SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Un defecto cardiaco de los bebés podría relacionarse con los niveles prediabéticos de azúcar en el embarazo

Un defecto cardiaco de los bebés podría relacionarse con los niveles prediabéticos de azúcar en el embarazo

Un aumento moderado de la glucosa debe ser causa de preocupación, sugiere un estudio

LUNES, 12 de octubre de 2015 (HealthDay News) - Unos niveles altos de azúcar en sangre durante el embarazo podrían aumentar el riesgo del bebé de un defecto cardiaco, incluso en las mujeres sin diabetes, sugiere un estudio reciente.

"La diabetes es el extremo de un espectro de anomalías metabólicas", apuntó el autor líder del estudio, el Dr. James Priest, investigador postdoctoral de cardiología pediátrica en la Universidad de Stanford, en California. "Ya sabíamos que las mujeres con diabetes presentaban un riesgo significativamente más alto de tener hijos con una enfermedad cardiaca congénita. Ahora sabemos... que las mujeres que tienen unos valores elevados de glucosa [azúcar en sangre] en el embarazo que no cumplen con nuestros criterios diagnósticos para la diabetes también presentan un aumento en el riesgo".

Los investigadores examinaron muestras de sangre tomadas de 277 mujeres californianas durante el segundo trimestre del embarazo.

Las participantes del estudio incluyeron a un grupo de control de 180 mujeres que tuvieron bebés sin defectos cardiacos. Las demás mujeres tuvieron bebés con uno de dos defectos cardiacos graves.

De ellos, 55 bebés nacieron con problemas estructurales en el corazón y en los vasos sanguíneos que conectan al corazón con los pulmones, una afección llamada tetralogía de Fallot. Este uno de los defectos cardiacos que provocan el síndrome del bebé azul, en que un bebé no recibe suficiente oxígeno, señalaron los investigadores.

Los otros 42 bebés nacieron con una dextrotransposición de las grandes arterias, en que la posición de dos de las arterias principales que salen del corazón se invierte. Esto evita que la sangre oxigenada de los pulmones circule por el cuerpo, explicaron los investigadores.

El análisis de los investigadores vinculó los niveles elevados de azúcar en sangre, aunque estuvieran por debajo del umbral de la diabetes, con un riesgo más alto de tetralogía de Fallot, pero no de dextrotransposición de las grandes arterias.

Los investigadores tampoco encontraron una asociación significativa de los niveles de insulina, la hormona que regula el azúcar en la sangre, con ninguno de los dos tipos de defecto cardiaco.

"Esta investigación me emociona", dijo Priest en un comunicado de prensa de la universidad. "La mayoría de las veces no tenemos ni idea de qué provoca el defecto cardiaco de un bebé".

Añadió que varios tipos de defectos estructurales congénitos se han asociado con la diabetes, además de los defectos cardiacos.

Los nuevos hallazgos podrían conducir a nuevas direcciones para la exploración, añadió el autor principal del estudio, Gary Shaw.

"Este trabajo reciente nos motivará a preguntar si podría haber asociaciones subyacentes con un aumento moderado de los niveles de glucosa, implicadas de forma similar en los riesgos de algunos otros defectos congénitos", comentó Shaw, profesor de pediatría en medicina neonatal y del desarrollo, en el comunicado de prensa.

El estudio aparece en la edición en línea del 12 de octubre de la revista JAMA Pediatrics.

Más información

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de los EE. UU. tiene más información sobre los defectos cardiacos congénitos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2015, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?