SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un estudio arroja dudas sobre los criterios de admisión de las residencias para pacientes terminales para los pacientes de demencia

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -
Un estudio arroja dudas sobre los criterios de admisión de las residencias para pacientes terminales para los pacientes de demencia

Expertos señalan que el deseo de atención paliativa debe dirigir la decisión

MARTES, 2 de noviembre (HealthDay News/HolaDoctor) -- Muchas personas que sufren de demencia avanzada no obtienen la tan necesitada atención en residencias para pacientes terminales debido a que los criterios de admisión son defectuosos, aseguran investigadores.

"La demencia es la principal causa de muerte en EE. UU., y la atención en las residencias para enfermos terminales puede beneficiar a los pacientes de demencia. El principal obstáculo para recibir atención paliativa [para la comodidad] son las directrices que intentan guiar a los profesionales a esperar hasta una esperanza de vida calculada en seis meses", señaló la Dra. Susan L. Mitchell, científica principal de investigación sobre el envejecimiento en Hebrew Senior Life, en Boston, y autora líder del estudio.

En los casos de demencia, hacer esas predicciones sobre el final de la vida con certeza resulta difícil. En lugar de utilizar la esperanza de vida como requisito de admisión, la atención en residencias para enfermos terminales para pacientes de demencia se debería ofrecer según el deseo de atención paliativa del paciente y la familia, sugieren Mitchell y colegas en el estudio que aparece en la edición del 3 de noviembre de la revista Journal of the American Medical Association.

La atención en las residencias para enfermos terminales, o paliativa, con frecuencia se asocia con pacientes de cáncer. La meta es proveer comodidad y respaldo a los pacientes y sus familias, en lugar de tratamientos para prolongar la vida.

Para personas que sufren de cáncer, la decisión de cambiar a la atención paliativa es más clara. Por lo general ocurre cuando alguien decide prescindir de tratamientos tradicionales para el cáncer, como la quimioterapia o la radioterapia, que ya no parecen funcionar, y en su lugar recibir atención paliativa, que incluye una mejor gestión del dolor y conversaciones sobre importantes decisiones para el final de la vida.

Para las personas con demencia, el proceso de decisión es más difícil. La mayoría de las personas que padecen demencia avanzada ya están en hogares para ancianos y reciben atención las 24 horas, pero la atención paliativa puede ofrecer a las familias un respaldo adicional y ayudarlas a tomar decisiones difíciles, como si se debe o no tratar las infecciones con antibióticos o usar un tubo enteral para proveer nutrición. La atención paliativa también podría ofrecer una mejor gestión del dolor y alivio de los síntomas, aseguró Mitchell.

Para mejorar las probabilidades de los pacientes de demencia de obtener atención paliativa, Mitchell y sus coautores intentaron idear una mejor herramienta para evaluar la esperanza potencial de vida.

El nuevo método, llamado herramienta avanzada de pronóstico en la demencia (Advanced Dementia Prognostic Tool, ADEPT), incluye doce ítems, entre ellos el índice de masa corporal, la capacidad de realizar tareas vitales cotidianas como alimentarse solo, la incontinencia fecal, la falta de aire y la ingesta oral de alimentos.

Los investigadores compararon su herramienta de evaluación con las directrices estándares de elegibilidad para residencias para enfermos terminales de Medicare en 606 residentes de 21 hogares de ancianos.

Su herramienta predijo con precisión una esperanza de vida menor de seis meses el 67 por ciento de las veces, frente al 55 por ciento de las directrices de Medicare, comentó Mitchell.

"Aunque ADEPT fue mejor que los criterios de Medicare, su capacidad de predicción no es perfecta", observó Mitchell. "La oferta de atención paliativa debe guiarse por una preferencia por este tipo de atención en lugar de la esperanza de vida", añadió.

Un estudio de Mitchell y colegas de 2009 fue el primero en etiquetar la demencia de enfermedad terminal como el cáncer y otras enfermedades incurables.

El Dr. Joseph Shega, profesor asociado de la sección de geriatría y medicina paliativa del Centro Médico de la Universidad de Chicago, afirmó que concuerda en que el tema de la atención paliativa para pacientes de demencia amerita atención.

"Es importante reconocer que en realidad no hacemos muy buen trabajo al determinar cuánto tiempo de vida le queda a un paciente de demencia, y estoy de acuerdo con los autores en que debemos enfocarnos más en las metas de la atención y dejar gastar recursos para intentar averiguar cuánto tiempo de vida le queda a alguien", señaló Shega.

"Las residencias para enfermos terminales ofrecen más apoyo de parte del personal, un mejor respaldo para la familia y pueden ayudar a educar mejor a la familia sobre los procesos naturales de la demencia, para que sepan lo que sucede", explicó.

Las residencias para enfermos terminales también ayudan a manejar los síntomas, como la incomodidad o la agitación, agregó Shega, al mismo tiempo que aseguran que los planes de atención y las metas de tratamiento concuerdan con los valores y deseos de los pacientes y sus familias.

Más información

Para más información sobre temas relacionados a la atención al final de la vida, visite el Instituto Nacional del Envejecimiento de EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?