SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Sufrir diabetes e hipertensión pone en riesgo salud cerebral

Por HolaDoctor -
Sufrir diabetes e hipertensión pone en riesgo salud cerebral
CRÉDITO: SHUTTERSTOCK

Las personas que desarrollan hipertensión arterial y diabetes en la mediana edad (40 a 64 años) son más propensas a sufrir un deterioro de la salud cerebral que las personas que no tienen dichas enfermedades o que las desarrollan a partir de los 65 años, así lo asegura un equipo de científicos de la Clínica Mayo en Rochester, Estados Unidos.

Para llegar a dicha conclusión, los científicos evaluaron las habilidades de pensamiento y de memoria de 1,437 personas con una edad promedio de 80 años. El panel de expertos dividió en tres al grupo: quienes tenían un nivel cognitivo normal, aquellos que tenían un leve deterioro y los que tenían demencia.

Posteriormente los participantes fueron sometidos a una resonancia magnética para buscar marcadores de daño cerebral. Se analizaron posibles lesiones en la corteza cerebral, la sustancia blanca, el hipocampo, la actividad subcortical y todo el cerebro en su conjunto.

Además, se revisaron los registros médicos para determinar si habían sido diagnosticados con diabetes o presión arterial alta en la mediana edad o posteriormente.

De todos los participantes, 72 desarrollaron diabetes entre los 40 y 64 años, 142 en edades más avanzadas y 1,192 no tuvieron nunca problemas con los niveles de glucosa en sangre. Un total de 449 personas presentaron hipertensión entre los 40 y los 64 años, 448 en una edad más adelante y 369 no mostraron alteraciones de este tipo.

Daños en el cerebro

De acuerdo a los resultados publicados en la revista Neurology, las personas que desarrollan diabetes e hipertensión arterial en la mediana edad (40 a 64 años) mostraron ser más propensas a sufrir pérdida de células cerebrales y otros daños en el cerebro, así como problemas de memoria y habilidades de pensamiento.

Quienes desarrollaron diabetes entre los 40 y 64 años mostraban un volumen cerebral 2.9% más pequeño en comparación con quienes estaban libres de la enfermedad, además, el volumen del hipocampo era un 4% menor. En tanto, los participantes con hipertensión arterial que desarrollaron la enfermedad a la mediana edad eran dos veces más propensos a tener áreas cerebrales dañadas.

Los autores del estudio aseguran que si se puede prevenir o controlar la diabetes y la hipertensión arterial en la edad media, se podría prevenir o retrasar el daño cerebral que ocurre décadas más tarde y lleva a problemas de memoria, pensamiento y demencia.

La temible diabetes

La diabetes se ha convertido en una epidemia que afecta a casi 350 millones de personas en todo el mundo según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se prevé que se convierta en la séptima causa de muerte en 2030 y el número de casos alcance los 552 millones, o un adulto de cada 10 en el mundo.

Según las estadísticas de la Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), unos 22.3 millones de personas en los Estados Unidos (hombres, mujeres y niños) han sido diagnosticados con diabetes, es decir, casi el 7% de la población total y 5 millones más que en 2007. Se estima que 6 millones de personas tienen diabetes pero no lo saben y se prevé que unas 44 millones de personas desarrollen la enfermedad en los próximos 15 años.

Para la ADA, las complicaciones de la diabetes representan una carga del cinco al diez por ciento del presupuesto de salud de un país. En el 2012, en los Estados Unidos se gastaron 245 mil millones de dólares en costos médicos directos, lo que incluye la atención hospitalaria y de emergencias, las consultas médicas y los fármacos. De esa cantidad, 69 mil millones de dólares representan los costos indirectos, lo que incluye una menor productividad en el trabajo o productividad perdida, así como la muerte prematura.

La ADA indica que es la cuarta causa de muerte a nivel mundial y que las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 morirán de 5 a 10 años antes que las personas sin diabetes debido a enfermedades cardiovasculares.

Más para leer:

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?