Editar mi perfil

Tomar el sol por las mañanas ¿adelgaza?

Por -

Deshacerte de esas libras de más de una manera natural podría ser tan sencillo como tomar el sol a las primeras horas de la mañana. Un nuevo estudio de la Universidad Northwestern, en Evanston, Illinois, Estados Unidos, reveló que el momento, la intensidad y la duración de la exposición a la luz durante el día ésta vinculado con el peso corporal.

De acuerdo con la investigación publicada en la revista científica Plos One cuanto más temprana sea la exposición a la luz a principios del día, menor es el índice de masa corporal (IMC) de las personas, la mejor hora para hacerlo es entre las 8 de la mañana y el mediodía y entre 20 a 30 minutos de luz de la mañana podrían ser suficientes para influir en el IMC.

En el estudio se incluyó a 54 participantes (26 varones y 28 mujeres) con una edad promedio de 30 años que llevaron un monitor de actigrafía en la muñeca que medía sus parámetros de exposición de luz y de sueño durante siete días en condiciones normales de vida. Su ingesta calórica se determinó mediante registros de alimentos durante siete días.

Los resultados mostraron que la influencia de la exposición a la luz de la mañana en el peso corporal fue independiente del nivel de actividad física, la ingesta de calorías, el ritmo del sueño, la edad del individuo o la estación del año. De hecho, representa alrededor del 20% del índice de masa corporal de una persona.

"La luz es el agente más potente para sincronizar el reloj biológico interno que regula los ritmos circadianos, que a su vez también regulan el balance de energía”, precisó Phyllis C. Zee, la autora principal del estudio, profesora de Neurología y directora de Investigación de los Ritmos Circadianos en Northwestern en un informe difundido por la institución académica.

"Si una persona no recibe suficiente luz en el momento adecuado del día, podría desincronizar el reloj interno del cuerpo, que se sabe que altera el metabolismo y puede conducir al aumento de peso", argumentó Zee y añadió que el mecanismo exacto de cómo la luz afecta a la grasa corporal requiere más investigación.

El número mágico para un IMC más bajo

Muchas personas no reciben suficiente luz natural por la mañana debido a que el estilo de vida americano es predominantemente en el interior. También trabajamos en ambientes con poca luz, por lo general alrededor de 200 a 300 luxes (la unidad para medir la intensidad de iluminación), resaltó la experta. En el estudio, 500 lux fue el número mágico o umbral mínimo para tener un IMC más bajo. Incluso en un día nublado, la luz exterior tiene más de 1,000 luxes de brillo, un nivel que es difícil lograr con iluminación interior normal, destacan los científicos.

"La luz es un factor modificable que tiene el potencial de utilizarse en programas de control de peso. Al igual que la gente está tratando de dormir más horas para ayudar a bajar de peso, tal vez la manipulación de la luz sea otra manera de bajar de peso", enfatizó Kathryn Reid, coautora del estudio.

Hazte amigo del reloj biológico

El hallazgo pone de relieve la importancia de la salud circadiana en la que la exposición a la luz y la oscuridad se sincroniza con el reloj interno del cuerpo. "Nos centramos no sólo en cómo el exceso de luz en la noche es malo, sino que también es malo no tener suficiente luz en el momento apropiado durante el día", detalla Zee.

Como parte de un estilo de vida saludable, se debe recomendar a las personas exponerse de forma adecuada a la luz del día, colocando ventanas en los lugares de trabajo y las escuelas. Además, se debe alentar a los trabajadores a salir a la calle para comer o durante los descansos y mejorar la iluminación interior en la escuela y el lugar de trabajo. "Esto es algo que podríamos establecer desde el principio en nuestras escuelas para prevenir la obesidad en una escala más grande", aconseja Zee.

Aunque el estudio no fue diseñado para examinar cómo la exposición a la luz afecta a la grasa corporal, investigación previa de la Northwestern y otros centros científicos muestra que la luz juega un papel en la regulación del metabolismo, el hambre y la saciedad.

Cuidado con la exposición prolongada

La mejor manera de reducir el riesgo de cáncer cutáneo es protegerse la piel del sol y la luz ultravioleta (UV). Usar protector solar y evitar el sol ayuda a reducir la probabilidad de muchos cambios cutáneos por el envejecimiento, como algunos cánceres de la piel, refiere la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.

Incluso con el uso de protector solar, las personas no deben quedarse afuera por demasiado tiempo durante las horas de máxima luz solar. La mejor manera de prevenir el daño a la piel es evitar la exposición excesiva al sol:

  • Evite la exposición al sol, particularmente durante las horas de 10 de la mañana a 4 de la tarde, cuando los rayos UV son más fuertes.
  • Los peligros son mayores entre más cerca se esté del comienzo del verano.
  • Use protección contra el sol, incluso en los días nublados. Las nubes y la niebla no lo protegen del sol.
  • Evite las superficies que reflejen la luz, tales como el agua, la arena, el hormigón, la nieve y las áreas pintadas de blanco.
  • La piel se quema más rápidamente a mayores altitudes.

Más para leer:

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de HolaDoctor a tu correo