SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio con monos sugiere que la infección con el Zika podría proveer una inmunidad futura

Un estudio con monos sugiere que la infección con el Zika podría proveer una inmunidad futura

Pero los investigadores también encontraron evidencias de que el embarazo podría alargar la permanencia del virus en el cuerpo

MARTES, 28 de junio de 2016 (HealthDay News) -- La infección con el virus del Zika podría proteger de una infección en el futuro, pero el embarazo parece alargar el tiempo que el virus, transmitido por los mosquitos, permanece en el cuerpo, sugiere un nuevo estudio con monos.

"Tenemos buenas noticias para la mayoría de las personas: si usted no está embarazada ni está en riesgo de quedar embarazada, probablemente no tenga que preocuparse sobre el Zika", apuntó el autor líder del estudio, David O'Connor, profesor de patología de la Universidad de Wisconsin, en Madison.

"Pero mi preocupación sobre el virus del Zika en el embarazo es ahora mucho mayor que hace seis meses", añadió O'Connor.

En el estudio, los investigadores infectaron a monos macacos Rhesus con la cepa del virus del Zika que surgió en Sudamérica en 2015. Los investigadores encontraron que esos monos resistieron la infección con la misma cepa 10 semanas después.

"Se trata de buenas noticias para el diseño de una vacuna. Sugiere que el tipo de inmunidad que ocurre de forma natural es suficiente. Si se puede imitar eso en una vacuna, es probable que sea exitosa", dijo O'Connor en un comunicado de prensa de la universidad.

Pero los investigadores también encontraron que el virus permaneció en la sangre de las monas embarazadas durante 30 a 70 días tras la infección, en comparación con 10 días en las hembras no embarazadas.

Ese periodo extendido tiene implicaciones para los graves impactos de la infección con el Zika durante el embarazo, según los científicos. El virus se ha vinculado con un defecto congénito llamado microcefalia, en que los bebés tienen cabeza anómalamente pequeñas y cerebros poco desarrollados.

"Lo que mostramos en el modelo de monos concuerda con lo que muchos han observado en estudios epidemiológicos con humanos", afirmó la primera autora del estudio, Emma Mohr, miembro de enfermedades infecciosas pediátricas de la UW-Madison.

"Es importante que mostremos en un laboratorio lo que se habría anticipado en humanos: que la viremia (la infección con el virus del Zika) se elimina en una semana, y uno queda protegido de infecciones futuras con el mismo virus", explicó.

Sin embargo, los científicos señalan que frecuentemente la investigación con animales no produce resultados similares en humanos.

Un motivo posible de que el virus del Zika persista más tiempo en el embarazo es que el sistema inmunitario de las madres embarazadas es demasiado débil como para eliminar el virus con rapidez, sugirieron los investigadores.

"La otra hipótesis, más provocadora, es que es indicativo de la infección del feto, y que lo que observamos en el torrente sanguíneo materno es la diseminación del virus del feto en el torrente sanguíneo de la madre", planteó O'Connor.

"Si es así, sugeriría que hay una infección prolongada del feto que dura mucho más que la infección de la madre", añadió.

Pero también podría ofrecer una oportunidad de monitorizar los riesgos del feto sin usar pruebas invasivas y riesgosas, dijo O'Connor.

Explicó que "medir la carga viral de una mujer embarazada infectada con el Zika cada una o dos semanas podría ofrecer una indicación del grado probable de daño en el feto. Si una mujer embarazada llega a una clínica con el virus del Zika, pero una semana después no muestra evidencias de infección, podría ser una buena indicación de que es probable que el feto no esté afectado".

Evaluar los niveles del virus del Zika en la sangre de las mujeres embarazadas para determinar la infección fetal también podría ayudar a orientar a los investigadores que intentan desarrollar tratamientos para proteger a los bebés del daño cerebral relacionado con el Zika.

El estudio aparece en la edición del 28 de junio de la revista Nature Communications.

Hasta el 16 de junio, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. han reportado 265 casos de mujeres embarazadas en el territorio continental de EE. UU. que se habían infectado con el Zika.

En Latinoamérica, miles de bebés ya han nacido con microcefalia. Y los investigadores reportaron el miércoles pasado que el miedo por los defectos congénitos relacionados con el Zika podría estar motivando un aumento de las tasas de aborto en los países latinoamericanos afectados por el virus.

Por lo general, el Zika se trasmite por la picadura del mosquito Aedes aegypti. Pero la transmisión del virus a través de las relaciones sexuales es más común de lo que se pensaba, apuntaron las autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las mujeres en edad reproductiva que vivan en una región en que el Zika esté activo deberían protegerse de las picaduras de mosquito llevando camisas de manga larga y pantalones largos, usando repelente de mosquitos cuando estén en el exterior y permaneciendo en interiores tanto tiempo como sea posible, según los CDC.

Las autoridades sanitarias de EE. UU. dicen que anticipan ver infecciones con el Zika en estados de la Costa del Golfo, como Florida, Luisiana y Texas a medida que la temporada de mosquitos avance.

Más información

Visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU. para más información sobre el virus del Zika.

Estas preguntas frecuentes le informarán sobre lo que usted debe saber del Zika.

Para ver la lista de los CDC de los lugares donde el virus del Zika está activo y que podrían representar un peligro para las mujeres embarazadas, haga clic aquí.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?