SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un descenso breve del azúcar en sangre al nacer se vincula con un peor rendimiento escolar

Por Amy Norton, Reportera de HealthDay -
Un descenso breve del azúcar en sangre al nacer se vincula con un peor rendimiento escolar

Pero los investigadores dicen que es demasiado pronto para recomendar pruebas de rutina

LUNES, 24 de agosto de 2015 (HealthDay News) -- Los niños que experimentan un breve descenso en el azúcar en sangre justo tras nacer podrían tener más dificultades con la lectura y las matemáticas cuando van a la escuela, sugiere un estudio reciente.

El estudio de casi 1,400 estudiantes de cuarto de primaria encontró que los niños que sufrieron una "hipoglucemia transitoria" al nacer típicamente tenían unas peores habilidades de lectura y matemáticas que sus compañeros.

Los expertos enfatizaron que los hallazgos solo muestran una relación, y no prueban causalidad.

Pero el estudio, que aparece en la edición en línea del 24 de agosto de la revista JAMA Pediatrics, podría añadir información a la larga controversia sobre la hipoglucemia transitoria.

El término se refiere a casos en que el azúcar en sangre del bebé desciende a un nivel anómalamente bajo en un plazo de tres horas tras nacer, pero se recupera con rapidez. Hace mucho que los expertos han estado divididos sobre su significado en bebés por lo demás sanos y a término completo.

El cerebro del recién nacido necesita glucosa (azúcar) como energía, y se sabe que una hipoglucemia prolongada puede provocar un daño cerebral irreversible en los bebés. Debido a esto, a los recién nacidos que tienen un riesgo alto de hipoglucemia se les evalúa el azúcar en sangre poco después de nacer.

Eso incluye a los bebés prematuros, a los que fueron anómalamente pequeños o grandes, y a los nacidos de madres diabéticas, puntualizó la Dra. Jane Harding, profesora de neonatología de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda.

"Encontramos que más o menos la mitad de los bebés con un riesgo [alto] de hecho sufren una hipoglucemia", dijo Harding, coautora de un editorial publicado junto al estudio.

Pero cuando se trata de otros recién nacidos, las directrices de la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) desaconsejan las pruebas regulares para el azúcar en sangre.

Los nuevos hallazgos no son suficiente para cambiar esas directrices, dijo el investigador líder, el Dr. Jeffrey Kaiser, del Colegio de Medicina Baylor, en Houston.

"Debemos tener mucho cuidado al interpretar esto, porque se trata de datos retrospectivos de un solo centro médico", planteó. "Es solo una pieza del rompecabezas".

Pero dada la posibilidad que el estudio plantea, que incluso una hipoglucemia transitoria podría ser nociva para los cerebros de los bebés, se necesita más investigación, dijo Kaiser.

"Espero que otros investigadores lo observen e intenten replicar nuestros hallazgos", comentó.

Los resultados se basan en los expedientes de 1,395 niños nacidos en 1998 en la Universidad de Arkansas, que tenía una política de hacer pruebas de hipoglucemia a todos los niños. El equipo de Kaiser emparejó los expedientes médicos de los niños con sus expedientes escolares para ver si la hipoglucemia de poca duración mostraba alguna correlación con las puntuaciones en las pruebas estandarizadas en cuarto de primaria.

Encontraron que entre el 6 y el 19 por ciento de los niños habían sufrido una hipoglucemia neonatal transitoria, dependiendo de la definición de azúcar "bajo" en sangre. Y esos niños eran aproximadamente la mitad de propensos a rendir al nivel del grado en las pruebas de matemáticas y de lectoescritura.

Por ejemplo, el 6 por ciento de los niños tuvieron una sola medida de azúcar en sangre por debajo de los 35 mg/dL poco después de nacer. De esos niños, el 32 por ciento rindieron a nivel del grado en las pruebas de lectoescritura, frente al 57 por ciento de los demás niños.

Pero el problema es que en la vida de un niño suceden muchas cosas entre el nacimiento y el cuarto de primaria. Kaiser y su equipo tomaron en cuenta factores como el peso al nacer de los niños, y los niveles educativos de las madres.

"Pero no pudimos controlar lo que sucedía con esos niños en los siguientes 10 años", dijo. "No sabemos si sus padres les leían. No sabemos cómo era su nutrición".

Además, dijo Kaiser, la hipoglucemia transitoria podría ser simplemente un "marcador" de otro problema que ocurrió durante el desarrollo cerebral fetal. Si es así, no está claro que detectar y tratar la hipoglucemia resultaría útil.

Las directrices de la academia sugieren tratar la hipoglucemia transitoria con una lactancia o un biberón más tempranos, o con glucosa por vía intravenosa. Pero Kaiser dijo que hay pocas evidencias de que esto prevenga cualquier efecto nocivo en el cerebro.

Harding se mostró de acuerdo en que es demasiado pronto para unas pruebas universales de rutina para los recién nacidos. Un motivo es que hay daños potenciales.

"El estrés inducido por el dolor" de los pinchazos con las agujas podrían afectar al cerebro en desarrollo del recién nacido, advirtió Harding. Y si el tratamiento provoca que el azúcar en sangre aumente mucho, eso en sí podría empeorar cualquier daño cerebral.

Por ahora, dijo Harding, el "método más seguro" es solo evaluar a los recién nacidos con un riesgo alto.

En cuanto a la prevención, Kaiser señaló que cuando las madres tienen diabetes, un buen control del azúcar en sangre puede reducir el riesgo de hipoglucemia neonatal. Aparte de eso no hay formas establecidas de prevenir el problema, dijo.

Más información

La Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) tiene más información sobre cómo fomentar el desarrollo temprano del cerebro de los niños.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?