SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio plantea que las personas arrestadas repetidas veces por conducir borrachas tienen déficits en el razonamiento

Un estudio plantea que las personas arrestadas repetidas veces por conducir borrachas tienen déficits en el razonamiento

Investigadores señalan que los problemas sutiles con la toma de decisiones podrían no ser detectados por las pruebas convencionales

MIÉRCOLES, 8 de septiembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Las personas que han sido arrestadas varias veces por conducir bajo los efectos del alcohol tienen déficits sutiles en sus capacidades de toma de decisión, que tal vez no sean detectados mediante pruebas convencionales, según un estudio reciente.

Los investigadores evaluaron a 34 hombres culpables de haber conducido bajo la influencia del alcohol por segunda vez, que estaban inscritos en un programa de rehabilitación, y a un grupo de control de 31 hombres saludables y que no habían conducido de esta forma, y que se correspondían en cuando a la edad, educación y uso de alcohol.

Todos los participantes se sometieron a evaluaciones psiquiátricas y a pruebas neuropsicológicas convencionales, entre ellas la tarea de apuestas de Iowa (Iowa Gambling Task, IGT), para ayudar a evaluar sus patrones de personalidad.

Kasar explicó que la IGT se usa en muchos estudios que investigan problemas con el alcohol porque simula la toma de decisiones en la vida real.

"Encontramos que los que eran culpables de conducir borrachos por segunda vez mostraban un peor rendimiento en la prueba IGT que sus contrapartes correspondientes", apuntó en un comunicado de prensa de la revista Muzaffer Kasar, residente en psiquiatría del Hospital de Investigación y Capacitación Bakirkoy en Estambul, Turquía.

Por otra parte, Kasar y su colega David J. Nutt, profesor de psiquiatría del Colegio Imperial de Londres en el Reino Unido, no encontraron diferencias entre los conductores borrachos reincidentes y el grupo de control en pruebas neuropsicológicas convencionales, ni en las puntuaciones de pruebas de temperamento y carácter (PTC).

"Estos hallazgos sugieren que los culpables reincidentes de conducción bajo la influencia del alcohol no sufren de impulsividad motriz, o sea, una falta de control de los impulsos en las situaciones 'del aquí y el ahora'", señaló Nutt. En vez de ello, explicó, "sufren de impulsividad cognitiva, que depende de asociar experiencias negativas con posibles consecuencias negativas".

En otras palabras, "hay motivos cerebrales de que las personas elijan malas opciones sobre la conducción bajo la influencia del alcohol", añadió.

Los investigadores instaron a que esas pruebas se expandan a personas condenadas por conducir borrachas, y anotaron que éstas conforman el 40 por ciento de los accidentes vehiculares mortales en los EE. UU. Además, dijeron que el 33 por ciento de los conductores borrachos eran reincidentes, o sea que repetían su infracción.

El estudio aparece en línea y en la edición impresa de diciembre de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre conducir bajo la influencia.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?