SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Crean en México técnica para eliminar tumores óseos

Por HolaDoctor -
Crean en México técnica para eliminar tumores óseos
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Una novedosa técnica creada por especialistas del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) de la Secretaría de Salud de México, denominada Hipertermia Hídrica Controlada (HHC) abre nuevas esperanzas para los pacientes con cáncer de hueso que corren el riesgo de perder alguna extremidad.

La técnica consiste en someter al hueso enfermo a tratamientos a base de aplicaciones de calor en la zona afectada, mediante vapor de agua, o sumergiendo la parte en agua a temperaturas que alcanzan hasta los 80 grados centígrados, lo que permite matar las células cancerígenas. “Hoy se acepta que el calor representa, junto con la cirugía, radioterapia y quimioterapia, el cuarto pilar del tratamiento del cáncer”, explicó el jefe del Servicio de Tumores Óseos de dicho Instituto, Dr. Genaro Rico Martínez.

Entendimos –detalló Rico Martínez– que había pacientes en los que el tratamiento quirúrgico debía ser más limitado y conservador, y que debíamos preservar mayor cantidad de los segmentos óseos, así nació el principio de Hipertermia Hídrica Controlada.

Las células cancerígenas "son células que metabólicamente son muy inestables no tienen la capacidad de regular el calor como las células sanas y sufren de hipoxia, no les llega el suficiente oxígeno eso favorece que el calor las haga más sensible y las mate rápidamente", detalló el especialista.

En conferencia de prensa explicó que el calor “funciona al sumergir la extremidad afectada a 50 o hasta 80 grados centígrados, por un periodo de 30 a 40 segundos. Luego se saca, se espera su recuperación y se vuelve a introducir tres o cuatro veces más, tiempo suficiente para alterar la célula tumoral y asegurar su muerte”.

Rico Martínez destacó que la técnica probó su eficacia en más de 200 pacientes que eran candidatos a amputación y tenían la enfermedad en fase dos, es decir, cuando ya estaba invadiendo los tejidos.

“Seguimos el protocolo con pacientes que tienen indicada la amputación y hasta ahora en más de 80% hemos tenido éxito. Son pacientes de escasos recursos que han sido tratados a lo largo de un año y que hasta el momento se encuentran sanos”, refirió.

El experto reconoció que es preciso perfeccionar la técnica para evitar daños colaterales, como las quemaduras en la piel. Sin embargo, mencionó que la mayor cualidad de este tratamiento es que su costo es sumamente bajo porque utiliza como materia prima agua.

¿Qué es el cáncer de hueso?

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos (NCI, por sus siglas en inglés), refiere que el cáncer de hueso es un tumor óseo maligno (canceroso) que destruye el tejido normal del hueso. Los tumores malignos que empiezan en el tejido óseo se denominan cáncer óseo primario. El cáncer que se metastatiza (disemina) a los huesos desde otras partes del cuerpo, como de los senos, de los pulmones y de la próstata se denomina cáncer metastático y recibe el nombre del órgano o tejido en el cual se originó. El cáncer óseo primario es mucho menos común que el cáncer que se disemina a los huesos.

Los tipos comunes de cáncer óseo primario incluyen:

Osteosarcoma, el cual se origina del tejido osteoide en el hueso. Este tumor ocurre más frecuentemente en la rodilla y en el húmero (parte superior del brazo).

Condrosarcoma, el cual se origina en el tejido cartilaginoso. El cartílago amortigua los extremos de los huesos y recubre las articulaciones. El condrosarcoma ocurre con mayor frecuencia en la pelvis (ubicada entre los huesos de las caderas), en la parte superior de la pierna y en el hombro. A veces el condrosarcoma contiene células óseas cancerosas. En ese caso, los médicos clasifican el tumor como osteosarcoma.

Los tumores de la familia del sarcoma de Ewing (Ewing Sarcoma Family of Tumors, ESFT), los cuales suelen originarse en el hueso aunque pueden también originarse en el tejido blando (músculos, tejido adiposo (graso), tejido fibroso, vasos sanguíneos y otros tejidos de sostén). Los científicos creen que los ESFT se originan a partir de elementos de tejido nervioso inmaduro en el hueso o en el tejido blando. Los ESFT ocurren más frecuentemente a lo largo de la columna vertebral y la pelvis, y en las piernas y los brazos.

Otros tipos de cáncer que se originan en el tejido blando se denominan sarcomas de tejido blando. Estos no constituyen cáncer de hueso y por consiguiente no se describen en este recurso.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?