SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Otro aliado de la enfermedad cardíaca

Por HealthDay -
Otro aliado de la enfermedad cardíaca

Las bacterias intestinales transforman la carnitina en otra sustancia que daña los vasos sanguíneos, descubre un estudio

Un compuesto hallado en la carne roja y añadido como complemento en las populares bebidas energéticas contribuyen al endurecimiento y la obstrucción de las arterias, algo conocido como aterosclerosis, según sugiere un nuevo estudio.

Los investigadores plantean que las bacterias del tracto digestivo convierten el compuesto, llamado carnitina, en trimetilamina n-óxido (TMAO). La investigación que el mismo equipo de investigadores de la Clínica Cleveland había realizado previamente halló que la TMAO provoca aterosclerosis en las personas.

Y entonces se produjo otro giro en los acontecimientos: el estudio también halló que una dieta rica en carnitina estimula el crecimiento de las bacterias que metabolizan el compuesto, lo que provoca incluso una producción mayor de TMAO.

"El [tipo de] bacterias que viven en nuestro tracto digestivo está determinado por nuestros patrones dietéticos a largo plazo. Una dieta rica en carnitina en realidad cambia la composición de nuestros microbios intestinales de tal manera que acaban siendo como la carnitina, lo que hace que los que comen carne sean más susceptibles de formar TMAO y de padecer sus efectos de obstrucción de las arterias", explicó el investigador principal, el Dr. Stanley Hazen, jefe de cardiología preventiva y rehabilitación en el Instituto Cardiaco y Vascular de la Clínica Cleveland.

El equipo de Hazen examinó a casi 2,600 pacientes que se sometieron a evaluaciones cardiacas. Los investigadores descubrieron que un nivel constantemente alto de carnitina se asoció con un riesgo mayor de enfermedad cardiaca, ataque cardiaco, accidente cerebrovascular y muerte por causas cardiacas.

También descubrieron que el nivel de TMAO era mucho menor en los vegetarianos y los veganos que en las personas con dietas no restrictivas (omnívoras). Los vegetarianos no comen carne y los veganos no comen ni carne ni productos de origen animal, incluidos los huevos y los productos lácteos.

Incluso después de consumir una gran cantidad de carnitina, los veganos y vegetarianos no produjeron un nivel significativo de TMAO, mientras que los omnívoros sí lo hicieron, según el estudio publicado en la edición actual de la revista Nature Medicine.

Aunque el nuevo estudio no pudo probar que hubiera una relación de causa y efecto entre la carnitina y los daños cardiacos, los hallazgos pueden ofrecer una nueva manera de comprender los beneficios de las dietas veganas y vegetarianas, afirmaron los investigadores.

"Los veganos y los vegetarianos tienen una capacidad significativamente menor de sintetizar la TMAO a partir de la carnitina, lo que puede explicar los beneficios para la salud cardiovascular de estas dietas", comentó Hazen, que también es vicepresidente de investigación traslacional del Instituto de Investigación Lerner de la clínica.

Dos expertos en enfermedades cardiacas afirmaron que el estudio muestra pistas nuevas e importantes.

Según el Dr. Robert Rosenson, al parecer los hábitos de alimentación deficientes podrían aumentar el nivel de TMAO y "aumentar la capacidad del colesterol de entrar en las arterias e interferir en la capacidad que nuestro cuerpo tiene de eliminar el exceso de colesterol". Rosenson, director de trastornos cardiometabólicos en la Facultad de Medicina Icahn de Mount Sinai, en la ciudad de Nueva York, afirmó que el estudio "ofrece una nueva información importante sobre la asociación entre la dieta, la aterosclerosis y los eventos cardiovasculares".

Otra experta se refirió específicamente a la carne roja y a las bebidas energéticas.

"La mayoría de los estadounidenses han oído el famoso dicho: 'eres lo que comes'", comentó la Dra. Tara Narula, directora asociada de la Unidad de Cuidados Cardiacos del Hospital Lenox Hill, en la ciudad de Nueva York. "Esta frase puede ser más cierta y diferente de lo que quizá habíamos imaginado".

El nuevo estudio "nos hace ser conscientes de que muchos 'complementos', como las bebidas energéticas, pueden tener los mismos compuestos [dañinos para los vasos sanguíneos] que la carne roja", indicó. "Las bebidas energéticas pueden no ser inofensivas y tener efectos secundarios que pasan desapercibidos y que los consumidores deberían saber".

En cuanto a la carne de res, de cerdo y similares, Narula comentó que "la verdadera moraleja es el refuerzo de las recomendaciones actuales de que una dieta saludable para el corazón debería tener poco o nada de carne roja".

Más información

Los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. describen cómo reducir los riesgos de problemas cardiacos.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor.com

© Derechos de autor 2013, HealthDay

logo

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Enfermedades y Condiciones a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?