SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Los antibióticos en los niños podrían causar diabetes tipo 1

Por Serena Gordon, Reportera de HealthDay -
Los antibióticos en los niños podrían causar diabetes tipo 1
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Los tratamientos repetidos con antibióticos se vincularon con el desarrollo de la diabetes tipo 1 en ratones, según un estudio reciente. Pero no está claro si el vínculo aplica en los humanos.

Los investigadores administraron a los ratones dosis de antibióticos equivalentes a las que los niños reciben para tratar algo como una infección de oído.

Tras tres tratamientos con antibióticos, los investigadores observaron una "tasa acelerada y aumentada de diabetes tipo 1 en los ratones", comentó el Dr. Martin Blaser, profesor de medicina traslacional y microbiología en el Centro Médico Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

Blaser explicó que los antibióticos condujeron a un cambio en el microbioma intestinal, que son las bacterias que se encuentran en los intestinos. Esos cambios resultaron en otros cambios, incluyendo alteraciones en unas células del sistema inmunitario conocidas como células T. Eso, a su vez, condujo a un aumento en la inflamación en las células de los islotes del páncreas, que producen insulina, dijo.

¿Ocurren todos esos cambios de la misma forma en los humanos? Es demasiado pronto para saberlo con certeza, aunque Blaser dijo que otras investigaciones sugieren que los niños con enfermedades autoinmunes, como la diabetes tipo 1, tienen un microbioma alterado.

Jessica Dunne, directora de investigación sobre descubrimientos de la JDRF, que antes se conocía como la Juvenile Diabetes Research Foundation, apuntó que esos cambios en la microbiota podrían tener algún rol en la diabetes tipo 1, pero todavía no está claro cuál es ese rol.

"Todavía no sabemos cómo ni por qué se desarrolla la diabetes tipo 1. Pero probablemente no haya un único culpable al que podamos apuntar como la causa de la diabetes tipo 1", enfatizó Dunne.

Tanto Blaser como Dunne dijeron que estos hallazgos no deberían provocar que los padres eviten los antibióticos del todo. Blaser aconsejó confiar en el médico de su hijo para que le indique en qué momento los antibióticos son necesarios, y cuándo son opcionales.

"Antes pensábamos que los antibióticos eran seguros, sin efectos secundarios. Ahora sabemos que todo tiene alguna consecuencia", dijo Dunne.

"Pero hay un momento y un lugar para los antibióticos", añadió.

La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune que se desarrolla cuando el organismo ataca por equivocación a las células beta del páncreas, que producen insulina, según la JDRF. Esto deja a una persona con diabetes tipo 1 sin suficiente insulina para utilizar de forma adecuada los carbohidratos de los alimentos como combustible.

Aunque los motivos exactos de que la enfermedad ocurra siguen siendo escurridizos, los investigadores sí saben que la afección tiene factores genéticos y ambientales.

Desde la Segunda Guerra Mundial, la diabetes tipo 1 se ha duplicado cada 20 a 25 años. Los aumentos que se producen con tanta rapidez están ocurriendo demasiado de prisa como para ser provocados por cambios genéticos, señaló Blaser.

Entonces, buscó otros factores que también hubieran aumentado de forma dramática tras la Segunda Guerra Mundial. Uno de esos factores fue el uso de antibióticos, dijo.

"Los antibióticos se están usando mucho. En promedio, para cuando tenga 10 años, un niño habrá recibido 10 tratamientos con antibióticos", apuntó Blaser.

El estudio actual observó los efectos de los antibióticos en ratones no obesos que eran susceptibles a la diabetes tipo 1. Dunne dijo que esos ratones son el mejor modelo animal con que los investigadores cuentan para la diabetes tipo 1.

Los investigadores usaron ratones muy jóvenes. Blaser dijo que serían similares en edad a un niño de 6 meses a un año.

Los ratones recibieron terapias breves e intensas con antibióticos (tres dosis en distintos periodos), una dosis continua pero muy baja de antibióticos, o ningún antibiótico.

Los ratones expuestos a la terapia breve e intensa tenían el doble de probabilidades de desarrollar diabetes tipo 1 que los ratones que no recibieron antibióticos, encontró el estudio.

Los investigadores también transfirieron parte de la microbiota intestinal cambiada de los ratones expuestos a los antibióticos a los otros dos grupos de ratones. Esto aumentó el riesgo de diabetes tipo 1 en un grupo, pero no en el otro. Los investigadores dijeron que se necesita más estudios para comprender el motivo.

Blaser planifica continuar con su investigación. El próximo paso es realizar más estudios con ratones, y al final seguir a familias con un riesgo alto de diabetes tipo 1, comentó.

La esperanza es descubrir una forma de prevenir o tratar la enfermedad en algún momento del futuro.

Mientras tanto, Dunne planteó que es buena idea tener "cuidado con lo que tomamos y damos a nuestros hijos. Por ejemplo, los antibióticos no ayudan en una infección viral. Debemos usar los antibióticos de forma inteligente".

Los hallazgos del estudio aparecen en la edición del 22 de agosto de la revista Nature Microbiology.

Más información

Para más información sobre la diabetes tipo 1, visite la JDRF.

Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Diabetes a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?