SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio confirma que las porciones de tamaño gigante hacen que se coma en exceso

Un estudio confirma que las porciones de tamaño gigante hacen que se coma en exceso

Los investigadores recomiendan que se reduzcan el tamaño y la disponibilidad de los alimentos que engordan

LUNES, 14 de septiembre de 2015 (HealthDay News) -- Las porciones más grandes y la vajilla de mayor tamaño contribuyen a que se coma en exceso, según un estudio reciente.

Eliminar las porciones de tamaño gigante de alimentos y bebidas podría reducir la ingesta calórica de los estadounidenses en un 29 por ciento, según unos investigadores británicos.

"Ayudar a que las personas eviten 'servirse demasiada comida' a ellos mismos o a otros con porciones de comida o bebida más grandes mediante la reducción del tamaño, de su disponibilidad y de su atractivo en las tiendas, los restaurantes y en casa, es probablemente una buena manera de ayudar a muchas personas a reducir su riesgo de comer en exceso", dijo el colíder del estudio, el Dr. Gareth Hollands, investigador sobre la conducta y la salud en la Universidad de Cambridge.

Hasta ahora, las evidencias de este efecto han sido fragmentarias, de modo que el panorama general no ha quedado claro, dijo Hollands en un comunicado de prensa de la universidad.

"También ha habido una tendencia a mostrar las características personales, como tener sobrepeso o una falta de autocontrol, como la razón principal por la que las personas coman en exceso", agregó.

Hace mucho que se sabe que comer en exceso lleva a la obesidad, lo que aumenta el riesgo de sufrir problemas de salud crónicos graves, como las enfermedades cardiacas, la diabetes y el cáncer.

Los investigadores analizaron los resultados de 61 estudios de gran calidad en los que se contó con más de 6,700 participantes. El estudio, publicado el 14 de septiembre en la revista Cochrane Database of Systematic Reviews, descubrió que las personas a las que se ofrecía de manera rutinaria unas porciones más grandes comían más comida y bebían más bebidas no alcohólicas de forma consistente.

Este efecto no varió mucho entre los hombres y las mujeres o según el índice de masa corporal (una medida que se usa para evaluar si se tiene un peso saludable), comentaron los autores del estudio.

Con un mejor control de las porciones, la energía diaria consumida a partir de los alimentos por parte de los adultos estadounidenses se reduciría entre un 22 y un 29 por ciento (hasta 527 calorías al día), determinaron los investigadores.

Pero quizá sea necesario poner en marcha una nueva legislación y nuevas estrategias de mercadeo para ayudar a producir reducciones significativas en el consumo de comida, sugirió el estudio.

Las acciones potenciales que los autores del estudio recomendaron incluían poner límites a los tamaños de las porciones de los alimentos y bebidas con un alto contenido calórico (como los postres y las bebidas azucaradas) y restringir el tamaño de los platos, los tazones, los cubiertos y los vasos.

Poner las porciones más grandes en la parte posterior de los anaqueles, envasar porciones individuales o indicar visualmente los tamaños de las porciones individuales también podría ayudar a evitar que se coma en exceso, sugirió el estudio.

Los investigadores también recomendaron restringir las "ofertas" de alimentos que engorden que se vendan en porciones más grandes o a granel.

Pero está por ver qué tan útiles unas medidas de este tipo podrían ser a largo plazo, ya que el estudio no demuestra que reducir el tamaño de las porciones y los envases se traducirá en que las personas estén más delgadas.

"Con la notable excepción del control directo de los tamaños de los alimentos que consumen las personas, en la actualidad faltan y se necesitan con urgencia evidencias fiables sobre la efectividad de las acciones específicas llevadas a cabo para reducir el tamaño, la disponibilidad o el atractivo de las porciones de alimentos de mayor tamaño", dijo Hollands.

Él y el colíder del estudio, Ian Shemilt, dijeron que esperan que los actuales hallazgos fomenten el debate sobre cómo podrían implementarse estos cambios propuestos.

"Por el momento, nos resulta demasiado fácil (y a menudo más rentable) comer o beber demasiado", dijo Shemilt en el comunicado de prensa.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. ofrecen consejos sobre cómo evitar las dificultades para el control de las porciones.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?