SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio con monos muestra cómo el Zika podría dañar el desarrollo cerebral del bebé

Un estudio con monos muestra cómo el Zika podría dañar el desarrollo cerebral del bebé

Los hallazgos sugieren que el virus comienza a provocar daños en el feto poco después de la infección materna

LUNES, 12 de septiembre de 2016 (HealthDay News) -- El virus del Zika puede cruzar rápidamente a la placenta durante el embarazo y afectar al desarrollo del cerebro del feto, según un nuevo estudio con monos.

"Nuestros resultados eliminan cualquier duda restante de que el virus del Zika es increíblemente peligroso para el feto en desarrollo, y ofrece detalles sobre cómo se desarrolla la lesión cerebral", afirmó la autora del estudio, la Dra. Kristina Adams Waldorf, profesora de obstetricia y ginecología de la Universidad de Washington, en Seattle.

"Este estudio nos acerca a determinar si una vacuna o terapia para el Zika prevendría la lesión cerebral fetal, pero también si sería seguro tomarla en el embarazo", comentó Adams Waldorf en un comunicado de prensa de la universidad.

Sin embargo, con frecuencia los estudios con animales no producen resultados similares en los humanos.

Desde el inicio del brote de Zika en Brasil en 2015, miles de bebés en ese país han nacido con microcefalia, un devastador defecto congénito que resulta en una cabeza y un cerebro anómalamente pequeños. Las autoridades de salud de EE. UU. han predicho que la propagación del Zika en Estados Unidos y sus territorios este verano probablemente resulte en casos futuros de microcefalia en el país.

El desarrollo del cerebro en los primates no humanos, como los macacos cola de cerdo utilizados en este estudio, presenta similitudes clave al de los humanos. Esas similitudes incluyen la estructura de la placenta (el órgano que conecta a la madre y al feto durante el embarazo y suple nutrientes al feto que crece), el momento en que se desarrollan los nervios y el cerebro, y las proporciones de materia blanca y gris, apuntaron los autores del estudio.

El estudio con monos imitó de cerca una infección con el Zika durante el tercer trimestre del embarazo, permitiendo a los investigadores estudiar las relaciones causales entre el virus y la lesión cerebral en un feto en desarrollo.

Las monas embarazadas no desarrollaron fiebre, sarpullido ni ningún otro síntoma importante de infección. Pero en un plazo de tres semanas tras la infección, la materia blanca de los cerebros de los fetos, que coordina la comunicación entre varias partes del cerebro, dejó de crecer, hallaron los investigadores.

Si esa tendencia hubiera continuado otro mes, apuntaron los investigadores, hubiera resultado una microcefalia.

"Nos chocó cuando vimos la primera IRM del cerebro fetal 10 días tras la inoculación viral. No habíamos predicho que un área tan grande del cerebro fetal se dañaría tan rápido", dijo la Dra. Lakshmi Rajagopal, investigadora y profesora asociada de pediatría de la Universidad de Washington.

Los autores del estudio apuntaron que una vez una mujer embarazada desarrolla síntomas, quizá el cerebro del feto ya esté dañado.

"Nuestros resultados sugieren que una terapia para prevenir la lesión cerebral fetal debe ser una vacuna o un fármaco profiláctico que se tome en el momento de la picadura del mosquito para neutralizar al virus", planteó Rajagopal.

Los investigadores observaron otros problemas con el desarrollo del cerebro, incluyendo unas cavidades cerebrales anómalamente grandes y llenas de líquido, y una parte del cerebro que controla el movimiento y otras funciones más pequeña de lo normal. Dijeron que también detectaron problemas de la vista y material genético del virus del Zika en los ojos, hígado y riñones.

Añadieron que sus hallazgos cumplen con los criterios establecidos sobre cómo los científicos determinan si un microorganismo es la causa específica de una enfermedad o afección.

Los investigadores también dijeron que sus hallazgos prueban sin duda que el virus del Zika cruza la placenta de una madre al cerebro del feto. De hecho, el estudio mostró que los niveles del virus eran más altos en los cerebros de los fetos que en los cerebros de las madres.

El estudio aparece en la edición en línea del 12 de septiembre de la revista Nature Medicine.

"Todo nuestro equipo está muy comprometido con el desarrollo de un modelo animal en que podamos evaluar rápidamente una vacuna o terapia para determinar si podemos prevenir la lesión cerebral fetal provocada por el virus del Zika", enfatizó Adams Waldorf.

Más información

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. tienen más información sobre las enfermedades transmitidas por los mosquitos.

Estas preguntas frecuentes le informarán sobre lo que usted debe saber del Zika.

Para ver la lista de los CDC de los lugares donde el virus del Zika está activo y que podrían representar un peligro para las mujeres embarazadas, haga clic aquí.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2016, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?