo, un estudio encontró que los niños de entre 8 y 17 años que comieron la mayor cantidad de sal fueron 36 por ciento más propensos a desarrollar hipertensión que los que comieron menos, dijo Heller.

Heller añadió que el estudio de Moore fue financiado en parte por el Consejo Nacional Lácteo y el Consejo de Productos Lácteos de California. "Uno podría preguntarse cómo puede esto afectar el reporte, ya que, por ejemplo, el queso tiene un alto contenido de sal", dijo Heller.

El año pasado, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (U.S. Centers for Disease Control and Prevention, CDC) reportaron que los niños entre 6 y 18 años comen 3,300 miligramos de sodio al día, incluso antes de que la sal sea añadida en la mesa.

"Uno de cada seis niños ya tiene un nivel elevado en la presión arterial, el cual puede llevar a la hipertensión en la adultez, que, como sabemos, es una causa importante de enfermedad del corazón o ataque cerebral", dijo la directora principal adjunta del CDC Ileana Arias en ese momento. "Esto es increíblemente preocupante para nosotros".

Más información

Para mayor información sobre la presión arterial, visite la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos (U.S. National Library of Medicine).


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?