SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio muestra el peligro de que los deportistas del 'Ironman' beban demasiado agua

Por Alan Mozes, Reportero de HealthDay -
Un estudio muestra el peligro de que los deportistas del 'Ironman' beban demasiado agua

Las pausas frecuentes para hidratarse tientan a los corredores a beber más de lo que necesitan, señala un experto

MIÉRCOLES, 9 de marzo de 2015 (HealthDay News) -- Los triatletas de largas distancias que beben demasiado agua durante una competición podrían acabar con unos niveles peligrosamente bajos de sodio en sangre, advierte una nueva investigación.

Los investigadores de Alemania que evaluaron a casi 1,100 competidores del campeonato europeo anual Ironman encontraron que más del 10 por ciento habían desarrollado la afección, llamada hiponatremia.

En su forma más grave, la hiponatremia puede ser letal, dicen los expertos.

"La hiponatremia no es un problema nuevo entre los deportistas", señaló el coautor del estudio, el Dr. Stefan Braunecker, del departamento de anestesiología y medicina de cuidados intensivos del Hospital Universitario de Colonia. Pero la muerte en 2015 de un deportista que desarrolló hiponatremia durante un campeonato de Ironman subraya la "importancia de este tema, que sigue siendo urgente", añadió.

La afección ocurre en "un porcentaje considerable" de triatletas de larga distancia, señalaron Braunecker y sus colaboradores en la edición del 10 de marzo de la revista New England Journal of Medicine.

Una dilución dramática del sodio (sal) hace que la regulación interna del agua del deportista se descontrole. Ocurre una inflamación celular, con frecuencia acompañada de náuseas, dolor de cabeza, una bajada de la presión arterial y la energía, debilidad, e incluso convulsiones, según la National Kidney Foundation.

En el estudio, los autores siguieron los casos de hiponatremia entre casi 1,100 triatletas que participaron en el campeonato europeo anual de Ironman entre 2005 y 2013. Más de 900 eran hombres.

El campeonato incluye nadar 2.4 millas (6 kilómetros), montar en bicicleta 112 millas (180 kilómetros) y una carrera de 26.2 millas (42 kilómetros).

Los corredores tardan entre 10 y 15 horas, en promedio, para terminar, y se recolectaron las muestras de sangre en un periodo de 20 minutos después de llegar a la meta.

Los investigadores encontraron que 115 deportistas habían desarrollado hiponatremia. 17 casos se consideraron graves, y tres críticos. Esos hallazgos llevaron a los autores a concluir que la hiponatremia es un problema de salud significativo y grave entre los triatletas.

El riesgo más alto de hiponatremia se observó en las mujeres y/o en los que tardaron comparativamente más para terminar el campeonato, halló el equipo de investigación.

Algunos corredores de maratón también desarrollan hiponatremia, dijo Braunecker. Un estudio anterior encontró que entre el 12 y el 13 por ciento de los participantes en maratones tenían la afección, anotaron los autores.

"Los corredores de maratón hacen una carrera 'corta' de 2.5 a 3 horas, y no planifican su nutrición tanto como los triatletas", explicó Braunecker.

El énfasis que los triatletas ponen en garantizar que su ingesta calórica les sostenga durante la carrera parece ejercer "una influencia reguladora" sobre los niveles de sodio durante el campeonato, apuntó.

Pero tanto los maratonistas como los participantes de Ironman se enfrentan a una fatiga extrema, junto con una incapacidad temporal de medir la sed verdadera de forma fiable. El resultado: "los deportistas aficionados tienden a sobrestimar su déficit de agua, y beben en exceso", comentó Braunecker.

Sugirió que los organizadores de la carrera ofrezcan a los deportistas programas de información sobre el tema antes del campeonato. Además, los médicos de emergencia en el lugar deben estar preparados para evaluar y tratar la afección, aconsejó.

Por otro lado, los deportistas deben planificar rigurosamente sus necesidades nutricionales por adelantado, asegurándose de consumir bebidas que contengan unos mayores niveles de sodio, sugirió. Las tabletas de sodio y medir la pérdida de agua durante los entrenamientos también puede resultar útil, añadió.

Pero el Dr. Lewis Maharam, presidente de la junta de regentes de la Asociación Internacional de Directores Médicos de Maratones (International Marathon Medical Directors Association), dijo que en cuanto a las precauciones de seguridad, la planificación de la comida queda en un distante segundo lugar con respecto a simplemente escuchar el propio cuerpo.

"El gran problema de todos los maratones y los campeonatos de Ironman es que patrocinadores de los líquidos y bebidas de electrolitos organizan las pausas para beber a muy poca distancia, casi en cada milla", explicó Maharam.

"Los corredores o deportistas de Ironman sin experiencia ven las mesas y creen que deben beber", dijo. "Pero con frecuencia no es así. De hecho, se ha mostrado que si un deportista en realidad se para y bebe en todas las paradas, sin duda desarrollarán hiponatremia al final de la carrera".

¿Su consejo? "Le decimos a nuestros deportistas que beban cuando tengan sed", dijo Maharam. "Es sin duda la mejor manera de reducir el riesgo".

La idea de que en el momento en que uno tiene sed ya está deshidratado no tiene fundamentos, añadió. "La sed es absolutamente la mejor forma de determinar cuánto se debe beber".

Más información

Para más información sobre la hiponatremia, visite la National Kidney Foundation.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?

Publicidad