Editar mi perfil

Cerrar

Cómo el alcohol afecta el matrimonio

Por HealthDay -
Crédito: HD

Cuando uno de los dos cónyuges bebe y el otro no, las probabilidades de divorcio aumentan, halla un estudio

MARTES, 5 de febrero (HealthDay News) -- Los cónyuges que tienen hábitos de bebida distintos podrían tener un matrimonio inestable, según halla un nuevo estudio.

Los investigadores de Noruega hallaron que el riesgo de divorcio aumenta cuando una persona bebe más que la otra. Por ejemplo, en comparación con las parejas en las que ambos suelen beber poco, el riesgo de divorcio de una pareja podría triplicarse cuando el marido bebe poco y la esposa bebe mucho, aseguraron.

"El riesgo de divorciarse disminuye si los cónyuges beben aproximadamente la misma cantidad de alcohol", afirmó Fartein Ask Torvik, autor para correspondencia del estudio e investigador del Instituto Noruego de Salud Pública. "Esto no es solo verdad para los que beben demasiado, sino que también existe un riesgo reducido de divorcio si ambos cónyuges se abstienen completamente de beber alcohol".

Torvik señaló que, en promedio, las personas divorciadas beben más alcohol que las casadas. "Hasta cierto punto, esto se debe a que se bebe más después de divorciarse, pero las personas que toman mucho alcohol también están en riesgo de divorciarse, así que beber mucho probablemente interfiere de manera fundamental en la calidad del matrimonio".

El hecho de que las mujeres beban mucho, no obstante, parece estar relacionado de forma más potente con el divorcio que cuando son los hombres los que beben mucho.

Ellinor Major, directora de la división de salud mental del instituto, comentó que se acepta menos que las mujeres beban mucho alcohol que los hombres.

"Probablemente el que la esposa beba mucho también interfiere más en la vida general familiar, es decir, en el papel cariñoso de la madre, la crianza de los niños, etc.", señaló Major. "Quizá el marido está más capacitado para dejar a la esposa que ésta cuando hay problemas importantes".

El estudio aparece en línea en la edición del 5 de febrero de la revista Alcoholism: Clinical & Experimental Research, los investigadores examinaron la información sobre el consumo de alcohol y los problemas mentales a partir de datos recopilados de casi 20,000 parejas casadas entre 1984 y 1986. Mediante un análisis "del tiempo hasta que ocurre el evento", los investigadores calcularon el riesgo de los participantes de divorciarse en 15 años.

Los investigadores afirmaron que las parejas prometidas deberían tener en cuenta el modo en que beben y cuándo beben sus parejas antes de casarse.

"Alguien que consume poco alcohol o de forma moderada y cuyo cónyuge bebe mucho debería animar a éste o ésta a que cambie su hábito y empiece a beber de manera moderada si lo que se busca ante todo es un matrimonio duradero y de buena calidad", afirmó Major. "Un buen consejo probablemente sería animar a ambos cónyuges a que mantuvieran el hábito parecido de beber poco alcohol o de forma moderada".

Los investigadores indicaron que cuando los dos cónyuges beben mucho, el riesgo de divorcio también aumenta.

Más información

Los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. ofrecen más información sobre el consumo de alcohol.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo
INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo