SEAMOS AMIGOS

Editar mi perfil

Ser joven y sedentario aumenta el riesgo de hipertensión posterior

Por Serena Gordon, Reportero de Healthday -
Ser joven y sedentario aumenta el riesgo de hipertensión posterior

Un estudio de veinte años de duración encontró que si los adultos jóvenes estuvieran en mejor forma, se podría prevenir 34 por ciento de los casos de hipertensión arterial

MARTES, 1 de junio (HealthDay News/DrTango) -- Los niveles bajos de actividad y aptitud físicas aumentan de forma significativa el riesgo de desarrollar presión arterial alta, según muestra un estudio sobre adultos jóvenes que duró veinte años.

El estudio, que fue publicado en línea como avance de la edición impresa del 1 de junio de la revista Hypertension, encontró que alrededor de un tercio de todos los casos de hipertensión arterial se podrían prevenir con mejor aptitud física.

"Los que tenían la menor aptitud física, según se determinó por el tiempo en una caminadora y los informes de los mismos pacientes, eran más propensos a desarrollar hipertensión", apuntó la autora del estudio, Mercedes Carnethon, profesora asistente de medicina preventiva de la Facultad de medicina Feinberg de la Universidad Northwestern de Chicago.

Hasta uno de cada tres estadounidenses sufre de hipertensión, también conocida como presión arterial alta, según los cálculos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los EE. UU. La presión arterial alta es un factor de riesgo de la enfermedad cardiaca, el accidente cerebrovascular y la enfermedad renal, según los CDC.

La actividad física regular es una manera en que se puede ayudar a mantener la presión arterial a niveles normales. Los CDC recomiendan al menos treinta minutos de actividad física moderada la mayoría de días de la semana.

Sin embargo, los investigadores se preguntaban si los niveles de actividad y aptitud físicas en la adultez temprana podían afectar el riesgo de desarrollar presión arterial alta más adelante en la vida.

Para responder a esa pregunta, reclutaron a 4,618 hombres y mujeres entre los 18 y los treinta años de edad para un estudio a largo plazo de los factores de riesgo cardiovasculares. Los voluntarios del estudio completaron una prueba con caminadora y un cuestionario sobre la actividad física al inicio del mismo. Además, se evaluó su salud general en seis citas de seguimiento durante veinte años.

Poco más de mil personas del estudio desarrollaron presión arterial alta, que se definió como tener presión arterial superior a 140/80 mm Hg, o haber recibido una receta de medicamentos para la afección.

Incluso luego de ajustar por otros factores de riesgo cardiaco y para la presión arterial alta conocidos, como fumar, la edad, la raza, el sexo, el colesterol y la dieta, los investigadores encontraron que niveles menores de actividad y aptitud físicas se relacionan con mayor riesgo de hipertensión arterial.

Carnethon apuntó que este estudio es especialmente útil debido a que no dependió únicamente de los informes de los mismos pacientes sobre actividad física, también usó una medida objetiva de dicha actividad, la prueba con caminadora.

Los investigadores calculan que si la gente se moviera más y pudiera aumentar su nivel de aptitud física, se podrían prevenir alrededor de 34 por ciento de los casos de hipertensión.

Carnethon señaló que el motivo de que la conducta sedentaria de los adultos jóvenes se traduzca a un mayor riesgo de presión arterial elevada más adelante en la vida probablemente sea que la conducta sedentaria no cambia a medida que la gente envejece.

"Lo que encontramos es que dichas conductas de salud tienden a seguir a edades más avanzadas", apuntó Carnethon.

"Los resultados de este estudio no son demasiado sorprendentes, pero creo que lo impresionante es la cantidad de hipertensión que se puede prevenir. Por ejemplo, en las mujeres blancas, la diferencia entre los niveles bajos y altos de aptitud física es un riesgo quintuplicado en el grupo del nivel bajo. La magnitud de la diferencia fue sorprendente", aseguró el Dr. Goutham Rao, director clínico del Centro de Gestión del Peso y el Bienestar del Hospital Pediátrico de Pittsburgh.

"La mayoría de los casos de hipertensión son controlables o reversibles. La buena noticia es que no hay un momento en que el aumento en la actividad física no resulte benéfico", añadió Rao. Pero, comentó, es mejor comenzar más joven, porque la gente que es activa en la juventud tiene más probabilidades de mantenerse activa en la adultez.

Más información

Para más información sobre la prevención del riesgo de hipertensión arterial, visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los EE. UU.


Artículo por HealthDay, traducido por DrTango

 

INSCRÍBETE YA AL NEWSLETTER
Recibe alertas y noticias de Noticias a tu correo

Enviamos un correo de bienvenida a {{email}}, pero al parecer ese destinatario no existe.

¿Es correcto este email?