SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio halla que la mayoría de niños autistas superan los retrasos en el desarrollo del habla

Por Mary Brophy Marcus, Reportero de Healthday -
Un estudio halla que la mayoría de niños autistas superan los retrasos en el desarrollo del habla

El 70 por ciento llegaron a hablar en frases o a un nivel superior

LUNES, 4 de marzo (HealthDay News) -- Los retrasos graves en el lenguaje a principios de la vida de un niño autista pueden ser superados, sobre todo si un niño exhibe inteligencia no verbal.

Un estudio reciente que observó los retrasos del habla en los niños con trastornos del espectro autista halló que el 70 por ciento de los niños que no hilaban palabras para formar ni siquiera las frases más sencillas a los cuatro años de edad sí lo hacían más o menos a los ocho años, y en algunos casos, incluso lograron un habla fluida.

El término "trastorno del espectro autista" recoge afecciones del desarrollo neural que abarcan desde el síndrome de Asperger hasta el autismo grave. Las características de estas afecciones incluyen problemas con la interacción social y conductas repetitivas.

Los hallazgos, que aparece en línea el 4 de marzo y en la edición impresa de abril de la revista Pediatrics, ofrecen esperanza, aseguró la autora líder, la Dra. Ericka Wodka, neuropsicóloga y profesora asistente de psiquiatría del Centro del Autismo y Trastornos Relacionados del Instituto Kennedy Krieger, en Baltimore.

"El estudio da a los médicos y a los padres el criterio de que cuando esos retrasos persisten, o sea cuando un niño llega a los 6 o a los 7 años de edad sin hablar en frases, siguen teniendo una oportunidad de crecimiento", aseguró Wodka. "Todavía hay muchas esperanzas de que esos niños pueden lograr tener un lenguaje significativo".

Los científicos evaluaron datos sobre más de 500 niños con un trastorno del espectro autista que participaron en un estudio nacional multicéntrico que conllevaba evaluaciones completas de cada niño.

"Nuestros datos se basan en medidas reales del funcionamiento actual y en entrevistas con los padres, no en una revisión de expedientes", apuntó Wodka.

Cuando eran pequeños, ninguno de los niños del estudio habían logrado "hablar en frases", o sea la capacidad de hilar dos o tres palabras para comunicarse, como por ejemplo decir oraciones básicas como "quiero jugo".

Los datos demográficos (lo que incluye los niveles de ingresos y educación de los padres, y las características psiquiátricas de los niños) no se asociaron con que un niño con retrasos en el habla lograra hablar en frases, señaló Wodka. Las conductas repetitivas, como agitar las manos, tampoco se relacionaron con el retraso en el habla.

Entre los predictores potentes de la capacidad de un niño de desarrollar la habilidad de hablar en frases o con fluidez incluyeron su coeficiente intelectual no verbal y un menor grado de discapacidad social, comentó Wodka.

El tamaño del estudio da peso a los hallazgos, aseguró la Dra. Sarah Paterson, científica del Laboratorio de Neuroimágenes del Desarrollo del Hospital Pediátrico de Filadelfia. Paterson lleva a cabo estudios de imágenes cerebrales y cognitivos de bebés en riesgo de autismo.

"Participaron muchos niños", señaló Paterson. "Es difícil conseguir una muestra tan grande en un estudio sobre el autismo, y creo que nos da cierto conocimiento sobre lo que sucede con el lenguaje".

Paterson dijo que los resultados no son sorprendentes. "Creo que la moraleja es, como hace mucho que pensamos, que las habilidades sociales y las de la comunicación no verbal realmente son esenciales para el lenguaje. Los que poseen esas habilidades generalmente tienen un mejor lenguaje que los que no".

Pero los padres deben poner los resultados en perspectiva, según otro experto en autismo.

"Los padres deben tener cuidado al aplicar las estadísticas de estudios como este a los resultados de su hijo individual", enfatizó el Dr. Andrew Adesman, jefe de pediatría del desarrollo y conductual del Centro Médico Pediátrico Cohen de Nueva York, en New Hyde Park.

Adesman dijo que también es importante notar que aunque el autismo tiene que ser tomado en cuenta cuando se evalúa a un niño con un retraso en el lenguaje, la mayoría de los niños con un retraso del lenguaje a los 2 o 3 años no sufren de un trastorno del espectro autista. "Es un punto importante", aseguró. "Este estudio no observaba un retraso grave del lenguaje sin un diagnóstico de autismo".

Adesman dijo que si los niños tienen unas buenas habilidades de comunicación no verbal, o sea, por ejemplo, si usan gestos para comunicarse aunque no usen palabras, y si interactúan con las personas de forma adecuada y responden socialmente, eso sugiere que otra cosa aparte del trastorno del espectro autista probablemente sea la causa del retraso en el desarrollo.

Los padres preocupados sobre la falta de desarrollo del lenguaje de su hijo pequeño preguntar al pediatra sobre las pruebas de autismo, o buscar un recurso comunitario. "Todo niño puede obtener una evaluación gratuita cuando se sospecha un retraso en el desarrollo", comentó.

Wodka dijo que espera que los hallazgos del estudio ayuden a guiar a los padres y a los profesionales de salud que trabajan con niños autistas para que fijen unas metas tanto de lenguaje como conductuales.

"Lo que complica el tema para los niños con autismo es que no se trata de un trastorno puro del lenguaje", apuntó. "Es un trastorno de la comunicación, y es importante tomar en cuenta el nivel intelectual del niño, además de los problemas sociales".

Más información

Para más información sobre el autismo, visite el Instituto Nacional de Salud Mental de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?