SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Si la madre sufrió un accidente cerebrovascular, la hija podría ser propensa a un ataque cardiaco

Por Kathleen Doheny, Reportero de Healthday -
Si la madre sufrió un accidente cerebrovascular, la hija podría ser propensa a un ataque cardiaco

Los investigadores no pueden explicar la relación porque no saben qué tiene un papel más importante si los genes o el ambiente

MIÉRCOLES, 2 de febrero (HealthDay News/HolaDoctor) -- Una investigación reciente señala que los antecedentes de accidente cerebrovascular de la madre no sólo pueden predecir las probabilidades de que su hija sufra uno, sino también de ataque cardiaco.

"Nuestro estudio reciente muestra que el accidente cerebrovascular en las madres se relaciona con ataque cardiaco en las hijas", según el Dr. Amitava Banerjee, investigador clínico asociado de la Unidad de Investigación sobre Prevención del Accidente Cerebrovascular de la Universidad de Oxford en Inglaterra.

En otras palabras, un accidente cerebrovascular en las madres u otras parientes de primer grado puede ayudar a identificar a las mujeres que están en mayor riesgo de ataque cardiaco, incluso si la madre no sufrió un ataque cardiaco.

La investigación, publicada en Circulation: Cardiovascular Genetics, muestra una relación, pero no se ha determinado causalidad, según Banerjee.

Para contemplar la investigación en perspectiva, dijo: "Sabemos que, para hombres y mujeres, el accidente cerebrovascular y el ataque cardiaco de los padres incrementa el riesgo de este último, Los estudios anteriores no habían contemplado estos temas en función del sexo de los padres del paciente ni de manera 'prospectiva', es decir, no han seguido una población durante un tiempo".

En el nuevo estudio, Banerjee y sus colegas evaluaron a 2,210 hombres y mujeres que habían sufrido ataques cardiacos u otros síndromes coronarios, o accidentes cerebrovasculares. No había antecedentes familiares completos para todos. Sin embargo, los investigadores hallaron que más del 24 por ciento de los que habían sufrido ataques cardiacos y angina, cerca del mismo porcentaje de los pacientes que habían sufrido accidentes cerebrovasculares o accidentes isquémicos transitorios (AIT), tenían antecedentes de estos accidentes en uno o más de sus parientes en primer grado de consanguinidad, como los padres o los hermanos.

Esto indica que el historial de accidentes cerebrovasculares en padres y hermanos es tan importante para el riesgo de ataque cardiaco de una persona como el riesgo de accidente cerebrovascular, según Banerjee.

El historial de accidente cerebrovascular de la madre era más común que el del padre en las mujeres que habían sufrido ataques cardiacos o tenían angina inestable. Las mujeres que eran pacientes cardiacas tenían más del doble de probabilidades de tener una madre que había tenido un accidente cerebrovascular que un padre. Sin embargo, no se halló la misma relación en los hombres que tenían problemas cardiacos.

No se conoce la razón exacta por la que el historial de accidente cerebrovascular de la madre parece tener que ver con el ataque cardiaco de la hija. Banerjee aseguró que no es posible decir si se trata del ambiente o de los genes lo que resulta más importante en esta relación.

La relación hallada entre el historial de accidente cerebrovascular de la madre y este mismo junto con ataque cardiaco de la hija se mantuvo incluso si la madre solo había sufrido un accidente cerebrovascular y no tenía antecedentes de ataques cardiacos, aseguró Banerjee.

La Dra. Tatjana Rundek, profesora asociada de neurología, epidemiología y salud pública de la Facultad de medicina Miller de la Universidad de Miami, aseguró que la relación entre el accidente cerebrovascular de la madre y el ataque cardiaco de la hija es relativamente nueva, pero se relaciona con otras investigaciones, incluida la suya propia, que examinan las diferencias sexuales en el riesgo cardiovascular.

En su estudio reciente, según Rundek, halló que las variaciones genéticas de los genes del metabolismo de la obesidad podrían tener efectos sobre la placa arterial que dependen del sexo.

Las investigaciones también encontraron que las mujeres tienen inflamación más sistémica, dijo. La inflamación se relaciona con la acumulación de depósitos de grasa en las arterias.

Lo que los nuevos hallazgos significan para las mujeres cuyas madres han tenido un accidente cerebrovascular es que necesitan "entender su propio riesgo de ataque cardiaco o accidente cerebrovascular". Asegúrese de conocer sus propias cifras de presión arterial, glucemia y colesterol, dijo, y de cambiar comportamientos para mejorar estos parámetros si es necesario.

Banerjee agregó que "las mujeres cuyas madres han sufrido un accidente cerebrovascular, particularmente antes de los 65, deberían revisarse la presión y el colesterol y pensar en factores del estilo de vida como el tabaquismo que las mujeres que no tienen estos antecedentes".

Más información

La American Stroke Association tiene más información sobre los factores de riesgo para un accidente cerebrovascular.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?